Pablo Pérez, el instagramer argentino que funciona como un GPS para los jóvenes que emigran

Da una mano a los pibes que quieren emigrar y, a veces, las dos. "Me compararía más con ese que te cruzás en la calle cuando se te queda el auto, y te ayuda a empujarlo". Quién es Pablo Pérez, el chico de Instagram que está a mano para ayudar a echar raíces a los que se van.

Pablo Pérez es porteño, amante de los viajes pero vive en Barcelona y se ha vuelto una referencia, primero para los argentinos que quieren conocer otros lugares del mundo y lo han visto mostrarse en Instagram y algo más: de aquellos que quieren irse del país y radicarse afuera.

Esto último lo ha vuelto una especie de orientador online muy reconocido en las redes debido a que sus consejos, recomendaciones, observaciones y hasta acciones concretas han permitido a muchos jóvenes lograr "trasplantarse" desde la Argentina y poder empezar a echar raíces afuera, sin marchitarse en el camino.

No es una exageración señalarlo como un GPS para miles de jóvenes que se hartaron de las cíclicas crisis argentinas o bien que quieren probar suerte afuera, ya sea estudiando o trabajando.

En tiempos de pandemia, su rol se ha vuelto crucial y los chicos se pasan la data unos a otros. Aquellos que ya se instalaron afuera, lo recomiendan y su labor -que se hace "de onda"- carece de especulación alguna: es la solidaridad de los que han vivido el impacto de emigrar lo que alimenta una relación de "amistad a primera vista".

Hablamos con él, por vía de correo electrónico:

- La gente dice que sos una especie de GPS para gente que quiere o necesita emirgar. ¿Es así?

- No sé si me compararía con un GPS, si bien más de una persona me ha dicho que le ha servido muchísimo alguna info útil que les he brindado, ya sea respondiéndoles algunas dudas, o gracias a mis post, creo que me considero más bien alguien que impulsa a la gente. Ayudo a aquellos que tienen la motivación de viajar y de probar suerte en otro lado, para que se saquen los miedos se animen a hacerlo. Muchas preguntas que me hacen, se responden solas. Pero la respuesta está en destino. Es normal que las personas busquen irse a vivir a otro país con todo lo más claro y acomodado posible (y es verdad que es super importante), pero creo que mi fuerte como bien digo, pasa por colaborar con la toma de la decisión. Doy un empujoncito a los que dudan, a los que saben que les falta ese apoyo de alguien (porque muchas veces sus familias no lo hacen) para poder arrancar. Me compararía más con ese que te cruzás en la calle cuando se te queda el auto, y te ayuda a empujarlo.

- ¿Qué te llevó a hacerlo?

- Empezó todo como una cuenta de viajes común y corriente. Un día me animé a escribir, con un poco de vergüenza, porque no sabía cómo mis seguidores se iban a tomar que alguien desde "la comodidad" del otro lado del mundo, esté dando consejos como si nada. La verdad que fue un éxito, y sorprendentemente me empezaron a llegar muchas propuestas para hacer vivos en Instagram o post en conjunto con otras cuentas bastante reconocidas, como por ejemplo @argentinosenautralia que tiene más de 100 mil seguidores y tiene buena presencia.

KiaOra, como decidí llamar a mi cuenta, tenía hace seis meses atrás unos 5 mil seguidores, y actualmente ya supera los 13 mil. Todos los días me despierto, y me encuentro con mucha gente haciéndome consultas. Creo que en Argentina hay una "desesperación" de tirar el manotazo de ahogado y de irse lejos. Eso es lo que hace que todos los días más gente, y de todas las edades, se interese por estas cuentas.

- ¿De dónde sos y desde cuándo estás afuera?

- Yo soy de Buenos Aires. Viví toda mi vida entre Devoto y Versalles, en Capital Federal. Me subí a un avión por primera vez a los 15 años, en un viaje con mi familia a Estados Unidos. Desde ese momento supe que le tenía que encontrar la vuelta para vivir en otro lado. Ese deseo no pasa por un descontento político como mucha gente creo. Sumado a eso, hay muchas cosas más. Es un deseo muy fuerte. Aunque seas muy unido a tu familia, como lo soy yo, creo que si uno tiene la posibilidad hay que hacerlo. Me fui en 2018 a Australia, y estuve casi un año, porque era lo que mi VISA me permitía. En 2019, cuando volví, la madre de un amigo me comunicó que había salido VISAR, un programa especial para argentinos descendientes de españoles. Sin ciudadanía europea ni mucho menos, no dudé en aplicar! Lo hice y gracias a Dios, en enero 2019 ya pude venir para Barcelona. En el medio volví a Argentina cerca de 4 meses pero por unos asuntos familiares. Ahora es una especie de revancha en España, pienso yo.

- ¿Qué anécdotas te quedan de esta tarea de ayudar a gente esperanzada en reiniciar la vida fuera de su país?

- Una de las cosas que me resulta más chocante, es el hecho de que la gente me agradezca tanto, cuando yo les respondo un mensaje privado por Instagram. "Che, gracias por responderme en serio",  "no puedo creer que me respondiste...". 

- ¡Te has vuelto famoso!

- Yo no soy famoso, ni mucho menos. Solamente tengo una buena cantidad de seguidores, lo que no me cambia la personalidad en nada. Es cierto que mientras más personas consultan cosas, más uno tarda en poder interactuar con ellas, pero la realidad es que me parece a mí una falta de respeto no responderle a alguien que tiene alguna duda, o que me comenta algo con su mejor energía.

- ¿Construís amistades con las personas a las que ayudás?

- Hay cosas super lindas, como enterarse que alguien a quien aconsejaste, tomó la decisión de irse, o de que te manden una foto en destino y te digan "vos fuiste parte de esta decisión, gracias". Eso es una felicidad indescriptible. En Barcelona, me hice muy amigo de Luciana y Emi, dos chicos que son de Mendoza, y que me consultaban algunas cosas hace algunos meses en KiaOra. Ellos ahora están acá, y pienso que se generó un vínculo muy lindo. Son muy buena gente. Esas cosas se notan. ¡Lo que hoy por hoy te da una red social es una locura!

- ¿A vos quién te ayudó en su momento?

- Principalmente mis viejos. Mis abuelos en su momento también. Ellos siempre me apoyaron, siempre me dijeron que mi felicidad era lo único que les importaba. Al principio los pasajes los pagaba papá y su pobre tarjeta...ja. Después crecí y empecé a depender de mí mismo. Yo hago videollamadas con ellos todas las semanas, y hablamos además todos los días por el grupo familiar que tenemos en WhatsApp. Si bien me extrañan horrores y yo a ellos, saben que tanto yo como mi hermano (que también vive en Barcelona), estamos bien, y que estamos muy cómodos acá.

En cuanto a la información, para emigrar a Australia me guié mucho en una página de viajes que da mucha información sobre visados y permisos legales, que se llama www.yomeanimoyvos.com. También me unía a muchos grupos de Facebook y de WhatsApp en el que daban información.

En el caso de España, me ayudó muchísimo Silvana, la madre de mi amigo Facu, que fue quien me dio la info sobre la nueva VISA, para descendientes españoles. Ella trabaja en la embajada, y ni bien salía algo nuevo me lo iba comentando. Su ayuda fue fundamental y muy valiosa para hoy poder estar acá.

- ¿En qué momentos has recibido más preguntas de argentinos para instalarse afuera?

- Normalmente hay un aumento notorio de consultas y de nuevos seguidores, cuando hay alguna medida o situación en el país. Hace algunos meses (no recuerdo exactamente cuando), en Argentina el dólar se disparó por las nubes. No sé como pasó, pero en pocas horas y mi cuenta comenzó a sumar cientos de preguntas (literalmente cientos), acerca de cómo poder irse lejos. Me dio tanta bronca que la gente quisiera irse únicamente por eso, que publiqué un video, explicando que para emigrar tienen que unirse muchísimos factores más, no solo por una situación, de la que estaba seguro que en una semana, la mitad de los que me consultaban se iban a olvidar...¡y así fue!

- ¿Qué te transmiten quienes te consultan?

- Entiendo a la gente, comprendo su enojo y sus ganas de encontrar una vía de escape, pero emigrar es algo mucho más profundo. Irse lejos de casa no es nada fácil, y tiene que haber una seguridad del 100% para poder hacerlo. A medida que voy sumando más experiencia en las consultas que recibo, me doy cuenta quienes realmente tienen ese deseo de irse del país y quienes lo hacen en un momento de calentura. Todas las situaciones son muy diferentes, y eso también influye en las posibilidades de cada uno, claro.

Esta nota habla de: