El pueblo angustiado y los políticos festejando: 500 invitados para la asunción de Massa

Los argentinos tenemos el estómago en la garganta mientras hace días no hay ministro y ahora nombrarán a Massa como si coronaran a un rey.

Ana Montes de Oca

Desde el entorno de Sergio Massa confirmaron a varios medios de prensa que el acto donde jurará como Ministro de Economía, Producción y Agricultura, contará con más de 500 invitados, como si se tratara de la asunción de un presidente, o de la coronación de un rey.

La política muestra, una vez más, que no sabe, o no puede, o no quiere interpretar eso que los sociólogos del Conicet llaman "clima social" y que los ciudadanos llamamos hartazgo, angustia, incertidumbre, desazón.

En los últimos días hubo varias muestras de cómo ese hartazgo comienza a transformarse en bronca, ya no la bronca que se canaliza en las redes sociales, sino la que lleva a acciones, a la necesidad de gritarles "en la cara" a los políticos, a ver si se despiertan de una vez.

Pero no. Ni siquiera se hacen los dormidos, o los sordos, o los zombies. Directamente enfrentan a aquellos ciudadanos que, desesperados, les piden a los gritos que escuchen. Los enfrentan con ironía, con sarcasmo, con los deditos en "v" (como hizo Grabois) o con manotazos y empujones (como hizo Ginés González García), o con un acto con 500 invitados que actuarán como la hinchada de un club de fútbol. Después no quieren que les digan "casta".

Los videos de los escraches a Grabois y Ginés González García

La Argentina atraviesa uno de los peores momentos económicos y políticos de la historia y es la segunda vez en menos de dos meses que no hay ministro de Economía nombrado durante días, que anuncian que mañana, o pasado, o más tarde comunicarán qué se va a hacer, que comunican y a los días cambian la mitad de los funcionarios y todo empieza de nuevo.

Hay angustia en la población a la espera de resoluciones rápidas, de un rumbo claro, de decisiones, de que se nombre al ministro y empiece a trabajar. La clase política tiene que mostrarse angustiada también, no da para un acto con 500 invitados, ni para cantos, ni para sonrisas de satisfacción ni para palmadas en la espalda.

Esta nota habla de: