Gobernar es gestar soluciones

Consideraciones sobre la carta que los senadores del Frente de Todos enviaron a la directora del FMI.

Grupo Olascoaga

La carta de los senadores del Frente de Todos al FMI sobre el acuerdo que está gestionando con el Poder Ejecutivo fue a nuestro criterio inoportuna e inconveniente.

El acuerdo en este estado resulta indispensable para continuar con un proceso de estabilización de las variantes económicas para evitar una devaluación que agravaría la ya difícil situación.

Los argentinos en su mayoría nos votaron como fuerza política para gestionar soluciones que el anterior gobierno no había podido encontrar, si las hubiera encontrado hoy el presidente sería Macri.

Insistimos, el acuerdo es imperioso y tiene un solo gestor el Presidente y su ministro. Confiamos que no será cualquier acuerdo, sino aquel que podamos cumplir.

La carta completa de Cristina Kirchner y sus senadores a Georgieva, del FMI

El análisis que realizan los senadores sobre la génesis del acuerdo con el FMI y sus motivaciones las compartimos. Lo que no podemos compartir es que desde su propia fuerza política se introduzcan elementos innecesarios para la negociación en cuestión.

Lo que se discute, insistimos en tiempos dramáticos para el país, es la postergación de los próximos pagos fundamentalmente y las condiciones para que los mismos puedan realizarse.

Gobernar es gestar soluciones no explicar la historia, ni mucho menos decir como hubiera sido mejor si algunos hechos no ocurrieran.

Por lo dicho, esa carta no ayuda para nada. En todo caso si algo tenían para decirle los señores senadores al Presidente sobre el particular sobraban las instancias no públicas para hacerlo.

Así se hace en los equipos y corresponsables de un gobierno que se ayudó a gestar.

Marcos López, Martín Lafalla 

Esta nota habla de:
Más de Opinión
Qué atenta contra el comienzo de clases presenciales el 1 de marzo
Fin del encierro

Qué atenta contra el comienzo de clases presenciales el 1 de marzo

Es incompatible de cabo a rabo con la realidad el estricto protocolo "soviético" que el Ministerio de Educación pretende que se cumpla en las escuelas para las clases presenciales. El laboratorio porteño empieza a recibir propuestas desde las provincias que viven la experiencia de gestionar las escuelas.