Sin solución: hay más de 5.000 camiones varados en las fronteras chilenas por los controles sanitarios

A la situación de Libertadores se sumó la que viven transportistas bolivianos en el extremo norte del vecino país.

Más de 5.000 camiones están varados en las fronteras chilenas, sumando los que están en Uspallata por el lado argentino y los que están a la espera en el norte, en la frontera con Bolivia.

En el primero de los casos, unos 2.700 camiones se encuentran varados del lado argentino en el paso Cristo Redentor con Chile, a causa de los nuevos requisitos que las autoridades trasandinas implementaron en los últimos días por la pandemia de coronavirus.

En este marco, la Cancillería argentina solicitó a las autoridades chilenas la urgente implementación de medidas necesarias para una pronta normalización y agilización de la circulación de personas y cargas en los pasos fronterizos existentes entre ambos países.

  El cuello de botella se generó a partir del cambio en la política de control sanitario por parte de las autoridades chilenas, que llevó a testear al 100% de los choferes en frontera, aun cuando sigue vigente la obligación de presentar un PCR hecho en origen para poder ingresar al vecino país. 

En tanto, Más de 2.500 camiones de transporte pesado de Bolivia se encuentran varados, debido a un cierre provisional del principal paso fronterizo con Chile por una detección de cuatro casos de covid-19 entre el personal de migraciones.

El presidente de la Asociación de Transporte Pesado Internacional de Santa Cruz (Asociatrin), Marcelo Cruz, dijo que unos 2.500 transportistas están enfilados por varios kilómetros se encuentran a la espera de su turno para llevar la carga boliviana a los puertos de Arica, a través del paso Tambo Quemado-Chungará, y hacia Iquique, por el paso Pisiga-Colchane. 

La semana pasada, una comisión presidida por el viceministro de Comercio Exterior de Bolivia, Benjamín Blanco, llegó hasta Tambo Quemado para brindar alimentos y atención médica a los chóferes bolivianos que ese momento llevaban parados por más de seis días. 

Blanco tuvo una reunión con el personal chileno en Chungará, instancia en que emergió el compromiso del incremento de horas de trabajo, que implica también la toma de pruebas de covid-19 para acceder a Chile, aunque algunas propuestas como la colaboración del personal de salud boliviano quedó en análisis.

Esta nota habla de: