Falabella se quiere ir por el nulo aporte local a los resultados económicos del grupo

El Ebitda es, por lejos, el menor aporte de todas las divisiones del conglomerado. De todos los países en los que opera, Falabella sólo piensa en dejar la Argentina. Vendería a un precio ínfimo para dejar el mercado y aún así se ve complicado encontrar un interesado por "el clima de negocios".

Después del impacto inicial por la decisión del grupo Falabella de comenzar la retirada de la Argentina, dejando la puerta abierta a la continuidad de algunas de sus tiendas si es que encuentra un socio, al analizar las cuentas de la compañía es posible ver por qué los dueños chilenos quieren salir sólo de la Argentina y seguir con su negocio en el resto de las plazas que mantienen en el continente.

De acuerdo a un informe de Diario Financiero, la explicación técnica para la decisión de salir del país está claramente en el efecto de la cuarentena, pero también porque la filial local es la que menos aporta a los resultados del grupo, pero lo hace a niveles que son muy bajos y casi nulos.

En la primera mitad del año, Argentina representó el 3% de los ingresos del grupo y el 0,3% del Ebitda, este último, por lejos, el menor aporte de todas las divisiones del conglomerado.

Según el medio chileno, las ganas de vender vienen hace años, pero todo se mantenía bajo estricta reserva, hasta ayer. 

El negocio en el país siempre ha estado entre ceja y ceja de la administración de la empresa ligada a las familias Solari, Del Río y Cuneo. Tanto así, que hay una frase que se le atribuye a Juan Cuneo Solari, expresidente del grupo, quien habría manifestado hablando de la Argentina que "empatando me vengo altiro y perdiendo un poco, también". Esa frase reflejaría el interés por vender sus operaciones locales.

  Una fuente citada por Diario Financiero y que que conoce de las tratativas, dijo que Falabella dejaría el mercado argentino a un precio ínfimo, pero el valor de las contingencias es superior a la cuantía del negocio, por lo que se habría muy difícil encontrar un interesado. Eso, sumado al clima de negocios que existe en la Argentina y que no sería bien considerado por estos grupos económicos.

Sin embargo, sobre eventuales compradores de las filiales, solo se habla del potencial que tendrían las tiendas Sodimac, que eventualmente podrían pasar a manos de Easy, filial del grupo chileno Cencosud, que lleva décadas en Argentina.  

Actualmente, la empresa opera 10 tiendas por departamentos y nueve sucursales de Sodimac, además de participar en el negocio financiero, con poco más de 327 mil tarjetas activas. Emplea a 4.742 personas, el 5% de las más de 93 mil personas que trabajan en el holding, repartidas además en Chile, Perú, Colombia, Brasil y Uruguay. 

Esta nota habla de:
Te puede interesar