"Los Medialunas": 20 años después, una experiencia mendocina que hoy sería considerada "extraterrestre"

Un hecho cultural, social y político tendrá como escenario a la Feria Internacional del Libro de Mendoza el domingo 11 de setiembre a las 21 en la Sala Ernesto Suarez del espacio cultural Julio Le Parc.

Hace 20 años un grupo de personas que tenían responsabilidades políticas en el Gobierno de Mendoza y en la oposición, aunque también como periodistas, a nivel académico o simplemente como intelectuales o personas informadas, empezaron a reunirse a leer y comentar los diarios en un ejercicio periódico que se volvió un instrumento de diálogo de intercambio.

Se los denominó desde la prensa cuando fueron descubiertos juntos un domingo en "La Dulcería de la Abuela" en Palmares, como "El grupo de los Medialunas": siempre presidía los encuentros una panera repleta de tales insumos harináceos que fomentaron un oasis para la política que hoy hay que explicar, porque no existe y hasta podría ser no solo incomprensible, sino malinterpretado.

Hoy no hay diálogo político: oficialismo y oposición se hablan por Twitter o se bastardean en las sesiones legislativas. Todos desconfían de todos. Cada cosa que hagan, sienten que las deben mostrar como en un reality show, sean cuestiones trascendentes o mera banalidad autosatisfactoria. Cada uno se encierra en sus presuntas convicciones para evitar ser "contagiado" por las ideas del otro y exagera tal rol, sabiendo que tendrá aplausos asegurados de quienes le rodean. Se favean los tuits entre ellos, posteos en Facebook e Instagram y se divierten mirándose en el "espejito, espejito" mentiroso de TikTok, como si la política fuera un cuento.

Anticipo: Leé un capítulo de "Coaching político, el camino del líder coherente"

¿Qué fueron los Medialunas? Se necesitaba respaldo para avanzar en decisiones difíciles para ponerle control a la descontrolada política de seguridad, que durante años fue tercerizada en la "familia policial", a quienes a cambio se los culpó de todo lo malo, como si no dependieran de los gobiernos sucesivos.

En ese marco, había en los encuentros de café, anticipos de acciones, ideas para proyectos, se compartían diagnósticos y se buscaban respuestas que no tenían unos pero que otros probablemente sí. Y sucedió algo que no fue milagro: la política, que no es otra cosa que diálogo para conseguir objetivos bien concretos.

Hoy no se ejerce aquel tipo de intercambios, porque se malinterpreta el concepto del ejercicio político, con objetivos que van desde ascender al poder para aprovecharse de las posiciones de privilegio, hasta confundirlo con bandos beligerantes en una guerra ficticia, pero violenta a su nivel y sin tregua.

¿A qué viene este manotazo al arcón de los recuerdos? A que uno de los que participaba de aquellos desayunos de domingo presenta su libro sobre "coacheo" político, Sergio Miranda. Por entonces presidió la Bicameral de Seguridad como senador por el Partido Demócrata.

Hoy Miranda considera que aquello pudo ser un ensayo de lo que se transformó con el paso del tiempo en "Cambia Mendoza", ya que metían la mano en la misma panera personas de diferentes partidos políticos: Alfredo Cornejo, que era secretario de Gobierno del intendente César Biffi en Godoy Cruz, Omar Pérez Botti, diputado del Partido Justicialista, Alejandro Salomón, que era el subsecretario de Seguridad del ministro Leopoldo Orquín, el periodista Martín Appiolaza y muchos otros, entre los cuales también estaba el autor de estas líneas.

Por ello, invitó a un puñado de "Los Medialunas" a ser parte de un living de diálogo en la Feria Internacional del Libro de Mendoza el domingo 11 de setiembre a las 21 en la Sala Ernesto Suarez del espacio cultural Julio Le Parc. Además de los mencionados en la invitación, la pretensión es la participación multipartidaria de protagonistas políticos. ¿Se podrá volver a llenar la panera de medialunas capaces de activar el diálogo político? ¿O la guerra contra el consumo de harinas es lo que está afectando la posibilidad de que los dirigentes políticos discutan proyectos en beneficio de sus votantes, aunque desde sus partidos los manden a odiarse en público?

Esta nota habla de: