Sostiene Zanier: "Hay inquilinos de ideas que generan una crisis de futuro"

El profesor de filosofía Sergio Zanier no es solo testigo del tiempo y de la historia, próximo a cumplir 84 años de lucidez, criticismo y debate permanente con generaciones hacia arriba y hacia abajo de su parámetro personal. Es protagonista de esta historia que le tocó vivir, además.

La serie "Sostiene Zanier" nos ha permitido frenar, levantar la vista y, sobre todo, escuchar. Acostumbrados a movimientos en contrario a esto, avanzamos repitiendo como loros lo que los algoritmos nos indican.

El profesor de filosofía Sergio Zanier no es solo testigo del tiempo y de la historia, próximo a cumplir 84 años de lucidez, criticismo y debate permanente con generaciones hacia arriba y hacia abajo de su parámetro personal. Es protagonista de esta historia que le tocó vivir, además.

Los videos que reflejan las largas horas de charla en su departamento/estudio han despertado inquietudes y, con ello, la misión se da por iniciada, pero no por cumplida.

Propone mirarnos a los ojos para discutir y hablar. No demoniza a la tecnología pero nos advierte que pueden condicionar con fuerza nuestra independencia de pensamiento. Y deja mojones plantados para señalizar los momentos en que la política y la sociedad cometen infracciones sin haber sido antes detectadas por el sonambulismo social.

Así, habla de los actuales dirigentes políticos como "inquilinos de ideas" y no como sus dueños, creadores o impulsores. Los relega a un rol secundario y con escaso protagonismo propio, sino solo como intérpretes de ocasión de lo que otros fundaron. Eso, dice en uno de sus diálogos que pueden repasarse más abajo, genera "una crisis de futuro".

Da cuenta en su análisis de una pulsión argentina (frenética y contradictoria, que no da resultados positivos) por lo joven y lo nuevo y, con ello, hace referencia a la "cultura del descarte", dicho de otro modo, tal vez basándose en su analógica forma de pensar, sin influencia de la internet que no tiene, ni pensando en los likes o retuits que recibiría en las redes sociales que no maneja. 

Pero el Zanier protagonista pasó por la función pública, además de haber dejado huella en las aulas de la UNCuyo y Del Aconcagua. Lo hizo justamente para atender a uno de los temas más cruciales: la infancia, la adolescencia; el momento en que el ser humano se forma y carga su energía para ejercer como adulto.

Lo cuenta ene ste último video y, a la vez, nos permite recordar que "Merlí", aquel empático profesor de Filosofía de la serie que vimos por Netflix y que nos emocionó, tiene un antecedente en Argentina, que es real y no parte de la ficción del streaming, que nació en Italia, emigró y ahora vive en Mendoza.

La niñez como política del Estado: Zanier, el gestor y el crítico

Hay más para ver y escuchar

Esta nota habla de: