Cómo es la propuesta hotelera que invita a los mendocinos a vivir como bodegueros

Está ubicada en Maipú. Cuatro hermanos son quienes están al frente del emprendimiento que ya están desarrollando a pleno.

Un nuevo emprendimiento hotelero busca brindar una experiencia distinta, tanto para mendocinos como para turistas de distintos puntos. Se trata de Casa Agostino, un lugar ubicado en Maipú (Barrancas) justamente en la geografía en la que está la bodega homónima y cuyo objetivo es que los huéspedes que allí se alojen vivan días de bodegueros.

Quienes están al mando de esta iniciativa, que ya está en funcionamiento, son cuatro hermanos de la familia mendocina Agostino que vivió mucho tiempo en Canadá. En ese país, ubicado cerquita del polo norte, Vincenzo, Rosalía, Sebastián y Miguel se dedicaron al rubro inmobiliario. Por lo que, cuando regresaron a su pago natal, quisieron volcar aquí su negocio.

De esa manera, cuentan, surgieron la bodega (primero) y luego esta nueva casona que se presenta como "el primer proyecto hotelero donde se invita al huésped a vivir la experiencia como un bodeguero" y que inauguró hace dos meses. 

Es que el lugar, que tienen sólo seis habitaciones, busca fusionar un espacio de relax con todas las comodidades con la experiencia de levantarse entre viñedos y poder, allí mismo, disfrutar de todo lo que eso significa.

"La casa no fue concebida como un hotel. Fue una casa que construyó la familia para vivir pero luego decidieron abrirla para el turismo y me pareció bueno mantener la esencia de un casa. Que la gente se sienta en casa, no en un hotel", contó Edward Holloway, socio de la familia, sobre cómo nació Casa Agostino.

Bodeguero por un día

Respecto a las actividades específicas que proponen para poder disfrutar como si, por unos días, fueras el propietario de la bodega, Holloway enumeró: que "la estadía incluye vista y degustación en la bodega y bicicletas para ir a recorrer la finca. Además, como servicio extra se pueden realizar cabalgatas y experiencias gastronómicas a la vista".

En ése sentido, el socio de la familia mendocina, que es chef de profesión, describió que los huéspedes que lo desean pueden ser parte, "metiendo mano en la creación de las comidas y planificando junto a los cocineros", o simplemente disfrutando de los platos que los especialistas preparan.

"A los extranjeros les enseñamos a hacer asado, que es lo que más les atrae. Es como tener un chef privado. Hay mucho de gastronomía regional típica y si no, platos del estilo moderno mendocino", agregó Holloway. 

Para ello, justamente, cuentan con una huerta orgánica. Así es que los ingredientes para las comidas provienen de allí y los vinos que las acompañan, de la bodega maipucina. También, cuentan con una pileta, sauna, una sala de juegos para niños -que está situada en el jardín estilo español, como la plaza que está en la Ciudad de Mendoza-.

Esta nota habla de: