¿Por qué en medio de la pandemia los chilenos van a las urnas?

Tras el estallido social que se generó en octubre del año pasado, una de las respuestas que entregó el Gobierno de Sebastián Piñera es el llamado a un plebiscito para determinar si se modifica o no la Constitución.

Tenía fecha para el 26 de abril, pero el estallido de la pandemia de coronavirus obligó a postergar el proceso para este 25 de octubre. Mañana los chilenos irán a las urnas para definir si se modifica o no la Constitución.

El llamado a esta consulta popular vinculante fue la respuesta de Sebastián Piñera al estallido social que se generó en octubre del año pasado. Pero qué es lo que se vota.

Lo que se vota es el apruebo o el rechazo para el inicio de un proceso para tener una nueva Constitución y cómo se hará en caso que gane la opción del cambio de la carta magna.

En las urnas habrá dos papeletas. La primera cédula tendrá la pregunta sobre si desea usted darle el vamos al proceso, y las opciones serán "Apruebo" o "Rechazo". 

La segunda papeleta, en tanto, le consultará sobre cuál prefiere que sea el órgano a cargo de redactar una nueva Constitución en caso que triunfe el "Apruebo".

En ese escenario, las opciones son dos: una convención constitucional (conocida también como convención constituyente) o una convención mixta.

La convención constitucional estará integrada por 155 miembros los cuales serán 100% electos por la ciudadanía el 11 de abril de 2021, misma fecha contemplada para la elección de alcaldes, concejales, consejeros regionales y gobernadores regionales.

En cambio, la convención mixta estará integrada en un 50% por parlamentarios y un 50% por ciudadanos electos a través de votación popular, de la misma manera que los miembros de la convención constituyente. En este caso serán 172 los integrantes: 86 parlamentarios y 86 ciudadanos electos para este efecto.

En la composición ningún género podrá tener más de un 50% + 1 de la instancia o, llevándolo a números, podrá haber un máximo de 78 hombres o mujeres electos. Adicionalmente, se destinarán cupos especiales para pueblos originarios.

Sin embargo, esto no quita que el Congreso decida más adelante incorporar la paridad entre sus 72 representantes. Pero hasta ahora no es una certeza.

Sea cual sea la instancia -constituyente o mixta- tendrán un plazo de trabajo de 9 meses, el que será prorrogable por otros tres meses más para presentar una propuesta de nueva constitución, la que después será sometida a un nuevo plebiscito -ratificatorio o de salida- donde el voto será obligatorio.

Se comenzará a redactar la nueva constitución a partir de una "hoja en blanco", es decir, no se tendrá la constitución de 1980 como la base para realizar cambios. Del mismo modo, en caso que no se logre consenso respecto de un punto, no se mantendrá lo establecido en dicha carta fundamental.

En la convención mixta, los 86 representantes del Congreso serán electos por los propios parlamentarios, de acuerdo al peso de las distintas fuerzas políticas en ambas cámaras. En tanto, los otros 86 integrantes de la mixta se elegirán por voto popular, del mismo modo en que se determinarán a los miembros de la convención constituyente.

Esta elección se realizará el 11 de abril y se regirá bajo el mismo sistema con que se eligen a los diputados y diputadas. Esto es un mecanismo proporcional corregido o D 'Hont, donde los escaños se determinan a partir de los votos obtenidos por una lista. 


Esta nota habla de:
Más