Vavrik, el dirigente que dejó de lado el berrinche para reclamar que aparezcan estadistas

El presidente de la Cámara de Comercio de General Alvear superó los límites geográficos de su municipio y de su cargo al ofrecer un fuerte discurso finamente identificado con las ideas alberdianas de libertad. Qué dijo y qué reclamó, más allá de la tradición "pedigüeña" y por qué su mensaje es refundacional para un nuevo rol de los empresarios en la política.

El discurso de los anfitriones del almuerzo de la Fiesta Nacional de la Ganadería de las Zonas Áridas este año fue diferente. A la tradicional enumeración de reclamos, el presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Alvear, Andrés Vavrik, le sumó una característica propia que no se copia ni se imita: su liderazgo y conocimiento en términos económicos y políticos.

Empezó por él y su sector: ofreció un diagnóstico y trazó un camino político que marca una nueva actitud de los empresarios que no se entregan al poder de turno para conseguir beneficios, sino que interpelan la realidad y a sus protagonistas, reclamándoles libertad para crecer sin límites, cepos ni prejuicios.

Así, luego de cumplir con el ritual de los reclamos que hasta ahora eran lo medular de estos discursos, en una puja entre ruralistas y Gobierno que se repetía año tras años, Vavrik ofreció un mensaje de claro corte político, en un tono poco habitual en donde defendió el libre mercado, la democracia activa y criticó los condicionantes que desde sectores del poder se ponen a la actividad privada.

Los pedidos y reclamos del sector productivo en la Fiesta de la Ganadería

Con su mensaje dio vuelta una página, la de los "berrinches" para reclamar actitudes de "estadista". Y dio el ejemplo él mismo, a la vez que lo reclamó al resto. Contó su teoría personal: "Empezamos a convertirnos en adultos cuando tenemos la capacidad de aceptar sin rencores, que aquel reto o penitencia que nos impusieron nuestros padres o tutores en un momento determinado de nuestra niñez o adolescencia, no fue más que un acto de amor y responsabilidad para ayudarnos a convertirnos en mejores personas".

Vavrik hizo una convocatoria al cambio real y dio cuenta de su balance de la Argentina actual, cuando enumeró que hoy las políticas en marcha producen lo siguiente, tetualmente:

- Discrimina provincias,

- Expulsa a los más capaces y audaces,

- Detesta el mérito,

- Normaliza y romantiza la pobreza,

- Confisca a los más eficientes,

- Castiga al campo que la hizo grande,

- Relativiza la propiedad privada,

- Insiste con modelos obsoletos, encerrada en una discusión que para el mundo terminó el 9 de noviembre de 1989. Se sigue tapando los ojos para no ver la catástrofe cubana, la destrucción de Venezuela y el sufrimiento de su pueblo.

Empezó el discurso recordando que "en el 2023 se cumplirán 40 años de democracia ininterrumpida" y postuló "la imperiosa la necesidad de refundar nuestra democracia".

"A la vista está que no supimos valernos de todas las virtudes que puede tener este sistema de gobierno para crecer y desarrollarnos como país", dijo Vavrik, pero no solo se enfocó en la dirigencia toda, sino que le dio lo suyo a la ciudadanía en general cuando indicó que "tampoco maduramos como ciudadanos para sacarle el mejor provecho y hoy la mitad de los argentinos son pobres y las proyecciones en este sentido son desalentadoras".

Suarez dijo que Portezuelo es el camino más corto para lograr el trasvase del Río Grande al Atuel

El dirigente alvearense propuso un ejercicio poco común: que cada persona realice una mirada introspectiva para saber cuánta democracia llevamos adentro de cada uno. "Es preciso hacer una autocrítica", subrayó, y empezó por la propia, en nombre del "sector productivo y empresarial" que representaba en ese escenario, ante la mirada y la escucha atenta de cientos de personas, entre ellos, la mayor parte de la dirigencia política de Mendoza y la ausencia de representantes de peso a nivel nacional.

La autocrítica de Vavrik, en claves:

- "Con el paso de los años hemos sido cortoplacistas en las decisiones. Además descansamos al calor del proteccionismo y perdimos la tenacidad y la confianza para competir con el mundo".

- "Esa situación nos llevó por el camino de vivir temiendo lo peor e incluso esperando siempre el colapso, aunque todos sabemos, que más de una vez las razones fueron sobradas para sentirlo así".

- "Como ciudadanos no siempre practicamos el federalismo que tanto pregonamos y sobre todo exigimos".

- "En las épocas de bonanza, siempre miramos como alternativa las grandes urbes y destinos lejanos, olvidándonos del lugar que nos dio la posibilidad de iniciarnos en nuestra actividad, desarrollarnos y crecer".

- "En muchas oportunidades como ciudadanos, votamos con el bolsillo y actuamos de manera individualista y hasta mezquina algunas veces".

La refundación propuesta y la democracia sindical necesaria

Vavrik sostuvo que "para refundar la democracia, debemos tener como prioridad el impacto ambiental y social junto con el económico de nuestras inversiones. Predicar con el ejemplo desde nuestras empresas, nutrirnos de autoridad moral".

El discurso completo de Suarez en la Fiesta de la Ganadería en General Alvear

Asimismo, señaló, textualmente, que "al calor de esta democracia que está cercana a cumplir las cuatro décadas en Argentina, no podemos negar que los sindicatos se transformaron en un monstruo indomable, que están más preparados para impedir y ahuyentar inversiones que defender a sus afiliados".

"Hay que decirlo y sin rodeos: también hay un poco de culpa compartida entre la patronal, la política y trabajadores. Todos hemos contribuido a este problema, y hoy estamos condicionados y débiles", admitió categóricamente.

En este punto, puso sobre la mesa un tema del que pocos se animan a hablar: "Sin una reforma que haga realmente libres a los trabajadores para elegir a quienes los defiendan, difícilmente se podrá cambiar algo".

"Para refundar la democracia -expresó Vavrik- debemos lograr que los gremios se ganen la confianza y respeto de los afiliados. En consecuencia, que los aportes que reciben de cada trabajador sean voluntarios. Como en toda institución, aquí también la renovación permanente es fundamental".

La Justicia que tenemos y la que necesitamos

En otro punto de su afilado discurso, con el que dejó en silencio a muchos políticos presentes, Vavrik dio cuenta de una realidad: "La justicia -dijo- está más atenta a las noticias y vaivenes en el poder político que de la Constitución y las leyes vigentes".

Las imágenes de la paella radical en General Alvear

"Con el paso de los años quedó demostrado que las urnas aceleran o retrasan procesos y fallos", dijo y apuró las definiciones: "Es tiempo de que tengamos jueces que con la Constitución en una mano y el Código Penal en la otra, encierren a los corruptos de una vez por todas y no tengan miedo a lo que pase en las próximas elecciones".

Qué Justicia se requiere, según Vavrik:

- "El garantismo logró que muchos ladrones y asesinos disfruten de las calles mientras la gente de bien, que es la inmensa mayoría en este país, ya no tengan rejas, alarmas, ni blindajes que los refugien".

- "Necesitamos procesos judiciales más ágiles y leyes que protejan a las víctimas. Todos los argentinos nos sentimos inseguros y desamparados, viendo cómo se discuten los derechos humanos de violadores, asesinos y ladrones mientras las víctimas de la inseguridad no encuentran consuelo y quedan condenadas a una vida dominada por el miedo".

- "Refundar la democracia también es devolverle la dignidad y el respeto que se merecen nuestras fuerzas de seguridad, con normas que los hagan sentir respaldados".

Sistema electoral y ajuste político

Ante prácticamente toda la dirigencia política de Mendoza, el titular de la Cámara de Comercio de Alvear les avisó que "los partidos perdieron la capacidad de atraer militantes o afiliados que compartan sus propuestas, sin ofrecer a cambio un trabajo o cargo en el Estado".

"Llegaron al punto en que priorizan más la contienda electoral que los destinos del país", les dijo en la cara. Y los evaluó: "El ganar o ganar se volvió la razón de su existencia y eso también los llevó a olvidar las doctrinas y perder identidad., ya no hay reparos a la hora del destrato a las bases".

La lista de los empresarios se relanza y forman el espacio "Mendoza Ya"

Desde su punto de vista, "el sistema electoral evolucionó, pero de la peor manera". Y justificó sus dichos en que "estamos en una situación en que un distrito electoral del conurbano bonaerense inclina la balanza para elegir un gobierno que luego debe dirigir los destinos de un país de 2.780.000 km2".

"Todavía tenemos listas sábanas y candidatos testimoniales", lanzó a pocas semanas de una elección en la que eso quedará corroborado en los hechos.

Vavrik sostuvo al respecto que:

- "Llegamos al extremo de que confiamos ciegamente en un jubilado octogenario para que utilice un cajero automático o efectúe operaciones por medios de pago electrónicos para disponer de sus haberes".

- "Sin embargo, para el sistema electoral, aún no tenemos la capacidad para ingresar a una pequeña sala y elegir 10 candidatos por medio de un sistema electrónico o marcar al candidato de nuestra preferencia en la boleta única y meterla en un sobre".

Una vez más, la tercera en su fuerte mensaje ciudadano, pidió "refundar nuestra democracia" y avisó que eso "requiere por lo menos, que avancemos a la boleta única de papel en todo el país".

Iannizzotto, candidato al Congreso: "Mendoza podría ser una provincia ganadera"

"Es hora de tener un Estado ágil, viable y sostenible. Hoy en día el tamaño del aparato estatal en todos sus ámbitos, es una bomba de tiempo", alertó, esta vez, desde un atril, aunque antes lo ha señalado en las redes sociales o protestas del sector que representa ante los encierros abusivos de la pandemia por ejemplo, realizados por San Luis.

Provocación a hablar de la economía y su manejo

"Estamos condenados a tener inflación y condicionamientos por deuda externa y deuda pública si no corregimos el gasto", dijo al meterse en las cuestiones económicas que atañen al gobierno nacional, que no se hizo presente en esta edición de la mayor celebración de la Ganadería de las zonas Áridas.

Dijo entonces que "el déficit fiscal se corrige con una palabra que lamentablemente demonizamos por mera conveniencia electoral: esa palabra se llama 'ajuste'". "¿Se animan a que perdamos el miedo a hablar de ajuste?", provocó, para luego definir que "ajustar no implica salir mañana a despedir a mansalva a los empleados del Estado".

Propuso "idear un plan, por ejemplo a 10 años, en el que todos acordemos que no se reemplazará a nadie por renuncias, jubilación o fallecimientos".

"Ajustar -expresó- no significa privar de educación, seguridad y salud a la sociedad. Ajustar no es sinónimo de recortar las obras de infraestructura necesarias para el desarrollo".

¿Por dónde empezar? Vavrik cambió el rumbo de los discursos de los últimos años, en donde solo se reclamaban cosas que la política prometía e incumplía.

En una Mendoza en la que los políticos se negaron a discutir la reducción de su propio gasto, tal como lo planteara el gobernador Rodolfo Suarez con la "reforma institucional", el dirigente le avisó a la dirigencia que lo escuchaba que pueden empezar desde ahora mismo, sin necesidad de aprobar ninguna ley.

¿Cómo? De la siguiente manera:

- "La Legislatura y el Congreso, los Concejos Deliberantes, el Poder Judicial y los Poderes Ejecutivos (nacional, provincial y municipal) podrían prescindir fácilmente de asesores, secretarías, contratos, viáticos, entre otros tantos gastos, y no variaría un ápice el trabajo que deben desempeñar".

"Hay que predicar con el ejemplo, el ajuste debe empezar por la política", les dijo.

Y concluyó:

- "Necesitamos políticos que actúen guiados por un sueño, el anhelo de que dentro de 20 o 30 años serán recordados con sumo respeto y admiración por las reformas y cambios de rumbo que supieron llevar a cabo y no actúen solo por la inmediatez y frialdad de una encuesta. ¿O por qué no? Ser reconocidos por haber sido opositores responsables y patriotas que jamás se rebajaron a chicanear cuando se trataba de políticas de Estado".

- "Necesitamos ciudadanos capaces de entender que es necesario estar dispuestos a sudar y sacrificarse por el bien de sus hijos y sus nietos. Por supuesto que todos tenemos derecho a disfrutar el presente, pero debemos tener claro que a la tumba solo nos llevamos el traje (con suerte) y que no hay tesoro más grande para el ser humano, que el de ser bien recordado por los que vendrán".

- "Que seamos todos responsables de enseñarle al más necesitado que el político que le cambia mercadería o un colchón por un voto, solo le está demostrando su incapacidad para mejorarle la situación con trabajo y dignidad".

- "Nuestros políticos y nuestros dirigentes en general, no nacen de un repollo, salen del seno de la sociedad, por eso, ser mejores personas ahora no es una opción, debe ser nuestra obligación".


Esta nota habla de: