Qué hay ahora y qué podría haber en donde funcionó el Autódromo General San Martín

Inaugurado en 1953, remodelado en 1974, en el circuito corrieron a lo largo de 23 años todas las categorías del automovilismo nacional, y además hubo Fórmula 2 Internacional, utilizado hasta 1997, aunque el 29 de octubre del año 2000 se realizó una última carrera. Ese mismo año, la concesión que tenía el Automóvil Club Mendoza expiró luego de 30 años.

Con tramos que son tan solo una huella y otros, en buen estado, la pista del Autódromo General San Martín, al oeste de la Ciudad de Mendoza, yace sin vida, y sin esperanzas de que algún/os empresarios puedan juntar la suficiente cantidad de dinero para resucitarlo, sin la ayuda económica de un Estado que no lo tiene en su lista de prioridades.

Inaugurado en 1953, remodelado en 1974, en el circuito corrieron a lo largo de 23 años todas las categorías del automovilismo nacional, y además hubo Fórmula 2 Internacional, utilizado hasta 1997, aunque el 29 de octubre del año 2000 se realizó una última carrera. Ese mismo año, la concesión que tenía el Automóvil Club Mendoza expiró luego de 30 años.

A la hora de reevaluar su continuidad, la Comisión Deportiva Automovilística (CDA) estimaba que había que rehacer parte de las pistas, justificado en razones de seguridad: a metros de donde se correría a altas velocidades, se expanden los más de 20 barrios que constituyen el complejo conocido como La Favorita.

Se trata de una planicie en las faldas del piedemonte, de unas 100 hectáreas, que luce limpio de ocupaciones todavía, pero imposible de utilizar para los fines en que se usó debido al avance de la maleza y el desgaste total de las instalaciones, derrumbadas inclusive. Se yergue como testigo de la pasión automovilística la torre de control, herrumbrada, en la que aún puede leerse la propaganda que la caracterizó: Vino Toro. No así la zona de oficinas, periodistas, "autoridades y carrera", de la que hay restos testimoniaes, así como del podio. Las instalaciones de boxes con espectacular vista al Cerro de la Gloria y la Ciudad de Mendoza, inexisten, aunque las calles de acceso están recuperables.

Allí, desde hace tiempo, el proyecto del intendente de la Ciudad, Ulpiano Suarez difiere del de los "fierreros" que insisten con que alguien inyecte decenas de millones en reactivar la actividad deportiva. A su idea del Parque Deportivo de Montaña, cercano al lugar, le quiere generar un vínculo que lo una a las nuevas tecnologías, cuyo epicentro es el Distrito 33, el predio que antes ocupara la UCIM con centro ferial, y que a la vez aporte a un eje de control del crecimiento poblacional de la zona.

"Todos los sábados salgo a correr por la zona y el sueño es poder tener en el lugar un parque solar como los del 'primer mundo'", expresó Suarez a Memo al consultarle sobre los posibles usos de esta terraza con vistas espectaculares y un sol impactante sobre la superficie llana pedemontesa. Se trata de un parque fotovoltaico para la generación de energía eléctrica.

Aclaró que "también hace falta plata para lograr esto", aunque habría que superar el obstáculo de que la tierra es propiedad fiscal del gobierno provincial.

"Buscamos preservar el piedemonte, que cumple una función vital en el ecosistema y calidad de vida de la Ciudad. Por eso proponemos actividades recreativas y deportivas de la mano de la sustentabilidad. Por eso, además de promover el uso de la bicicleta y el tratamiento de los residuos sólidos urbanos, nuestro anhelo es generar un parque solar allí y es un terreno especial para ser aprovechado en eso", sostuvo.

El tiempo y la posibilidad de recursos son los que tienen la palabra. Mientras tanto, la zona permanece latente, con La Favorita mordiéndole el contorno y como paso de grupos de familias que residen en los puestos más al oeste de la capital mendocina por donde hasta hace 20 años ebullía la pasión automovilística.

Dónde está

Esta nota habla de: