Los resultados y el voto que premia o castiga

Los oficialismos peronistas perdieron en San Luis, Córdoba, Santa Fe, La Pampa, Santa Cruz, Chaco, Chubut, Entre Ríos, Tierra del Fuego y Provincia de Buenos Aires. En San Juan hubo un virtual empate en territorio ampliamente peronista.

El peronismo no esperaba una derrota de esta dimensión en las elecciones de medio término en todo el país. El mensaje es contundente: si se considera a esta elección como un plebiscito de la gestión, lo perdieron. La consecuencia lógica sería rectificar el rumbo. Sin embargo, en su mensaje al país tras ser golpeado en las urnas, el presidente Alberto Fernández optó por encerrarse en sí mismo y les habló a los militantes, solamente, dándole la espalda al país que le gritó que está equivocado. Y gritó, una vez más, ante el atroz silencio de quienes lo miraban de reojo como telón de fondo: Cristina y Máximo Kirchner, Sergio Massa y Axel Kicillof.

Habrá que hilar fino para conocer qué quiso decir la ciudadanía: si castigó la administración de la pandemia, viciada de privilegios e improvisaciones, además de ideologismo y torpezas; si opinó sobre la inflación indomable y la ausencia de plan económico; si les quiere poner freno a proyectos en los que el Poder Ejecutivo quiere avanzar; o si en realidad cree que se está dibujando una alternativa de gestión al gobierno en otros espacios.

La oposición al kirchnerismo tiene una tarea extra ahora que le fue bien: tener un plan y no lanzarse a la lotería, porque la ciudadanía ha demostrado que no se casa con ninguna idea, que está alerta y vigilante, dispuesta tanto a premiar como a castigar.

Una derrota lógica: ¿hace falta buscar culpables en el peronismo?

Hay también que definir si hay un hilo conductor entre los triunfos no peronistas o si son el resultado de batallas provinciales contra modelos locales que la sociedad creyó que merecen ser superados.

Las Primarias (PASO) representan un canal en donde la gente emite un mensaje votando a favor, en contra o en blanco. Y lo hizo con contundencia. En Mendoza, Jujuy, Corrientes y CABA (y en las peronistas Catamarca, La Rioja, Formosa, Santiago del Estero y Tucumán) el oficialismo provincial fue ratificado por un amplio margen, pero no pasó lo mismo con otros oficialismos, como los de San Luis, Córdoba, Santa Fe, La Pampa, Salta, Santa Cruz, Chaco, Chubut, Entre Ríos, Tierra del Fuego o Provincia de Buenos Aires. En San Juan hubo un virtual empate en territorio ampliamente peronista.

La reacción de cada pieza que conforma el gobierno nacional, el más golpeado en su conjunto, invita a pensar si aumentarán sus esfuerzos para ser más parecidos a sí mismos o si entenderán que tienen responsabilidad en su propia derrota, y no es una cuestión fortuita de sus adversarios políticos.

Ganadores y perdedores de las Primarias 2021 en Mendoza

En ese camino hay un rol que la sociedad no puede dejar de lado: mantenerse activa y participativa, exorcizando el fantasma del ausentismo electoral y la antipolítica que, por cierto, también hay que cargarlos a la columna de los que más perdieron en esta oportunidad.

Esta nota habla de: