Una revolución mexicana desde Mendoza

Una familia mendocina empezó a fabricar tortillas estilo mexicano y, ahora, se expande por el país.

No dan abasto con la fabricación de tortillas estilo mexicano. La familia Nanclares empezó con la tarea con su marca "El jalisqueño" pero luego compraron la marca "Mejicanitas".

"No es fácil en este contexto económico avanzar con un emprendimiento familiar, pero lo estamos haciendo", dijo Mariano Nanclares en diálogo con Memo en la Expo Vea Vendimia, en donde junto a su familia (y centralmente su esposa Jimena Moyano) estuvo al frente de uno de los stand más reclamados, en donde se hizo degustación de tacos y aderezos. 

Justamente el nuevo espacio exploratorio viene por el lado de las salsas. "Queremos expandirnos hacia allí, tenemos buenas ideas y hemos ensayado con un muy buen producto, pero esto no se trata solo de tener el impulso sino de que funcione económicamente", indicó sobre el futuro de la empresa. Ya lanzaron aderezos en polvo para completar preparaciones y eso sí está disponible en el mercado. 

Sobre la aceptación del producto, Nanclares le contó a Memo que "estamos abriéndonos a Córdoba y Tucumán, en donde ya hemos entrado y estamos ahora tratando de desembarcar lentamente en Buenos Aires".

Las marcas de la familia Nanclares compiten con productos de empresas multinacionales, pero dan la pelea a pesar de a diferencia abismal que afrontan con respecto a los costos de producción y logística.

Sí se atrevió a señalar que en la "argentinización" de su "revolución mexicana", hay sincretismo gastronómico, al punto de que las tortillas hechas en Mendoza no van exclusivamente al consumo en ruedas de consumo de tacos, sino que son útiles para desayunos, meriendas e, inclusive -dijo- "hay gente que las compra para hacer lasagna".


Esta nota habla de:
Más de Economía