Inteligencia Artificial: la vanguardia pasa por Rutini

Los nuevos mecanismos de recolección y clasificación de datos, puestos al servicio de la mejor calidad de cada vino, surgido de cada cepa particular. La bodega que inició un nuevo camino.

La bodega Rutini luce impecable. Gabriel, el encargado de que así sea y todo funcione bien, se muestra orgulloso de ellos. Al fondo, un grupo de enólogos jóvenes miran a los ojos a Mariano Di Paola, el gran enólogo argentino, mientras activan sus papilar y paladares para saber qué viene, que va en materia de vinos. El factor humano es fundamental a la hora de hacer productos de la nobleza milenaria del vino. Lo saben todos ellos y también los consumidores. Y lo esboza en su tarea como gerente de Inteligencia Artificial el conocido divulgador científico Esteban Tablón, mascarón de proa de la reunión de recursos de tecnología para conseguir que el big data tenga un objetivo claro y de aplicación contundente.

En una visita a la bodega en Tupungato, pudo verse a todo el equipo haciendo lo suyo. Inclusive, a un halcón espantando a las aves que atacan las uvas que se convertirán, tras la vendimia, en los nuevos vinos de Rutini. Recursos naturales para controlar la naturaleza. Inteligencia humana dominando (¿domando?) la inteligencia artificial para saber más y trabajar mejor.

Allí pudo verse a la moderna maquinaria que selecciona las uvas y las pone a disposición de la big data humana acumulada por el expertis de Di Paola y s equipo, que hacen camino al andar al aplicar con Tablón la información que desde hace poco tiempo han comenzado no solo a recolectar -porque esa "cosecha de datos" se hace en muchos establecimientos, sino también a clasificar qué, dónde, cuáles, en qué momentos, por qué, con qué condiciones, de qué cepas proviene el producto que terminará en una botella y en una copa tiempo después.

La trazabilidad completa y compleja es el destino de una alianza y complementación de inteligencias. Es algo que pronto -ojalá- desarrollarán todas las bodegas que pretendan estar al tope de las listas. Y allí habrá nuevos factores distintivos de sus productos, más allá y más acá de las calificaciones de prestigiosos expertos internacionales.

Por ahora, en Rutini todo es novedad, como desde siempre. Ese tratamiento que les permite conjugar sorpresa permanente con conocimiento casi ancestral, probablemente sea lo que les permite avanzar sin miedo, sin prisa, sin pausa hacia donde hay que ir. Ya vendrán los tiempos de evaluaciones.

Esta nota habla de: