Por qué hay que comprar ahora los vinos que nos gustan y guardarlos

Se registraron en Mendoza, 28 tormentas de granizo entre el mes de noviembre y enero produciendo diferentes niveles de daño. Se cosechará menos uva para vinificar y la consecuencia se verá en los costos del vino, alimentado por otros factores que juegan en el alza.

Habrá menos uva para vinificar y se prevé que la situación -además de otros costos extra que está recibiendo el agro, como el logístico, a partir de la revalorización de los combustibles- produzca un aumento del vino.

Habrá entonces que comprar y guardar: los consumidores habituales podrán hablar de inversión y ahorro en botellas de vino. 

Es que el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) lanzó su estimación sobre la cosecha de uvas para vinificar en esta temporada y la redujo un 6,4% respecto de 2020, que ya había ofrecido una oferta decididamente mala.

Cuánto impacta el aumento de los combustibles en los productores vitícolas 

"La cosecha total prevista de uvas para la Argentina se prevé en 19.323.000 quintales, lo que implica una disminución del 6,39% respecto de la cosecha 2020, que fuera de 20.557.455", informó el organismo que regula la actividad vitivinícola en todo el país. Aclaró luego que esta previsión "tiene un desvío estándar del 5%".

Pero esta comparación anual no es tan significativa como la evolución histórica. Y es que en los últimos diez años, solo la temporada 2016 ofreció un resultado productivo menor al esperado ahora.

La producción de uvas para vinificar en 2021 caerá un 24% respecto del promedio de la última década, que se ubica en unos 24 millones de quintales. Esto significa que faltarán de la oferta habitual unos 5 millones de quintales, por segundo año consecutivo.

Esta disminución en la producción por segundo año consecutivo ya se nota en los stocks, ya que hace unos días el INV informó que las existencias técnicas de vino al 1 de junio de 2021 (antes del ingreso al mercado de los vinos 2021) se reducirán a solo 2,9 meses, lo que equivaldría a una existencia de 3.245.911 hectolitros. 

En dos meses, el hub logístico de Mendoza en EEUU vendió todo su stock

Como dato, hay que tener en cuenta que tener tres meses de vino de reserva es otro dato claramente alcista. El propio INV recordó que "durante los años 2017 y 2018 las ventas al exterior y mercado interno (los stocks) habían caído en volumen a los niveles más bajos de la historia, generando excedentes que superaban las proyecciones de stock en más de 7 meses".

Este es el pronostico para las provincias productoras:

Se observa que la diferencia versus el año anterior en la provincia de Mendoza es superior al 9%, esto se debe a que el 5 de octubre del 2020 se produjo una helada meteorológica en la provincia y el daño producido en todos los oasis productivos ha sido verificado tanto por los productores como por los organismos del Estado encargados del peritaje. 

Por la fecha de ocurrencia, inicio de brotación en algunas variedades o pre brotación en otras, determina una gran heterogeneidad de afectación en las plantas y en la respuesta de las mismas al momento de la floración y el cuaje de los racimos.

En cuáles vinos y con qué envases creció el consumo en 2020

Se registraron, además, en Mendoza, 28 tormentas de granizo entre el mes de noviembre y enero produciendo diferentes niveles de daño.

Se mantiene un esquema de monitoreo permanente de todos los integrantes de la mesa plural de previsión de cosecha, sobre todas las parcelas relevadas a fin de realizar un seguimiento de la evolución de la producción en función de la meteorología y hasta la efectiva cosecha.

El precio del vino

La suba de los precios de los vinos al consumidor parece inevitable, ya que la Secretaría de Comercio Interior excluyó a los vinos y espumantes del régimen de Precios Cuidados, lo que implica que, al menos en los próximos dos meses, las bodegas podrán ahora vender todos los productos al precio que consideren conveniente sin interferencia del gobierno nacional.

En los fundamentos de la resolución 118/2021, donde se tomó esa medida, se indica que corresponde quitar del programa "un conjunto de bienes que por sus características y finalidad no forman parte de los productos que tienen relevancia en la satisfacción de las necesidades básicas de los consumidores y usuarios".

Por qué Argentina sobrevivió al gran desplome de importaciones de vino en China

En este escenario, la agrupación gremial empresaria Bodegas Argentinas recomendó a sus asociados que, si bien ahora tienen libertad de aplicar incrementos de precios al consumidor, estos aumentos "no superen el 7% en supermercados y mayoristas nacionales", según informó el portal Bichos de Campo.

También el gerente general de la Unión Vitivinícola Argentina (UVA), Sergio Villanueva, declaró a la agencia Télam que "el precio del vino va a subir por una cosecha moderada y seguramente por stocks muy bajos".

"Veníamos de años de stocks altos con lo cual los precios estaban muy bajos, por lo tanto Precios Máximos era una complicación, sobre todo teniendo en cuenta los valores de reposición a partir de la nueva cosecha. Es una medida positiva", afirmó Villanueva.

El gerente general de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi), Nicolás Vicchi, también consideró "positiva la definición del Gobierno nacional", ya que atiende un pedido que "se venía solicitando" en un contexto en que "el precio del vino al productor se viene recuperando".

Los vinos, en general, están caros en pesos, pero baratos en dólares. Esta situación generó que en 2016, ante un escenario semejante, las grandes bodegas importaron grandes cantidades de vino desde Chile, deprimiendo artificialmente los valores pagados al productor, lo que recibió una fuerte ola de críticas que afectó notoriamente la imagen de muchas bodegas debido a la multiplicación de los comentarios negativos en las redes.

Esta nota habla de: