Jaliff y Petri: cómo prescindir de dos "imprescindibles"

Juan Carlos Jaliff trabajó con los cinco gobernadores radicales que hubo desde 1983 y es una persona de consulta no solo de los radicales. Luis Petri, de otra generación, ascendió rápidamente y ahora quedó afuera de las listas.

Uno tiene más antigüedad en la política y se había vuelto una especie de "Google" viviente en torno a qué, cómo y cuándo hacerlo en la gestión y en la Legislatura. El otro, pretendía encabezar una renovación dirigencial y lo hizo sumando protagonismo en su cargo en Buenos Aires.  Ninguno integrará las listas en las futuras elecciones.

Juan Carlos Jaliff dejará de tener cargos legislativos por primera vez en 12 años. Lo había anticipado en una entrevista carpool con Memo en enero de 2020. En aquella oportunidad pocos le creyeron: "Supongo que ya se acerca a su fin mi carrera política. Aunque a la política uno nunca la deja... Pero así, en esta función de legislador creo que llega a su fin. Me siento bien, intelectual y físicamente, gracias a Dios, pero bueno, todo tiene su fin", dijo.

Este sábado empezó a despedirse cuando vio que su partido cerraba las listas sin que su nombre figurara. "No pedí mi reelección ni la pretendí", le dijo a Memo.

Luis Petri, por su parte, después de haber cobrado un protagonismo en temas de institucionalidad y seguridad, fue mirado por el radicalismo como un ajeno. Hasta llegaron a pretender que el PRO -y no su partido- lo "ubicara" en las listas, cosa que jamás pasaría ni sucedió. "Trabajaré desde el llano", fue lo único que le dijo a Memo este sábado.

A diferencia de otros casos, no hubo chances de seguir circulando en cargos legislativos, ya que no se lo ofrecieron. Tampoco quiso "bajar" a la Legislatura, la única opción que le dieron, por ejemplo, a otra legisladora nacional que pretendía la reelección, Claudia Najul, o cambiar de Cámara como sucedió con las principales figuras como Alfredo Cornejo y Julio Cobos, y también con Pamela Verasay.

Petri intentó renovar la política y le dieron la jubilación anticipada. 

Jaliff trabajó con los cinco gobernadores radicales que tuvo Mendoza desde 1983 y es una persona de consulta no solo para los radicales.

Son dos -entre muchos probablemente menos conocidos- que ya no estarán y que en muchas ocasiones se los etiquetó como "imprescindibles", pero de los que prescindieron finalmente, en esta oportunidad. Demostrarán que "hay vida política fuera de los cargos políticos" o por lo menos, a ese desafío se enfrentan.

Esta nota habla de: