Cómo manejan la plata los municipios: el informe del CEM contrastado en la Legislatura

Los legisladores que comandan las comisiones de Hacienda y Presupuesto de la Legislatura valoraron el informe del CEM sobre finanzas municipales, cuestionaron algunos aspectos y defendieron la autonomía de los municipios para administrarse. La pelota la tienen en su cancha los integrantes de los Concejos Deliberantes, que deben controlar más y mejor, a pesar de los notorios desequilibrios de representación que hay en muchos casos.

El informe del Consejo Empresario Mendocino (CEM) en torno a las finanzas municipales se movió entre el exitismo de los correctos, el silencio de los incorrectos y el ninguneo de lo que son reacios a ser controlados por la sociedad civil organizada.

El trabajo (que puede revisarse completo haciendo clic aquí) cumplió con su objetivo: eminentemente técnico, abrió una discusión política en torno a cómo se administran las cuentas públicas en los municipios de Mendoza. Si bien a nivel público la repercusión posterior fue menor, atento a que desde el propio Estado no se continuó con el contraste de los datos con el Tribunal de Cuentas, la administración central de los recursos ni reaccionó la Legislatura, que se siente ajena a una tarea que cree autónoma de cada comuna y sus Concejos Deliberantes, sirvió para levantar la vara en tiempos en los que se estudia otorgarles mayor autonomía a las comunas y poder recaudar así sus propios impuestos, en todo caso, algo de lo que ahora están impedidos.

Memo salió a consultar a los legisladores que componen las comisiones de Hacienda y Presupuesto de ambas Cámaras.

Finanzas Municipales 2011-2020: mirá el informe completo del CEM

Sistematizadas las respuestas, hay coincidencias en la puesta en valor del informe del CEM, alguna disonancia en los "paradigmas" planteados por la entidad y en qué debe hacer la Legislatura ante los manejos incorrectos de algunos municipios: la pelota pasa a los Concejos Deliberantes.

Todos coinciden en que hay que otorgar mayor autonomía a los municipios y en pedir una mirada sobre ellos. Y aquí surge una conclusión: las calidades y relación de fuerzas en los cuerpos deliberativos municipales como para poder controlar asuntos técnicos, pedir y conseguir respuesta a informes y prevenir antes que lamentar los desmanejos, ante un accionar del Tribunal de Cuentas de la provincia que hace control de legalidad y ex post, es decir, luego de que todo ya sucedió.

Desde el Senado, el titular de esa comisión, el radical Diego Costarelli, dijo que "no solamente leí el informe que hicieron sino que además participé siguiendo la presentación en vivo". Ese sentido, sostuvo que le "pareció super interesante y muy importante el aporte realizado por el CEM".

Mientras el titular de la comisión en Diputados, Jorge López (UCR), no respondió todavía, la consulta simultánea a presidentes y vices, radicales y peronistas, si fue contestada por la vicepresidenta, Liliana Paponet (PJ) y el vicepresidente en el Senado, Bartolomé Robles (PJ).

- ¿Tuvo oportunidad de leer el informe sobre finanzas municipales del CEM? ¿Qué le pareció?

Robles.

Bartolomé Robles: Sí, lo leí completo. Un informe muy detallado de las finanzas municipales y la evolución del recurso humano municipal durante la última década. Está sujeto a datos del Tribunal de Cuentas, y contiene mucha información cuantitativa. Considerando estos dos aspectos, me parece un informe bastante bien elaborado.

Liliana Paponet: Tuve oportunidad de leer el informe. La verdad que me pareció un trabajo interesante ya que, como el mismo CEM rescata, hay escasa producción de material sobre la hacienda pública municipal. A pesar de no coincidir en algunas posiciones paradigmáticas, me parece muy rico poner en agenda la temática, y poder dar el espacio para que distintas voces puedan ayudar a mejorar este espectro de políticas públicas.

¿Qué datos le impactaron, por buenos o por malos?

Costarelli: Sin duda creo que la columna vertebral de la administración de los municipios está dada en la evolución del empleo público en relación con la generación de recursos propios que lo ayuden a autosustentarse.

Robles: En general, como conclusión, no veo datos que impacten. Durante 16 años fui parte de una gestión municipal que está comprendida en este informe por lo que conozco gran parte de estos datos. Sin embargo, me ha impactado por lo malo el siguiente dato "la región que más se empobreció fue el Noreste (-28,8%)" superando el promedio provincial que es cercano al -20%. Indudablemente, estos datos sobre la pobreza de nuestra provincia, marca sin dudas el principal problema que tenemos.

El municipio que duplicó la cantidad de empleados en los últimos 10 años

Paponet: Hay un dato que me llama la atención, y que el informe advierte de cierta manera que no puede medir, que es la calidad de los recursos públicos que perciben los municipios más alejados del Gran Mendoza. Eso me genera ciertos interrogantes como por ejemplo ¿Son los municipios los que están supliendo esta demanda? Desde los procesos de descentralización de los 90, los gobiernos locales han pasado a tener un rol mucho más activo en la provisión de ciertos bienes y servicios públicos. Poder conocer de manera efectiva estos puntos demandan un análisis más profundo, siendo un desafío muy importante.

¿Cómo toma que una organización de la sociedad civil realice este tipo de informes? ¿Es un aporte o una intromisión?

Costarelli: Lo tomo como propio de la génesis de la organización el CEM está para estas cosas y mientras contribuya a transparentar datos, bienvenido sea.

Robles: En el marco del ejercicio democrático el aporte de cualquier organización empresarial, sindical, clerical, multipartidaria, etc. me parece fundamental para robustecer el nivel de calidad institucional de nuestra Provincia. Todo aporte, no importa quien lo haya realizado y sean cuales fueran sus conclusiones, deben ser estudiados por los gobiernos para tomar aquello que sirva para mejorar la gestión dentro de sus posibilidades y en relación con el resto de los aportes que otras organizaciones pueden realizar.

Paponet: Creo que todos y todas vamos a coincidir en la necesidad de que la ciudadanía, de manera organizada, sea parte y se preocupe por el destino de lo público es una actitud positiva, que hay que fomentar. Los estados que cuentan con mayores índices de participación públicas suelen ser más transparentes y eficientes, siendo necesarios para mejorar la calidad de nuestras instituciones. Siempre debe ser tomado como un aporte, es fortuito encontrarse con personas que, a pesar de no coincidir en algunos posicionamientos desde las ciencias económicas, se preocupa por la realidad y el futuro de Mendoza.

¿Cree que la Legislatura puede intervenir con recomendaciones o pedidos de informe que lleven a ordenar las cuentas en los municipios que aparecen como más complicados?

Costarelli: La Legislatura no tiene competencia para invadir la autonomía municipal y realizar pedidos de informe, y si la tuviera nunca en cualquier ámbito un pedido de informe ayuda a mejorar la administración. Esta se mejora equilibrando la cantidad de empleo público en relación a la eficiencia en cuanto a la prestación de lo servicios q son de competencia exclusivamente municipal.

El ránking de "independencia financiera" de los municipios de Mendoza

Robles: Por haber sido parte y haberme formado en la gestión municipal soy un absoluto defensor de la autonomía municipal. Como establece la Ley Orgánica de Municipalidades deben organizarse el Congreso de Municipalidades, donde los municipios y la provincia se reúnen para discutir temas en común, este tipo de informes pueden ser objeto de estudio de los mencionados congresos para acordar mejoras y de ser necesarios pedir la intervención de la Legislatura. Estoy convencido que el proceso de mejoras institucionales y de gestión debe ser amplio (gobierno provincial, municipal y organizaciones de la comunidad) y desde abajo hacia arriba, desde quienes lo viven cotidianamente hacia quienes tienen que disponer normas legales , en este caso la Legislatura.

Paponet.

Paponet: La verdad es que no. Creo que la Legislatura de Mendoza puede dar el andamiaje legal para ordenar ciertos procesos en cuanto a la presentación de datos, la ejecución del gasto, criterios generales para la gestión de la hacienda municipal. En cuanto a recomendaciones o pedidos de informe se intenta no departamentalizar ciertas discusiones: esto es, dejar a cada órgano deliberativo sus competencias particulares, y no establecer intromisiones. Así, a pesar de que en la legislatura se realicen acciones a ciertos servicios o bienes públicos prestados en determinados municipios por el ejecutivo provincial, las temáticas vinculadas estrictamente a la órbita de los gobiernos locales se deja en manos de los concejos deliberantes. Por eso, vuelvo a remarcar el primer punto, sería menester del Poder Legislativo de la provincia analizar las problemáticas existentes con la normativa vigente, y proponer adaptaciones que puedan mejorar los resultados financieros, así como la transparencia. Sin embargo, en Mendoza, no hemos contado con una posición del oficialismo proclive a realizar modificaciones que garanticen el acceso de la ciudadanía a la información pública, por ejemplo, da cuenta de esta realidad el rechazo del oficialismo a la modificación de la Comisión Bicameral de Seguridad, así como el constante ocultamiento de funcionarios y funcionarias que no concurren a las Cámaras Legislativas a rendir explicaciones sobre las irregularidades en el ejercicio de sus funciones.

¿Le han pedido al Tribunal de Cuentas que contraste su información con la ofrecida por el CEM?

Costarelli: No he tenido intercambio con el tribunal de cuenta respecto a la información vertida por el CEM.

Robles: No, por lo menos de mi parte. Y como te expresé antes, entiendo que es un tema de Autonomía municipal y en todo caso son los Concejos Deliberantes quienes deben hacerlo.

Paponet: En mi caso particular, no he solicitado la constatación de la información presentada por el CEM con los datos bases con los que cuenta el Tribunal de Cuentas. Entiendo que, a pesar de la importancia y trayectoria de esta organización de la sociedad civil, no sería pertinente pedirle a nuestro órgano contralor esta tarea: el informe puede funcionar como un insumo para los y las ejecutores de la política de hacienda, pero no tiene un carácter vinculante o nace de alguna auditoría generada en el seno del estado. Sin embargo, la apertura de los gobiernos para con las visiones de centros de estudios, asociaciones, etc., es fundamental para incentivar la participación ciudadana, y producir diálogos que mejoren la función pública. Creo que generar mesas de dialogo, cotejar datos e incentivar el debate es lo más rico que este tipo de informes pueden generar.

¿Una mayor autonomía municipal con respecto a la obtención y manejo de recursos sería beneficioso para las comunas?

Costarelli.

Costarelli: La clave es tener un estado lo más chico posible el Estado chico siempre es más eficiente a la hora de prestar los servicios esenciales, sin dudas mayores recursos contribuyen a mayor autonomía municipal.

Robles: Como vengo diciendo, soy un convencido de las capacidades municipales para la gestión de un departamento. Si ves en retrospectiva el desarrollo y las funciones de los municipios, se observa que, de hecho, han avanzado mucho donde antes prestaban servicios y actuaban el gobierno nacional o el provincial, y hoy están presentes los municipios, se ha transformado en el primer lugar donde acuden los vecinos y las vecinas cuando tienen dificultades de diversa índole. El informe no lo refleja porque el análisis que realiza es estrictamente cuantitativo sin considerar los aspectos cualitativos del gasto.

En números: los 3 intendentes que peor administraron sus departamentos en la última década

Paponet: Esta es una discusión muy profunda, que tiene implicancias desde el derecho constitucional hasta en la economía del sector público. Sin entrar en estos debates doctrinarios, creo que la capacidad para hacerse y manejar sus recursos de manera autónoma, sin la coparticipación como mecanismo de redistribución, traería aparejada una problemática de inequidad territorial. Hay municipios que concentran mayor actividad económica y riqueza, por ejemplo, la Ciudad de Mendoza, en cambio otros a los que se les hace más difícil obtener ingresos genuinos mediante el cobro de tasas. Esta inequidad es profundizada por las acciones de un gobernador que no comprende las asimetrías de su territorio, que decide priorizar al ejido urbano más importante en detrimento de los demás departamentos. Mientras un puñado de municipios cuentan con la gran mayoría de hospitales de alta complejidad, vecinos de departamentos como Malargüe, deben viajar más de 200km para poder acceder a las mismas oportunidades de atención, y lo mismo se replica en otras áreas como educación y seguridad. Estos déficits son atendidos por los gobiernos locales, que deben hacerse cargo de asegurar la provisión de estos bienes públicos esenciales, sino contaran con los recursos provenientes de la coparticipación para afrontar este tipo de erogación asistiríamos a la profundización de la desigualdad territorial, así como la migración de personas hacia los centros urbanos más poblados y con mayor riqueza. Esto produciría problemas como el abandono de grandes extensiones de la provincia, hacinamiento, conflictividad urbana, entre otros.

¿Qué hacer con municipios que no saben o no pueden manejar correctamente sus cuentas?

Robles: Considero que todos los municipios tienen recurso humano capacitado para manejar sus cuentas; en todo caso pueden siempre optimizar recursos y nosotros, desde los poderes del Estado provincial, debemos acompañar en función de sus requerimientos y, por supuesto, poner a disposición todos los recursos necesarios para mejorar sus gestiones.

Paponet: No creo que frente a ninguna cartera municipal de Hacienda se encuentre alguien que no sepa abordar los problemas, a sabiendas de que hay algunos gobiernos locales que tengan mejores resultados que otros. Tomo el caso testigo de San Rafael, donde fui funcionaria de la Secretaría de Hacienda, en donde (a pesar de tener que atender a demandas de un territorio muy extenso y diverso) logramos llevar adelante una política presupuestaria virtuosa, obteniendo superávit en los últimos 10 años de gestión: esto es producto de un intendente y un equipo que entiende de eficiencia y austeridad sin relegar objetivos de desarrollo económico. Sin embargo, en última instancia es la ciudadanía la que tiene el poder de aprobar o desaprobar el manejo de la hacienda mediante el voto, y creo que tanto la experiencia de mi departamento, como de tantos otros, demuestran que un correcto manejo de ésta es reconocido con la validación de las gestiones municipales en las elecciones. Salvando esta consideración, me parece que, lo primordial, es generar espacios para definir lineamientos estratégicos en el manejo de nuestros recursos públicos, y plantear una visión que trascienda el corto plazo. De esta forma, permitimos generar previsibilidad, detectar inconvenientes, y sentar bases para el desarrollo de la Mendoza que queremos. 

Esta nota habla de: