Qué es, a quiénes afecta y cómo prevenir el virus sincicial que azota a Chile

El virus respiratorio que está causando mayores problemas en Chile es el sincicial. Una enfermedad que representa más de un 40% del total de enfermedades de invierno que circulan detrás de la cordillera y que afecta, de manera más grave, a los menores de 5 años.

Chile resgistra un aumento significativo registró la circulación del virus respiratorio sincicial (VRS) en lo que los especialistas califican como un brote de la enfermedad.

Las autoridades sanitarias trasandinas alertaron sobre aumento progresivo en la circulación de virus respiratorios tradicionales. Entre ellos, el predominante es el VRS seguido por el rinovirus. 

El virus sincicial es una enfermedad respiratoria -mayormente presente en meses fríos- que en adultos y niños sanos causa un resfrío común, sin embargo, en menores de 5 años, sus síntomas pueden ir desde fiebre elevada a dificultad para respirar y puede derivar en una bronquitis o neumonía. 

Si bien no existe vacuna contra ella, un grupo de científicos chilenos se encuentran en etapa de ensayo para crearla.

De acuerdo a lo informado por el Instituto de Salud Pública (ISP), el virus sincicial es la enfermedad respiratoria de mayor circulación actualmente en Chile, y este 2022, presenta una tasa de incidencia cinco veces mayor que en 2018 y 2019.

El virus suele afectar mayoritariamente a niños entre los 1 y 4 años, y aunque no existe una vacuna, científicos chilenos se encuentran en etapa avanzada para crear un método de defensa para evitar su contagio.

¿Qué es el virus sincicial?

El virus sincicial respiratorio (VSR) es un virus que causa la infección del tracto respiratorio, junto a síntomas leves, similares a los del resfriado en los adultos. Sin embargo, puede ser más serio en menores de 5 años.

De acuerdo a Medline Plus, es el microbio más común que causa infecciones en los pulmones y en las vías respiratorias en los bebés y en los niños. Los brotes de las infecciones por VSR casi siempre suceden entre otoño y primavera.

¿Cuáles son sus síntomas?

Al igual que otras enfermedades respiratorias -como el covid-19-, la infección de virus sincicial puede ocurrir en personas de todas las edades. Este se disemina a través de diminutas gotitas que van al aire cuando una persona enferma se suena la nariz, tose o estornuda.

Según la Academia Estadounidense de Pediatría, el VSR, típicamente causa un resfriado que puede ir seguido de bronquiolitis o neumonía. Por lo general, los síntomas duran en promedio entre 5 y 7 días.

Estos pueden ser:

  • Fiebre: 38°C o más
  • Tos seca o con flema
  • Congestión nasal
  • Estornudos
  • Goteo nasal
  • Falta de apetito
  • Respiración agitada
  • Balanceo vertical de la cabeza al respirar
  • Gruñidos rítmicos al respirar

  • ¿Cuáles son los riesgos de contraer virus sincicial?

    Con base en lo descrito por la Clínica Mayo, de Estados Unidos, el virus sincicial, en adultos y niños mayores, presenta síntomas leves y generalmente se parecen al resfriado común.

    Sin embargo, el VRS puede causar una infección grave en algunas personas, incluyendo a los bebés de 12 meses y más jóvenes, especialmente los prematuros, y en los adultos mayores, en la gente con enfermedades cardíacas y pulmonares, o cualquiera con un sistema inmunitario débil.

    La enfermedad puede extenderse al aparato respiratorio inferior, causando neumonía o bronquiolitis, que de no ser tratados correctamente, pueden derivar en dificultades respiratorias a largo plazo.

    Una investigación del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia (IMII), junto a la Universidad Católica, mostró que el virus produce alteraciones neurológicas, como convulsiones y ataxia, y que pueden generar un deterioro del aprendizaje.

    ¿Cuál es el tratamiento para la enfermedad?

    Como el virus sincicial se encuentra en todas partes del mundo, no es posible evitar su infección. Epidemiológicamente, una vacuna es la mejor respuesta, la que se encuentre en su segunda etapa de prueba, producida por científicos chilenos.

    Hasta hoy, el tratamiento del VRS consiste en hidratación y ayuda de oxígeno hasta que la enfermedad complete su ciclo.

    Desde hace pocos años, se cuenta con un medicamento inyectable (Palivizumab) que contiene anticuerpos específicos contra el virus. Está indicado para pacientes de alto riesgo, especialmente lactantes menores de un año, prematuros y con enfermedad crónica pulmonar o cardíaca.

    Esta nota habla de: