La construcción perdió unos 100 mil empleos en la Argentina en los últimos 12 meses

De acuerdo con el informe de coyuntura del IERIC, la presente coyuntura exhibe una contracción del empleo sectorial que casi duplica a la observada en el mismo período de la crisis 2008-2009 pero además registra una extensión temporal más prolongada, vislumbrando una perspectiva que a todas luces empeorará con la llegada de nuevos datos.

Solo Neuquén y Buenos Aires registraron un nivel más alto de empleadores en la construcción durante marzo pasado, el mes clave de la cuarentena, frente a las 22 provincias restantes que disminuyeron notoriamente. Así lo indicó el informe de coyuntura del IERIC (Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción), con datos correspondientes a los meses de marzo y abril de 2020. 

En el documento se indicó que el nivel de empleo formal en la Industria de la Construcción durante el mes de marzo fue de 320.738 puestos de trabajo. Sin embargo, se aclaró que representa un dato provisorio ya que posiblemente su estimación se encuentre afectada por las dificultades de declarar obreros por parte de las empresas constructoras desde el inicio de la cuarentena. 

Un indicador dio cuenta que las poco más de 400 mil toneladas de cemento consumidas durante el mes de abril representaron un nivel que, en lo que va del siglo XXI, resultó tan sólo superior al de iguales períodos de 2002 y 2003.

En cifras

• El registro de marzo marcó un nuevo mínimo en la serie de empleo, siendo un 18,9% inferior a la media de ocupación para el mismo mes de los últimos 13 años. 

• El empleo sectorial disminuyó en marzo un 4,9% respecto a febrero, completando siete meses consecutivos de caídas iguales o superiores al 2% mensual, hecho que ilustra la situación de fragilidad con la que ingresó el sector en la dinámica de la crisis abierta con la pandemia de covid-19

• La comparación con igual mes de 2019 evidencia una aceleración de la tasa de caída interanual y registra su peor evolución para la serie de empleo que se inicia en 2007. En efecto, el volumen de ocupación durante el mes de marzo resultó un 23,6% inferior al de un año atrás, lo que implica una pérdida de casi 100.000 puestos de trabajo en los últimos 12 meses. 

• La presente coyuntura exhibe una contracción del empleo sectorial que casi duplica a la observada en el mismo período de la crisis 2008-2009 pero además registra una extensión temporal más prolongada, vislumbrando una perspectiva que a todas luces empeorará con la llegada de nuevos datos. 

• El plantel medio de las firmas constructoras siguió disminuyendo hasta ubicarse en 12,3 puestos de trabajo registrados por empresa, evidenciando una caída marginal del 0,2% mensual. Esta menor tasa de disminución respecto a la del empleo total se explica principalmente por la reducción en la cantidad de establecimientos en actividad durante el mes de marzo.

• Las empresas constructoras con 500 o más empleados son las más afectadas por la actual coyuntura, registrando una contracción del 47,6% interanual y ubicándose en el menor nivel de la serie que inicia a mediados del 2010. 

• A nivel territorial, las grandes jurisdicciones impulsaron el empleo sectorial a la baja con una caída del 6,2% mensual, lo que representa un ritmo de disminución 2,6 veces superior al verificado en las Jurisdicciones más pequeñas del resto del país. 

• Algo más de un cuarto de los distritos que conforman el territorio nacional verificó un volumen de puestos de trabajo registrado que representa el menor nivel de la serie para un mes de marzo. 

• La media de las remuneraciones percibidas por los trabajadores registrados en la industria de la construcción se ubicó en $38.947 en marzo de 2020. Con un incremento del 49,9% interanual, el ritmo de crecimiento resulta ser el más moderado desde junio de 2019. 

• En abril de 2020 se registraron 23.401 empleadores en actividad en la Industria de la construcción, un 3,7% menor que un año atrás. Esta es la tasa de caída más pronunciada para un mes de abril desde el año 2015. 

• El número de empleadores del sector descendió en las grandes jurisdicciones un 3% interanual mientras que en el resto del país disminuyó un 5,1%.

• En 22 provincias del país la cantidad de empleadores resultó inferior a la de un año atrás, con las únicas excepciones de Neuquén y la Ciudad de Buenos Aires.

Consumo de cemento

El consumo de cemento reflejó de manera crítica los efectos de la cuarentena extendida que comenzó formalmente el viernes 20 de marzo. La caída interanual registrada durante abril alcanzó el 55,2%, superando así la baja del 46,6% de marzo. Como se mencionara en el Informe anterior, son magnitudes de descenso ni siquiera observadas durante el pico de la crisis económica nacional de principios de siglo. En consecuencia, se agudiza la crisis sectorial que ya en febrero, antes de iniciada la cuarentena, mostraba una contracción interanual del 25,5%. 

En términos absolutos, las poco más de 400 mil toneladas consumidas durante el mes de abril representaron un nivel que, en lo que va del siglo XXI, resultó tan sólo superior al de iguales períodos de 2002 y 2003, cuando había tenido lugar una merma interanual del 38,5%. 

La contracción relevada acentuó sus diferencias según el tipo de envase de que se trate. Así, mientras que el consumo en bolsa disminuyó su tasa de caída interanual (del 36,8% en marzo al 30% en abril) la del realizado a granel se aceleró al 87,4% (-58,2% en marzo). Fenómeno que ya no se explica por un factor de "oferta" (la imposibilidad de operar de las plantas productoras) sino por las limitaciones existentes para la puesta en marcha de las obras. 

Mirá el informe completo haciendo clic aquí

Esta nota habla de:
Más de Economía