Cuando la virtualidad educativa se vuelve un vicio: el debate

Esta semana se planteó un debate en torno a la aparente falta de esfuerzos por parte de la Universidad Nacional de Cuyo en reabrir sus puertas. En una carta pública, el director de Memo señaló su sensación de que la virtualidad se ha vuelto "más un vicio que una herramienta". Hubo muchas respuestas a su planteo, pro ninguno de las autoridades educativas.

Memo

Hace unos días atrás se publicó aquí una carta personal del director de Memo, Gabriel Conte, titulada La Universidad "por correo" y las tecnologías de virtualidad más como vicio que como herramientas (clic para leerla). Contó allí que fue motivado para llamar la atención la ausencia de intenciones, siquiera, para reabrir las aulas universitarias y que lo hizo en base a su propia experiencia familiar y la de muchos hijos que ven a la Universidad en la retaguardia de la pandemia, tal vez cómodos o enviciados con las clases virtuales. E invitó a las autoridades universitarias a hacer uso del derecho a réplica para refutar sus dichos. Para esto último, dejó su dirección de correo electrónico.

No fue una crítica al esfuerzo de cientos de docentes y alumnos, sino a la quietud del conjunto de quienes definen cómo debe funcionar la Universidad, que se muestran rendidos a priori ante las circunstancias y tiran por la borda el prestigio de esa casa de estudios.

Con el paso de la semana el tema originó debates, refutaciones y apoyos, pero las autoridades prefirieron continuar en silencio. Sí llegaron a esa dirección numerosas cartas, muy pocas de las cuales autorizaron publicar. Unas respaldaban la inquietud del periodista y otras no, todas desde muy diversas posiciones: padres, alumnos, docentes, militantes políticos dejaron sus inquietudes en general, en muy buenos términos, según explicó el propio Conte, luego, en el espacio "La Picada" que todos los días después de las 12 irrumpe en el programa "Te digo lo que pienso por Radio Nihuil".

Allí se volvió a hablar del tema y generó, también, debate en la audiencia. Se mezcló con otra nota de este diario, la que dio cuenta de la realización de un congreso de Sociología contra el "neoliberalismo" en el que no habrá debate, sino que se reforzará una sola idea.

La militancia recortó el audio de Nihuil que puede escucharse abajo, bajo el antojadizo título de "desprecio ideológico". Escuchalo:


La militancia mezcló las dos notas y prefirió pensar que hay una especie de plan en contra de la universidad pública (y así lo manifestaron en algunas respuestas) cuando no fue la intención de la carta sobre el cierre indefinido de la Universidad y la evidente falta de protagonismo para vencer al quietismo generado por la pandemia, en donde hay alumnos de segundo año ya que no conocen el predio en donde funciona su facultad, y tampoco han podido conocer a sus docentes ni socializar con sus compañeros.

Las autoridades siguen en silencio por lo que el debate sigue tan abierto como cerrada está la Universidad.

En la edición de este domingo se publican las respuestas que sus autores permitieron publicar, pero faltan las de los responsables de que hoy la casa de altos estudios se haya vuelto en un centro de enseñanza por correspondencia, y poco más.

A continuación, algunas de las respuestas:

"La Universidad es escenario de luchas y resistencias al poder dominante"

"Llegamos muy tarde a la virtualidad educativa"

"La virtualidad en la docencia trae aparejado otro peligro: la virtualidad en el estudio"

"La Universidad por correo"

Esta nota habla de:
¿En dónde hacés rendir tu plata?

Tenés que saberlo