Cumpleaños de Facundo Astudillo: Por qué un caso misterioso se vuelve siempre un emblema en Argentina

Este domingo es el cumpleaños del desaparecido Facundo Astudillo Castro. Una vez más se le entrega a la sociedad una desaparición para que lo resuelva sin elementos concretos y más con su fe, prejuicios, amores y odios mientras la verdad cada vez se ve más condicionada.

Hoy es el cumpleaños de Facundo Astudillo Castro. Nada se sabe sobre él aunque se ha liberado al debate público definir qué se cree sobre su destino, tras su desaparición el 30 de abril. Y se vuelve un emblema, una vez más, de ese fenómeno argentino que es la desaparición de personas. Increíblemente para su familia, sus afectos y en general, para todo argentino que no quiera esfumarse de la faz de la Tierra como ha sucedido con tantos otros casos, aun en plena democracia, el Estado, ese "ordenador de las cosas", parece preferir en ciertos casos que cunda el desorden y que quede para la fe de cada uno resolver hechos a los que se envuelve en un halo de misterio o sobre los que lanza hipótesis para todos los gustos.

Una vez vueltas emblemas, las personas, esos seres humanos que "desaparecen" en un acto que todo el mundo sabe que no puede suceder, todo resulta opinión y muy poco, certeza. Cada quien teje su argumentación influenciada por sus creencias, amores, odios, sensaciones. Y si es que alguna vez apareciera y se dieran elementos científicos que explicaran su ausencia, todo el mundo seguirá creyendo su historia, como si la humanidad jamás hubiese salido de un cono de superstición.

Por supuesto, tanto esfuerzo por construir un mundo de posibilidades, servirá -como ha sucedido siempre- solo para encubrir a culpables y/o responsables. Es aquí cuando el Estado de Derecho debería mostrarse íntegro, corporizarse, exorcizando a todos los fantasmas y poniendo la fuerza de la ciencia a disposición de la verdad.

Facundo Astudillo, que hoy no soplará las velas de su cumpleaños, como bien lo describiera en Memo el abogado Carlos Varela Álvarez, es hoy un emergente de tantos otros casos. Pero hay un agregado autoritario que es la sociedad democrática la que no debe dejar pasar desapercibido: lo que pasa en varias provincias argentinas con el excesivo celo por la cuarentena y la normativa autoritaria que emana con la excusa de "protegernos" de un virus. 

Ese abuso de la fuerza y la transformación de la autoridad en autoritarismos de diversa escala, está torturando, privando de la libertad y hasta matando, de una manera absurda, vil, pero además, con justificaciones ridículas de fondo que paralizan a la sociedad, a mucha gente por el simple hecho de salir a la calle. Probablemente el paso del tiempo nos permita ver en perspectiva con otros ojos esto que ahora ni siquiera parece conmover, y que ya tiene muertos en Córdoba, San Luis y vaya a saberse en dónde más.

Las desapariciones tienen que dejar de existir y las muertes, deben ser esclarecidas. Deberíamos confiar en las fuerzas policiales y en la Justicia y no dejarnos guiar por sabuesos o buitres, sino adivinadores y manosantas que, por supuesto, tampoco faltan en el contexto actual y que nos acuestan sobre el pasado en lugar de indicarnos un camino hacia el futuro.

Hoy, recordando a Facundo Astudillo solo reclamamos que aparezca y que la verdad sea expuesta, cualquiera resulte que sea. Y con él, que haya justicia en todos los casos de abuso policial que se están produciendo.

PS: Acompaña a esta nota una imagen fuerte, polémica si se quiere, que resume en cierta forma la puja entre mito y realidad cuando esta última es condicionada al "misterio" encubridor y negador de justicia.

Esta nota habla de:
Más
"Iván, ya vuelvo" o quién apagará las velas el próximo domingo 23-A

"Iván, ya vuelvo" o quién apagará las velas el próximo domingo 23-A

El abogado Carlos Varela Álvarez y numerosas preguntas que hay que hacerse en torno a la desaparición en plena democracia de Facundo Astudillo Castro. El caso de Iván Eladio Torres en Chubut y todos los otros: la gente no "desaparece" por sí sola. Invitación a compartir el rostro de Astudillo.
No son excesos, es la "nueva normalidad"
C. Varela Álvarez

No son excesos, es la "nueva normalidad"

"Hoy nos convoca Facundo Astudillo Castro, desaparecido en pandemia, y lo que necesitamos son también respuestas serias y transparentes. Un desaparecido, un ausente que no puede defenderse, y que desde su silencio nos interpela, será siempre a pesar de lo que se piensa una luz que alumbra directo a nuestras conciencias e ideas".