Andrés Gomberoff, físico y escritor: ¿cómo explicar la vida y todo lo que la rodea?

El científico chileno Andrés Gomberoff transita junto al argentino José Edelstein un camino que lleva a conocer más sobre el mundo en el que vivimos y, por lo tanto, instigan a que más gente se sumerja en la búsqueda de respuestas a los misterios, sin simplificarlas en actitudes religiosas, solamente.

Andrés Gomberoff es un físico chileno que disfruta de explicar la ciencia a personas que no están tan habituadas a entrometerse en las cuestiones más profundas de la vida humana y de todo lo que le rodea y, por lo tanto, prefieren etiquetar todo lo que desconocen bajo la palabra "misterio". 

De tal modo, este científico pincha los globos con los que la gente anda por la vida. O todo lo contrario: los llena de aire liviano para que vuelen junto a su imaginación.

Tentado a su tarea actual por ver de niño a Carl Sagan por televisión, su trabajo ha sido mucho más profundo que solo contar "lo que se sabe". Sin embargo, cuando lo ha hecho, ha sido muy productivo. Es que busca romper con la idea sacralizada del investigador para acercarlo a él y a sus descubrimientos a la vida cotidiana de las personas.

Para ello, utiliza todas las herramientas disponibles: literatura, YouTube, redes sociales, medios de comunicación. Y ha encontrado a un socio de este experimento con el que sinergiza muy bien: el argentino José Edelstein, con quien ha escrito ya algunos libros. "Einstein para perplejos" es el más reciente, pero hay más por descubrir.

Gomberoff (Santiago, 1969) es licenciado en Ciencias Físicas y doctor en Física de la Universidad de Chile. Postdoctorado en el Centro de Estudios Científicos de Valdivia (CECS) y en la Universidad de Syracuse (EE.UU.). Ha sido ganador del Concurso de Divulgación Científica del Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear (CPAN) de España. Es colaborador habitual de revista Qué Pasa.

Aquí, una charla con el investigador y autor chileno.

-No te gusta que te llamen divulgador científico.

-No quiero desmerecer el término, pero tiene un problema: es amplio y debajo de ese paraguas hay cosas muy distintas. Creo que hay cuestiones muy interesantes y vale la pena distinguirlas: no es lo mismo el periodismo científico que la divulgación científica, por ejemplo. A mí me gusta combinar dos mundos: la literatura y la ciencia. Lo que se llama "divulgación" debe tener un valor agregado, algo artístico o intelectual distinto, una reflexión o un ángulo diferente. Me gustaría ver un movimiento latinoamericano de escritura científica, tenemos que empujar para que los nuevos científicos y escritores vayan en ese camino.

-A veces algunos científicos caen en un pozo en no saber contar o transmitir el entusiasmo que ustedes tienen.

-Sí, creo que hay una necesidad urgente para todos los que aman una disciplina: saber contarlo. La ciencia es un universo muy bello, hay una estética asociada al descubrimiento del universo y las ecuaciones que lo describen. La mayoría de los científicos tiene ganas de hacerlo y lo hace, como Michael Faraday, que fue un gran divulgador que inventó un ciclo de charlas en la Royal Institution que siguen hasta hoy. Me cuesta entender que alguien que ama la ciencia no sienta esa urgencia de contárselo a cualquiera.

-¿Ves que los jóvenes sienten entusiasmo hacia la ciencia?

-Sí, ocurre mucho. A mí me pasó en Chile. Yo vi a Carl Sagan y me generó el interés para ser científico. Él era alguien que iba más lejos de la simple divulgación, tenía un discurso poético hasta en la música de ese programa, hacía mucho hincapié en la belleza.

-Uno de tus últimos libros está referido a Albert Einstein

-Sí, "Einstein para perplejos", que escribí junto al argentino José Edelstein. físico porteño que trabaja en la Universidad de Santiago de Compostela. Ambos somos físicos teóricos y trabajamos en el área de la relatividad general que inauguró Einstein, quien era un gran personaje, quien inventó la física moderna que permitió descubrir los agujeros negros, que es a algo a lo que me dedico.

-En este programa entrevistamos a Roy Glauber, premio Nobel de Física en 2005, y que integró el Grupo Manhattan, siendo muy cercano a Einstein. Tenía una especie de amor odio porque dijo que Einstein en un momento se echó al abandono y dejó que las cosas las hagan otros.

-Uno cae en depresión en la ciencia. Einstein tenía una personalidad particular. Más allá de todos sus descubrimientos, era muy porfiado y seguía sus ideas a pesar de todo, y tuvo ideas incorrectas. En los últimos 20 años de su vida sus ideas no fructificaron y lo alejaron de la comunidad. Se quedó bastante solo al final de su vida. Creo que ese problema no tenía que ver con su entusiasmo, sino por ser porfiado.

-¿Qué parte de Einstein abarca tu libro?

-Tratamos de contar una historia con un lenguaje cuidado, con reflexión, pero hablando más de su obra y legado que de su biografía. Mencionamos la "teoría de cuerdas", heredera de las grandes preguntas que Einstein no pudo responder, y de los antecedentes a sus teorías. También de aquellos que "empujaron" a Einstein.

-¿Qué es la vida? ¿Es todo tan simple como una explosión y unión química?

-No lo sé, yo no soy religioso, soy de familia judía y es un poco lo que me une a Einstein: la persecución en la Alemania nazi, la inmigración a América, es también lo que vivió mi familia y un poco hay en el libro. Yo no soy religioso, pero creo que todas las personas luchamos contra lo sobrenatural porque estamos un poco preparados para tener creencias. En todos hay algo sobrenatural, como la costumbre de tocar tres veces la mesa, o lo que sea. Por otra parte, en la ciencia hay distintas corrientes: Stephen Hawking decía que la ciencia estaba muy cerca de la teoría final en la que íbamos a entender todo, sin que sea necesario Dios, eso lo creía él, de que existía una teoría final. Pero hay otra corriente, de Freeman Dyson, que escribió "El infinito en todas direcciones", y que sostenía que las preguntas no tienen un tope, no existe una última pregunta, no tiene sentido hablar de una teoría final porque siempre va a haber más preguntas. A mí me parece que los relatos de las religiones tradicionales son muy ingenuos, pero sí estoy seguro de que las cosas son muy distintas a las que podemos imaginar y que efectivamente hay conocimiento infinito en todas las direcciones al que quizás nunca accedamos. Quizás la respuesta más justa de un científico sea "no sé", aunque queremos saberlo.

-A medida que crece el conocimiento, aumenta la fe de personas que creen en teorías conspiranoicas. ¿Por qué pasa esto?

-No tengo idea y es una gran pregunta. La gente normalmente responde que se debe a la ignorancia, pero creo que no es así. Uno ve que países desarrollados con altísima educaciones tienen un problema tremendo con los antivacunas, también pasa con el fascismo: la gente dice que se debe a la ignorancia, pero la Alemania nazi era uno de los países más educados del mundo. No sé cuál es la raíz de las teorías de conspiración, pero hay que luchar fuertemente contra ellas porque son siempre peligrosas.

-Hemos entrevistado a dos astronautas y uno de ellos, especialmente, destacó que sería imposible que no haya vida inteligente en otra parte del universo. ¿Qué piensa un científico como vos?

-No lo sé (risas), pero si hay algo que nos enseñó la ciencia es que no somos especiales. En los últimos 30 años descubrimos que miles de estrellas tienen sistemas planetarios y entonces es difícil pensar que no se haya desarrollado vida. De todos modos, es muy difícil saber cuáles son las probabilidades de que algo así ocurra. Igualmente, en este momento hay proyectos para entender las atmósferas de otros planetas y estamos muy prontos a saber si hay agua en planetas de otras estrellas. Sabremos pronto si hay planetas con la química similar a la Tierra.

-¿Ustedes tienen como objetivo generar un mundo mejor?

-La ciencia es un trabajo de mucha gente, un trabajo público y social, pero son muy pocos los científicos que hacen algo realmente muy importante, aunque están insertos en una sociedad científica. El mundo ha cambiado para bien gracias a la ciencia, desde el baño que tengo en mi casa comparado con el que tenía un rey en la Edad Media. Otro ejemplo: un gran problema que tenemos es intentar hacer un reactor nuclear de fusión, que transforme el hidrógeno en helio y permita obtener mucha energía de manera más limpia, y ahora por primera vez se obtuvo un poco de energía de ese modo. Quizás en 20 años tengamos más reactores de fusión y tengamos mucha energía a partir de agua. Eso es la ciencia, cambiar el mundo rápidamente.

-¿Cómo entusiasmarías a alguien a volcarse a la ciencia?

-Creo que algo que se hace mal es tratar al lector como tonto, le hacemos chistes tontos, hay una cultura nerd, y los jóvenes no quieren ser nerd, malvestirse, andar distraídos. No. Quieren ser normales, quieren ir a fiestas, ligar con chicos y chicas, tomar una cerveza, ser normales y hacer ciencia. Así son la mayoría de los científicos, simplemente tienen una particularidad: tener una curiosidad por la naturaleza que va más allá de lo cotidiano. Por ejemplo, cuando ven una puesta de Sol, ven las ecuaciones, o se preguntan por qué se ve rojizo, qué pasó en el centro del Sol, cómo llegó esa energía a su superficie, cómo cruzó el espacio en 8 minutos, entró al ojo, llegó al cerebro... Todo eso es una maravilla, entonces la ciencia es una lectura de la naturaleza entre líneas. De esa manera trato de invitar a los jóvenes a unirse a esta hermosa actividad.

Mirá y compartí el video con la entrevista completa a Gomberoff 

Leé un fragmento de "Einstein para perplejos"

Albert Einstein es universalmente conocido como modelo de inteligencia, humanidad e imaginación. Sin embargo, su obra ha permanecido alejada del público general. En Einstein para perplejos, Edelstein y Gomberoff -dos destacados físicos y divulgadores de fama mundial- abordan el contexto histórico e intelectual en que se gestaron las ideas de la gran mente del siglo veinte y su legado para poner al descubierto la figura de un científico que, entre otras teorías, predijo hace cien años la existencia de ondas gravitacionales cuya reciente detección ha revolucionado el campo de la astronomía.

A continuación un fragmento, a modo de adelanto:

XXI - El jarrón agrietado de Tesla

Somos seres gregarios. Buscamos el reconocimiento de nuestros pares, quienesquiera que estos sean . Aun cuando elijamos posicionarnos contra lo establecido, lo hacemos acompañados, adoptando un discurso preestablecido . La libertad de pensamiento en el fondo nos resulta aterradora . Ser capaces de analizar una consigna sin que se nos diga cuál es su origen o quién fue su vocero . Quizás por ello somos tan proclives a sentir fascinación por personajes que se movieron en los márgenes . Seres indómitos, excéntricos y complejos, en el fondo inclasificables, a los que de inmediato acomodamos en una categoría que nos permita justificar nuestra desbordada admiración por ellos e identificarnos con aquellos que nos habrán de acompañar en este nuevo culto . Nuestros pares.

Necesitamos encontrar un modesto oasis en donde podamos descansar de la náusea existencial y para ello fabricamos héroes o mártires, cuidándonos antes de limar aquellas aristas que no resulten convenientes para la fábula que nos disponemos a construir y a la que nos entregaremos con la devoción de un creyente . La cruda realidad de nuestra humana condición nos resulta insoportable . cualquier vía de escape es abrazada con entusiasmo en esta quijotesca aventura abocada a la derrota a la que llamamos vida . De allí el éxito de las religiones y de la industria de la evasión .

Por un extraño giro dialéctico, al mismo tiempo que nos tranquiliza ser parte de un rebaño queremos pensarnos también como seres especiales y singulares . Pero no estamos dispuestos a pagar el costo de serlo . Es allí donde hasta el último de nuestros poros se abre a «lo alternativo» y nos encandilan aquellos personajes a los que identificamos como genios incomprendidos o aquellas ideas que parecen ir contra lo que entendemos como «lo establecido» . En esos casos, tendemos a creer que somos parte de un selecto grupo que se dio cuenta de que el hombre no llegó a la Luna, que las vacunas son un invento de la industria farmacéutica para enriquecerse, que el cáncer se cura con jugo de guanábana pero la industria ya mencionada no quiere que lo sepamos o, el caso que nos ocupa ahora, que Nikola Tesla es el genio más grande del siglo xx y que ha sido ninguneado maquiavélicamente por una conspiración universal del establishment científico .

Pocas dudas caben de que el propio Tesla lo creía así . Su larga y estilizada silueta, sus negros ojos de mirada inquisitiva, su carácter huraño y extravagante, su desmedida autosuficiencia, sus pocos pero rotundos éxitos seguidos de abundantes e igualmente rotundos fracasos, todo ello contribuyó a que la intelligentsia neoyorquina se convenciera de que se encontraba ante un genio sin par . Quizás la figura estelar que esa metrópoli floreciente necesitaba para consagrar su jerarquía planetaria . cuando sus inventos empezaron a ser cada vez más exóticos e implausibles, y su economía personal más ruinosa, Tesla descubrió los ingredientes precisos que podrían mantenerlo en la cumbre de la estima de la bohemia de Nueva York . comenzó a realizar demostraciones públicas de experimentos electromagnéticos a gran escala, fascinando a una sociedad incapaz de distinguir entre la ciencia y la magia, acostumbrada al asombro y la ensoñación que provocaban ilusionistas como Harry Houdini convirtió sus cumpleaños en celebraciones públicas en las que anunciaba la inminente aparición de ingenios tecnológicos o trabajos científicos revolucionarios que jamás vieron la luz, y concedía entrevistas estrambóticas a medios influyentes como la revista Time o The New York Times que acabaron adoptándolo como un personaje emblemático, una mezcla rara de bufón y profeta.

Los ecos del genio de Einstein tras cuatro prolongadas visitas a Estados Unidos, la última de ellas ya en su carácter de miembro del Instituto de Estudios Avanzados de la vecina localidad de Princeton, y su llegada definitiva, el 17 de octubre de 1933, proyectaron una inesperada sombra sobre Tesla que presumiblemente acabó resultándole una losa insoportable . Sólo así puede explicarse la exagerada inquina con la que intentó refutarlo dejando al descubierto, por otra parte, una muy pobre comprensión de la Teoría de la relatividad.

Nikola Tesla, inventor

La naturaleza de los fenómenos eléctricos y magnéticos fue entendida cabalmente en el siglo xix . El trabajo de Michael Faraday y james clerk Maxwell, entre otros, significó el punto de partida para la aparición de numerosos inventores que exploraron con rapidez e ingenio sus posibles aplicaciones . Nikola Tesla fue uno de los más destacados . La gran cantidad de importantes patentes que llevan su firma y de industrias que surgieron bajo la batuta de sus creaciones así lo confirman . Era, además, un visionario incombustible, cuya tenacidad y confianza para perseguir hasta la más disparatada de sus ideas le dio tanto frutos extraordinarios como sonoras derrotas .

Tesla fue el más prodigioso, audaz y creativo de los artesanos e ingenieros -es decir, hacedor de ingenios y artilugios- de la así llamada «corriente alterna», aquella que fluye por los cables de alta tensión que vemos en las calles y que entra a nuestras casas a través de múltiples enchufes que pueblan sus paredes. Cuando conectamos allí un artefacto eléctrico, la corriente cambia de dirección cincuenta veces cada segundo . A fines del siglo xix había enérgicos debates sobre si era este tipo de corriente o la «corriente continua» -aquella que no cambia en el tiempo- la más apropiada para el uso doméstico . Fue Tesla quizás el más grande impulsor de la corriente alterna, para la que encontró un sinnúmero de aplicaciones que modelaron drásticamente nuestra forma de vida . Una de sus más importantes creaciones fue un motor eléctrico «de inducción» que utiliza corriente alterna en su operación . Tesla hizo además desarrollos fundamentales en la tecnología de la iluminación, los transformadores y los generadores eléctricos y, más importante, en la transmisión inalámbrica de señales electromagnéticas . Fue uno de los creadores de la tecnología que permitió el desarrollo de la radio y el primero en construir un dispositivo a control remoto; un pequeño barco que presentó públicamente en 1898.

La relevancia de Tesla en el desarrollo económico de comienzos del siglo xx es indudable y queda de manifiesto en un honor que sólo un reducido grupo de seres humanos posee: en la decimoprimera conferencia de Pesas y Medidas realizada en 1960 se decidió que la unidad estándar para el campo magnético se denominaría tesla . Para que el lector se haga una idea, el campo magnético que mueve a una brújula en la superficie de la Tierra tiene una intensidad igual a la veintemilésima parte de un tesla . cuando nos toman imágenes médicas de resonancia magnética nuclear, en cambio, nos exponemos a campos magnéticos de algunos teslas, el mismo orden de magnitud del utilizado en el Gran colisionador de Hadrones para permitir a los protones tomar la curva constante del camino que recorren y permanecer girando a velocidades próximas a la de la luz .

Nikola Tesla, científico

Todo lo que hizo Tesla se podía entender en base a las teorías que hombres como Faraday, André­Marie Ampère y Maxwell desarrollaron algunas décadas antes. En la confección de sus sorprendentes ingenios, lo último que preocupaba a Tesla era contribuir a la comprensión de los fenómenos electromagnéticos. De hecho, no se sentía muy atraído por el lenguaje formal de las ciencias básicas ni comprometido con sus avances. Por supuesto, recibió una exhaustiva educación en física y matemática como estudiante del Politécnico Austriaco de Graz, sin la cual no habría podido emprender sus invenciones. No terminó la carrera, pero aprendió las artes de la ingeniería trabajando en empresas de telefonía y eléctricas.

En 1884 emigró a los EEUU, en donde había sido contratado para trabajar con Thomas Alva Edison, el más renombrado inventor estadounidense de todos los tiempos y con quien acabaría enfrentándose en una lucha sin cuartel -entre otras cosas- por ser este uno de los principales impulsores del uso de la corriente continua . Poco tiempo estuvo allí . Apenas un año más tarde comenzó su carrera en solitario, alternando colaboraciones y beneficiándose del padrinazgo de George Westinghouse . A principios del siglo xx era uno de los más afamados personajes de la escena social neoyorquina . Misterioso, soñador y excéntrico, se lo hallaba habitualmente dando entrevistas e impartiendo conferencias en las que mostraba sus últimos inventos y relataba sus visiones de futuro . Todo esto a espaldas de la revolución científica que por aquellos años tenía lugar de la mano de la física cuántica y la teoría de la relatividad. Empantanado en su egocéntrica vanidad, no tuvo la voluntad de aprender de otros y fue encerrándose en la convicción de que las nuevas teorías eran un disparate colectivo que no merecía mayor atención.

Poco a poco, los mismos ingredientes que lo llevaron a la cima, comenzaron a empujarlo hacia el despeñadero: la excesiva confianza en sí mismo, la práctica de poner sus sueños por delante de las evidencias y, lo que es peor, la falta de interés en el trabajo de sus pares. Su proyecto más ambicioso, el de construir una red inalámbrica de transmisión de energía eléctrica, terminó por socavar su credibilidad y sus finanzas. A pesar de toda la evidencia en contra y de las opiniones desfavorables de otros expertos, Tesla continuó solitaria y obstinadamente persiguiendo sus propios sueños, cada vez más quijotescos.

Nikola Tesla, el crackpot

A pesar de haber perdido buena parte de su credibilidad ante el mundo científico y empresarial, su fama en la sociedad seguía incólume . En sus entrevistas continuaba proponiendo ambiciosos avances científicos y tecnológicos: hablaba de motores que funcionaban con rayos cósmicos, de armas mortíferas o se lanzaba en contra de la ya bien establecida Teoría de la relatividad . En un poema burlón que envió a su amigo, el poeta filonazi George Sylvester Viereck, Nikola Tesla, el hombre solitario que vivió hasta los ochenta y seis años en habitaciones de hotel y acudía diariamente a alimentar a las palomas de una plaza neoyorquina, se refirió a Albert Einstein como un «chiflado extravagante de pelo largo» . En una entrevista que dio al cumplir setenta y nueve años se refirió a la relatividad de Einstein: «Es un amasijo de errores e ideas falsas en franca oposición a las enseñanzas de los grandes hombres de ciencia del pasado, e incluso al sentido común . La teoría envuelve todos estos errores y falacias y los viste en un traje de matemática majestuosa que fascina, encandila y vuelve a la gente ciega a los errores que la sostienen. La teoría es como un mendigo envuelto en púrpura, al que la gente ignorante toma por rey . [...] Ninguna de las proposiciones de la relatividad han sido probadas» . A treinta años de la publicación de la relatividad restringida y a veinte de la relatividad General, tales argumentos desnudaban una desvergonzada ignorancia y, lo que es peor, una acusada desidia para comprender estas teorías, injustificable en alguien de su capacidad intelectual. Además, denotaban su abierta animadversión hacia Einstein y un total desconocimiento de lo que había ocurrido en el campo de la física durante los últimos treinta y cinco años.

En la comunidad científica hay un término que se utiliza despectivamente para referirse a aquellos que pretenden dar respuestas a importantes problemas con más entusiasmo que comprensión: crackpot . La traducción al castellano sería algo así como chiflado y excéntrico. Nikola Tesla se entregó mansamente al mecanismo freudiano de la proyección al depositar en Einstein estos adjetivos que tan bien le sentaban a él . con el paso de los años se fue acentuando esta faceta megalómana de Tesla, llevándolo a anunciar con bombos y platillos ideas que superaban con holgura los límites del esperpento: «[...] tuve la enorme fortuna de hacer dos descubrimientos de gran envergadura . El primero fue una teoría dinámica de la gravedad, que desarrollé en todo detalle y espero ofrendársela al mundo muy pronto . Explica las causas de esta fuerza y de los movimientos de los cuerpos celestes bajo su influencia, de una manera tan satisfactoria, que pondrá fin a infundadas especulaciones y falsas concepciones como aquella del espacio curvo . [...] Toda la literatura en este tema es fútil y destinada al olvido . Así como todos los intentos de explicar los mecanismos del universo sin reconocer la existencia del éter y la función indispensable que juega en los fenómenos».

Tesla fue víctima de un narcisismo colosal y de un pecado muy extendido en nuestra especie: redoblar la seguridad en nuestras opiniones cuanto más débiles sean nuestros argumentos y mayor nuestra ignorancia . Quizás no sea de extrañar que se transformara con el paso del tiempo en héroe y mártir de una legión de crackpots consumados, entusiastas admiradores de sus pensamientos más estrafalarios . El genio incomprendido y solitario como ellos . El que sabía lo que ellos saben, lo que ellos proponen, pero que las conspiraciones científicas y las grandes corporaciones no permiten aflorar.

Según una leyenda apócrifa, cierta vez se le preguntó a Einstein en una entrevista «¿qué se siente al ser el hombre más inteligente del planeta?», y este respondió: «¿cómo podría yo saberlo?, pregúntele a Tesla» . Si bien es probable que este intercambio no haya ocurrido jamás, es innegable su verosimilitud . La pregunta insustancial del periodista es respondida, en apenas siete palabras, con una dosis punzante de ingenio y sarcasmo que se encuentra en muchos intercambios de Einstein con la prensa a lo largo de su vida . cuando la revista Time le pidió unas líneas para conmemorar el cumpleaños de Tesla, en cambio, su respuesta fue más cortés y protocolaria: «con alegría me he enterado de que está usted celebrando su setenta y cinco cumpleaños . como un eminente pionero en el campo de las corrientes de alta frecuencia y del maravilloso desarrollo que esta área de la tecnología fue capaz de experimentar, lo felicito por los grandes éxitos de la obra de su vida» . Cierto es que corría el año 1931 y Einstein todavía no había emigrado a los Estados Unidos . En la hoguera de las vanidades, esa maravillosa ciudad de los rascacielos que se convirtió rápidamente en centro de gravedad de la cultura planetaria, se arrojaron un puñado de semillas que alimentaron en el imaginario mundial un supuesto enfrentamiento entre estos dos hombres; pero lo cierto es que no hay razones para sospechar que Tesla despertara siquiera mayor interés en Einstein.

Nada tuvo de mártir Nikola Tesla, pero su historia es el relato trágico de un prodigio que llegó a lo más alto y allí pareció perderse . Su arrogancia, el desprecio por las ideas de sus pares y otros expertos, la ceguera ante la evidencia experimental mientras sus sueños grandilocuentes lo encandilaban le pasaron la cuenta . Sus años finales fueron tristes y solitarios, rodeado más de la prensa y los aduladores que de empresarios, ingenieros o científicos . Esto, por supuesto, no opaca ni un ápice el calibre de su obra y su influencia . Lo que sí hace es servirnos de rotunda advertencia para enfrentar una realidad que la ciencia siempre nos está recordando: la autoridad no existe . No hay árboles firmes a los que abrazar . Incluso los más grandes pilares pueden desmoronarse en cualquier momento . La ciencia sólo reconoce el imperio de una autoridad: la Naturaleza . A ella hay que escuchar con detención y modestia reverencial . Nuestras ideas, nuestros sueños, por bellos y razonables que parezcan, pueden no tener relación alguna con ella . Y eso no es necesariamente malo. Pero tampoco es ciencia.

Einstein para perplejos

Un absorbente y entretenido recorrido por la vida y obra de Albert Einstein.

Publicada por: Debate

Fecha de publicación: 05/01/2018

Edición: 1a

ISBN: 9788499928289

Disponible en: Libro de bolsillo

Esta nota habla de: