¿Qué aprendimos en los últimos 206 años?

El 17 de enero se conmemoró el inicio de la salida del ejército libertador hacia Chile. Desde ese día ningún hecho puede compararse con semejante hazaña.

Daniel Mercado

El 17 de enero se conmemoró el inicio de la salida del ejército libertador hacia Chile.

Desde entonces, ningún hecho se puede comparar con tal hazaña en grandeza y excelencia de organización por donde se lo mire: industria, logística, construcción, comercio, agricultura, ganadería, recursos humanos, inteligencia, comunicación... Párrafo aparte merece la cuestión militar, que incluyó el estudio de estrategias y tácticas y hasta instrucciones de peleas cuerpo a cuerpo.

Esta esfuerzo ciclópeo resultó para Mendoza un tremendo aporte y desarrollo cultural, entendiendo a la cultura como la forma de vivir de un pueblo.

Sería muy digno de nuestra parte, un acto de inteligencia y de toma de conciencia que se estudien en profundidad estos temas para que sirvan de base tanto en colegios secundarios como en las carreras universitarias que tengan incumbencias.

Teniendo en cuenta estas fortalezas que el Gral.San Martín vió en Mendoza, llama mucho la atención que en los últimos años, frente a problemas insignificantes en comparación a semejante gesta, nuestros líderes menosprecien las cualidades del pueblo mendocino, sometiéndolo y haciéndolo padecer por decisiones políticas tomadas en Buenos Aires, por un establishment que históricamente le hace daño irreparable a todo el país, condenándolo y sumiéndolo cada vez más en la pobreza, en desigualdades, en precarización laboral, en decadencia educativa, en denigración de las instituciones, en inseguridad, por mencionar solo algunos.

Esto se ve en el día a día, se palpa en las calles, en el ánimo de la gente, como así también lo demuestran la gran mayoría de los índices estadísticos. Síntomas y realidades que parecen ser transparentes a la clase política.

Así llegamos casi siempre a las mismas preguntas y el gran dilema por resolver: ¿Por qué será que no se hacen cosas diferentes y se siguen repitiendo los mismos errores de hace casi 90 años (tomando como un punto de partida el golpe de estado impune a H.Yrigoyen 1930)? ¿No se dan cuenta que es necesario simples actos de humildad, verdaderos gestos de patriotismo, dejar de lado el ego, para salir de esta anomia en la cual nos encontramos inmersos? ¿Será por simple ignorancia, falta de preparación, de vivir alejados de la realidad del pueblo; o será por defender intereses corporativos y/o individuales?

En cuanto a nuestra provincia, creo que sería muy bueno que se fijaran metas y objetivos muy claros, con información precisa, uniforme y concisa, y que si es de interés de la mayoría, se lleven a cabo porque sea cual sea el sacrificio, el pueblo de Mendoza lo apoyará.

En éstos temas, no es necesario "morir de pié" para dejar de "vivir de rodillas". Solamente basta con respetar, hacer respetar y poner en práctica un verdadero federalismo, cambiando todo lo que sea necesario.

Es muy conocida la carta en la que el Gral.San Martín le responde a Pueyrredón, y me tomo el atrevimiento de valerme de ése espíritu para expresar que, si bien hay muchas cosas que parecerían imposibles de realizar, viéndolas con la mentalidad y accionar con las cuales hemos vivido todo este tiempo, pero resultan ser imprescindibles si queremos un futuro distinto, tanto para los mendocinos como para todo el país.


Esta nota habla de: