Gabriel Dvoskin, de corresponsal de guerra a creador de vinos en Canopus

Ignacio Borrás se tomó un descanso en la vendimia y se metió de lleno con un caso especial: Gabriel Dvoskin, el periodista de guerra que armó un proyecto complejo en El Cepillo y elabora los vinos de Canopus.

Ignacio Borrás

¡Buenas a todos! Después de unas semanas ausente en las ediciones de los domingos (me encuentro realizando la vendimia) les traigo una entrevista que realice antes de empezar la temporada. Esta vez conocemos más sobre Gabriel Dvoskin

Es el fundador de Bodega Canopus, con viñedos ubicados en El Cepillo, San Carlos, Mendoza y que ya ha sabido cosechar aparte de grandes vinos algunos reconocimientos importantes.

- Gabriel, contanos un poco de vos y que te llevó a incursionar en el mundo del vino.

- Yo fui periodista muchos años. Trabajé en Europa en donde hacia periodismo internacional. Fui muchos años corresponsal de guerra, trabajé mucho tiempo en Francia y esto me llevó a meterme en el mundo del vino. Estando en Francia, decidí hacer una cosecha en Borgoña para aprender un poco más y eso fue un camino de ida, conocí mi nueva pasión. Luego trabajé en Asia unos años y ya tenía la idea de armar algo en Argentina.

- ¿Por qué decidiste instalarte en El Cepillo, particularmente?

- Cuando arranqué con este proyecto tenía tres cosas decididas, y era que fuera un lugar frío, un lugar con suelos calcáreos y que me permitiera la búsqueda de la calidad en base a la pureza. Había entendido de una manera muy empírica que en mi manera de ver la calidad tiene que ver con lo natural, con la identidad de un lugar y la naturalidad de los sabores que encontramos en el vino.

Día Mundial del Tannat, el varietal "uruguayo" que fracasó en Mendoza

- ¿Cuándo arrancaste aquí?

- En el año 2008 empezamos a buscar el lugar, y en el año 2010 ya teníamos nuestras primeras 10 hectáreas. Tenemos Malbec, Pinot Noir, y estamos empezando a plantar algunas variedades blancas.

- Decías que sos muy respetuoso de la naturalidad de la finca, ¿eso te llevó a estudiar todo el entorno del viñedo?

- Si eso por ejemplo nos llevó a determinar que tenemos ocho familias de botánicas dentro de la finca, y veintiséis especies que van cambiando en el año, y las cuales venimos estudiando, porque no solo se trata de vegetación sino también de bacterias e insectos del suelo y de la superficie que forman parte del ADN del lugar. Por lo tanto, las decisiones de cómo airear los suelos con gramíneas y leguminosas, que aportan potasio y moderan el nitrógeno, y fomentan consorcios bacterianos, son tan importantes como definir el momento de cosecha.

- ¿Buscás tener la certificación biodinámica?

- Nosotros trabajamos de una manera muy biodinámica, pero no buscamos tener el certificado. Trabajamos con calendarios, abonamos con distintos animales, etc. Pero creo que no nos va a cambiar en nada el tema de la certificación.

- ¿Y que fue lo que te atrapó del mundo del vino en Francia y que te llevó jugártela por tu propio proyecto?

- Fue un poco de todo. Me quede impactado y fascinado con eso del micro-terroir como puede haber tanto carácter y personalidad, donde hay un trabajo muy natural, donde hay que entender que todo tiene sus ciclos donde existen variables donde uno no puede interferir.

- ¿Y por qué elegiste Pinot para una zona tan complicada como El Cepillo?

- Porque era un desafío. Es una de las variedades más complicadas de elaborar debido a su elegancia y sutileza. Y bueno también me encantan los Malbec de zonas más frías que por ahí salen de lo que estamos acostumbrados.

- ¿De dónde sale el nombre Canopus?

- Cuando arrancamos la esposa de uno de los inversores hablaba de Canopus que era una constelación que usaban los egipcios en Cartografía. Y bueno, era algo interesante y así quedo.

- ¿Cuánto producen, aproximadamente?

- Hoy en día estamos en unas 45.000 botellas anuales aproximadamente. Y tenemos la suerte de que la mayoría de los vinos ya están vendidos antes de que salgan al mercado.

Día Mundial del Malbec: 15 recomendaciones para todos los gustos (y bolsillos)

- ¿Cómo ves la industria a futuro?

- Creo que vamos por un excelente camino, estamos haciendo paso a paso nuestra historia vitivinícola, hoy en día ya logramos posicionarnos entre los productores importantes del mundo. Tenemos una cepa como el Malbec que nos da una variabilidad increíble gracias a los distintos terroir de la argentina.

- ¿Cómo fue enterarte que habían salido premiados en el vino rosado?

- Para el momento en que salió el reporte ya habíamos quebrado el stocky  solo nos queda lo que ya tenemos comprometido para las exportaciones, siempre es lindo recibir ese tipo de menciones o premios, nosotros trabajamos para hacer lo mejor dentro de nuestra filosofía.

Degustación

Pintom Petillant Naturel 2020

Varietal: 100% Pinot Noir (Valle de Uco, Mendoza)

Vista: De color rosado con tonalidades salmón, pequeño burbujeo, vino sin filtrar.

Nariz: Encontramos aromas cítricos que recuerdan el pomelo rosado, la naranja, por detrás aparecen aromas florales que recuerdan el jazmín.

Boca: De entrada suave pero con una acidez muy interesante que junto con el burbujeo sentido en la lengua aportan gran frescura. Aparecen sabores cítricos que recuerdan el pomelo rosado por sobre todo, de final suave pero agradable.

Opinión personal: Buen Pet Nat donde se destaca la facilidad para tomar, aromático y fresco serian las palabras ideales para describirlo de la mejor forma. Ideal para los días de calor, o para disfrutarlo con alguna picada, en nariz destaca mucho los aromas cítricos acompañados de algunas notas florales. En boca gran acidez que no molesta y aporta mucha frescura y facilidad para tomar, vuelven a aparecer sabores cítricos. Sin dudas una botella será poco si buscamos disfrutarla con amigos.

Pintom Rosado Subversivo Pinot Noir 2020

Varietal: 100% Pinot Noir (El Cepillo, San Carlos, Mendoza)

Vista: De color rosado, es un vino sin filtrar.

Nariz: Nos encontramos con aromas a frutales que recuerdan a la grosella, cerezas negras, por detrás aparecen aromas minerales como el grafito.

Boca: De entrada equilibrada, con una acidez interesante que aporta frescura, jugoso, aparecen sabores frutales como la cereza negra, sorprenden algunas notas cítricas en boca y sobre el final de la boca encontramos una nota mineral que deja un largo final.

Opinión personal: Un rosado con personalidad, que busca destacarse y ser distinto al resto. Por empezar un vino sin filtrar, lo cual no es común en estos vinos, de color interesante ya que posee una tonalidad importante. En nariz un vino muy expresivo, sobre todo en sus notas minerales. En boca nos encontramos un rosado un poco más salvaje con una buena acidez, un vino que nos hace pasar por todas las etapas gustativas, toques dulces, toques ácidos y toques salinos. Sin dudas un vino para salir de lo común y descubrir nuevos métodos. Lo recomiendo 100%

Y La Nave Va 2018

Varietal: 100% Malbec (El Cepillo, San Carlos, Mendoza)

Vista: De color rojo profundo con tonalidades violáceas, de lágrimas finas de caída rápida.

Nariz: Encontramos aromas a frutas frescas, la ciruela, la grosella y el arándano son protagonistas, aparecen algunos aromas herbales que recuerdan el eucalipto.

Boca: Entrada equilibrada, con un toque dulzón que después deja lugar a una acidez muy controlada que aporta frescura, de taninos suaves, posee buena jugosidad, aparecen sabores que recuerdan el eucalipto y algunas de las frutas nombradas en nariz, un final con toques minerales que ayudan a su persistencia.

Las infografías que muestran la evolución del Malbec en los últimos 10 años

Opinión personal: Un Malbec de frío, con características parecidas a las encontradas en algunos de los terroir de la Patagonia, donde podemos apreciar aromas mas herbáceos y no tan florales, donde la fruta está fresca. En Boca un vino equilibrado, con buena personalidad, resalta los sabores a eucalipto que dejan paso a sabores frutales con un final mineral que aporta jugosidad. Un vino para compartir o tomar solo, sin dudas para tener algunos en la cava pero que deben tomarse rápido.

Agradecimientos

Quiero agradecer a Gabriel que se tomo el tiempo de recibirme en la finca del cepillo, donde pude recorrerla y entender más sobre su filosofía. También destacar que es una persona súper interesante para conocer y que sin dudas abrirá las puertas a quien quiera conocer su proyecto. Y agradecer a Bodega Canopus por los vinos aportados para la entrevista, sin dudas vinos para descubrir y salir de lo normal sin miedo.

Salud y hasta la semana que viene

Ignacio Borrás

Esta nota habla de: