Los "otros 3 que van y vienen" en el electorado: un análisis disruptivo

El publicista Fernando Vega Olmos publicó en su perfil de Facebook un disruptivo análisis de las elecciones Primarias (PASO) que compartimos aquí, porque resulta un disparador para el debate.

Fernando Vega Olmos fue Director Creativo General de Gowland, la agencia más grande de Argentina a mitad de los 80, cuando sólo tenía 25 años. Luego, tuvo el privilegio de trabajar con los dos padres de la creatividad argentina: David Ratto y Hugo Casares. En Ratto/BBDO ocupó el cargo de Director Creativo General y posteriormente se sumó en esa misma posición como socio de Casares Grey. En el año 1997, Vega Olmos fundó la emblemática Vegaolmosponce, junto a Hernán Ponce. La agencia logró sobresalir con su trabajo para Axe y Rexona, liderando proyectos mundiales para ambas marcas. Entre los premios a destacar, obtuvo los de festivales como El Ojo de Iberoamérica y Cannes, consiguiendo el primer Grand Prix de Integrated de la región con Axe 3.

En el 2005 fue elegido por Lowe para dirigir creativamente el trabajo de todas las marcas de Unilever que maneja la red británica. A principios de 2007, fundó Lola, la oficina de Lowe con base en Madrid, destinada a desarrollar un trabajo global con espíritu latino. Un año más tarde, aceptó la propuesta de Bob Jeffrey, y se sumó a JWT, primero como Chairman Creativo para Latinoamérica y Europa, y luego, como Presidente del Consejo Mundial Creativo de la red.

Vega Olmos es una de las más importantes figuras de origen latino y proyección mundial, con una visión propia del negocio y de la creatividad publicitaria. Hoy, Vega Olmos es un talento creativo for export radicado en Madrid, y fundador (junto al español Alex Pallette) de la compañía de innovación para marcas The Picnic (2014). Por su aporte a la publicidad argentina y mundial, es reconocido como Maestro de la Publicidad.

Publicó un disruptivo análisis de las Primarias (PASO) en su muro de Facebook que compartimos aquí por recomendación de nuestros lectores:

7 de cada 10 argentinos no votaron por Cristina y Alberto. 

4 no votarían jamás por ellos. Son opositores convencidos. 

Los otros 3 van y vienen. 

Consideraron hace dos años que el gobierno de Macri había sido malo y votaron por ellos. Ahora entendieron que el gobierno actual está siendo peor y votaron por la oposición. No es tan difícil de entender. Esto sucede en todo el mundo. La gente, mayoritariamente, está harta de la política. Porque la política no soluciona sus problemas. 

Como decía aquella pintada en una pared de Salta: "Cuando un político habla de acabar con la pobreza se refiere a la propia".

A personas que están haaaaartas de la política, derecha e izquierda son conceptos que no les dicen nada. 

Porque son conceptos... políticos. 

Quiero llegar a fin de mes... 

Quiero vivir tranquilo.... 

Quiero... es simple lo que le preocupa a la gente. 

No es que Juntos por el Cambio se recuperó. Es que las personas se hartaron del Gobierno actual. 

La mejor campaña de la oposición fue el vacunatorio VIP, la elección ideológica de proveedores de vacunas, el perdón de la AFIP a los mil millones de dólares que no pagó Oil, que te manden a un hotel si volvés de viaje y vivís en la provincia de Buenos Aires, que te reten con aire canchero y sobrador para que te quedes en tu casa y hagas en paralelo la fiesta del cumple de tu mujer en la Quinta Presidencial, que muchos no hayan podido despedirse de sus familiares al momento de morir... 

¿Hace falta seguir? Es muy sencillo: si sos un político de las dos facciones mayoritarias estás parado frente a 10 personas. 

3 te van a votar seguro. 

Las otras 3 no te van a votar jamás. 

Les tenés que hablar a las 4 que quedan. 

Uno no va a ir a votar.

Te quedan 3. No les mientas. 

Se dan cuenta al instante que sos un mentiroso. Tratá de hacer lo que decís. La autenticidad es la única virtud valorada hoy por las personas que reciben mensajes. 

Do not preach to the converters, dicen los ingleses. 

¿Será que los políticos argentinos no entienden el inglés o que simplemente no entienden? 

Resulta curioso que muchos se sorprendan por un nuevo fracaso de las encuestadoras. 

Yo, que me he pasado la vida tratando de entender encuestas de todo tipo, te aclaro que la gente dice cualquier cosa cuando le preguntan mal. 

El problema no es la respuesta. 

El problema es la pregunta. 

Hay 3 que son los que deciden. No es tan complicado entender que van a hacer.

Esta nota habla de: