Cristina y Alberto, mamá y papá (en 100 palabras)

Ambos mandatarios se han proclamados madre y padre de los argentinos, poniéndose en un rol superior a todo el resto, lo que incluye al resto de los poderes del Estado. No es una cuestión menor ni hay por que aceptarlo como un mensaje cándido.

Memo

"Me siento la madre del país y de todos los argentinos", dijo Cristina Kirchner en 2014. 

"Soy como el papá que le dice al nene 'no te asomes por la ventana' y el nene no entiende por qué no lo dejan", pronunció Alberto Fernández hace días. 

Pero una república democrática no necesita tener padres, sino autoridades temporales, con alternancia, plan de gobierno. El Poder Ejecutivo no está solo en esto. No hay familia, sino instituciones. 

El paternalismo hunde los roles del Congreso y la Justicia, el equilibrio del poder, bajo una imagen cándida pero atroz: no somos niños sino ciudadanos.

Esta nota habla de:
Más de Opinión
De locutores y escritores

De locutores y escritores

"El periodismo es no sólo útil sino también imprescindible en su doble función de informar y de controlar sobre todo la gestión pública de tal suerte que los efectores tienen la obligación de dignificarlo cada día de su vida".

 El laboratorio de Ezeiza y la arrolladora vocación K por los negocios espurios

El laboratorio de Ezeiza y la arrolladora vocación K por los negocios espurios

La diputada nacional Claudia Najul denuncia en esta nota: "El negocio montado en el aeropuerto de Ezeiza con un laboratorio encabezado por monotributistas sin antecedentes en el sector, es una muestra más de lo que los argentinos vivimos con las vacunas y los fideos pagados a precio de asado: la predisposición gubernamental a hacer de la pandemia una oportunidad de prosperidad económica para el entorno del poder".