De qué lado está un Duhalde que no para de golpear: "Mi impresión es que el Presidente está grogui"

¿Es posible que un gobierno, como el de Duhalde, que nació de un incendio, ofrezca sus servicios como bomberos? Volvió a atacar. ¿Al Presidente y su partido o ala institucionalidad, como en 2001? "Mi impresión es que el Presidente está grogui, no contesta, como estuvo De la Rúa en un tiempo, como estuvo Duhalde cuando gobernaba", dijo hablando de sí mismo en tercera persona.

Eduardo Duhalde fue presidente aun perdiendo las elecciones presidenciales. En 1999 fue derrotado por Fernando de la Rúa. Pero el caos generado por múltiples causas en el año 2001 llevó a que el presidente elegido democráticamente tuviera que renunciar, luego de que Cristina Kirchner le diera un ultimátum y las calles se llenaran de protestas y sangre. El propio De la Rúa le contó al autor de estas líneas en una de sus últimas entrevistas que escribía un libro (que nunca vio la luz) sobre como Duhalde y radicales como Raúl Alfonsín complotaron para que cayera su gobierno, tras negarse a ocupar lugares en el Gabinete y recomponer la situación desde adentro. Tras una sucesión de presidentes interinos, Duhalde cayó parado: fue elegido por el Senado ante la vacancia presidencial, aun cuando la gente le había votado en contra.

Duhalde es un prestidigitador que siempre está en el centro de la escena. Cuando hay que ser socialcristiano, él lo es. Cuando la cuestión pasa por ser socialdemócrata o de "centro -centro", levanta la mano y recurre al armado, inclusive, de agendas internacionales. Aun hoy, a los 78 años, sigue generando problemas a la política. Alberto Fernández lo invitó al menos en cinco oportunidades a dialogar, pero todo indica que Duhalde, más allá de sus primeros mensajes esperanzadores, no consiguió algo que le habría pedido, porque hoy ya dio su segundo golpe fuerte contra el Gobierno: "Mi impresión es que el Presidente está grogui, no contesta, como estuvo De la Rúa en un tiempo, como estuvo Duhalde cuando gobernaba", dijo hablando de sí mismo en tercera persona. Antes, había pronosticado un golpe de Estado y, ante la repercusión, dijo que había sufrido un "brote psicótico" al decirlo. Sobre sus declaraciones de hoy no hay diagnóstico médico, pero la política lo toma con menos seriedad, conociendo que podría tratarse de una afección sanitaria.

Duhalde arrancó bien, como en los viejos tiempos, con Alberto Fernández. Ahora golpea fuerte.

Pero de todos modos, hay un componente de realidad en sus declaraciones. Tal vez las pastillas o su ausencia hagan que el tono de sus declaraciones sean más impactantes, pero es verosímil que hable en tono crítico, ya que su afán de ser "garantía de la paz social" no es una alucinación sino una oferta de servicios que hace el grupo que integra.

En 1998 Duhalde junto a Cristina Fernández de Kirchner, Néstor Kirchner y Alberto Fernández, crearon el Grupo Calafate, un think tank peronista que tuvo como fin generar una alternativa crítica del menemismo, que desempeñó un papel importante en las campañas electorales de Duhalde en 1999 y Kirchner en 2003. Es parte del asunto, o cree serlo y probablemente siga reclamando el reconocimiento por haber construido aquella década de poder que desencadenó que la expresidenta eligiera como Presidente para acompañarla como Vice a ella.

Duhalde lidera ahora -aunque desde hace tiempo- un grupo de poder vinculado al campo y que comparte con los mismos radicales que le jugaron sucio a De la Rúa. Se trata del Movimiento Productivo Argentino (MPA), que viene proponiéndoles a las provincias convenios de asesoramiento para que no haya estallidos sociales. ¿Es posible que un gobierno, como el de Duhalde, que nació de un incendio, ofrezca sus servicios como bomberos? Sí. En agosto (el 21) Duhalde reunió en el MPA a numerosos líderes religiosos bajo una consigna: "Ser garantes de la paz social y del diálogo en nuestro país". Con ese "equipo" en juego, le arrancó uno de sus convenios a Axel Kicillof, vinculados en este caso a la "promoción de la producción".

Fueron parte del encuentro el gobernador Axel Kicillof y el ministro del área Augusto Costa, junto a Duhalde y Carlos Ramón Brown, presidente y Director Ejecutivo del Movimiento Productivo Argentino.

Ahor consideró que Fernández podría ser víctima de "los problemas e impactos psíquicos que tiene un presidente" cuando administra una crisis. "En un momento no contestan. Son tantos los problemas e impactos psíquicos que tiene un presidente, que llega un momento en que, bueno, tiene que buscar ayuda", dijo durante una entrevista por Radio Rivadavia, en la que calificó a su análisis como "la explicación más benigna" que él haría sobre el jefe de Estado.

En su nuevo golpe dijo ahora que se trata de "un Gobierno que no entiende y que no sabe que la gobernanza en crisis es absolutamente distinta a una gobernanza en tiempos normales o cuasi normales. No lo ha entendido nunca, por eso arranca con 22 ministerios".

"Él no estuvo en el poder. Estar en el poder es otra cosa. Él fue acompañante. El poder es toma de decisiones, manejar eso como tema central", dijo Duhalde hoy, poniendo en duda la capacidad y formación del Presidente.

En su opinión, el gobierno actual está "dispersando energías atendiendo 10 temas a la vez, sin arreglar ninguno". Citó como ejemplo su gestión como presidente tras la crisis de 2001. "Cuando asumimos, decidimos solo tres objetivos básicos" y "de los demás, como tierra, corrupción y adicciones, ni siquiera me acordé".

criticó al Gobierno por tener a sus funcionarios "ocupados con temas del pasado", lo cual "es un absurdo, una tontera y una locura". "El pasado es inmodificable", dijo y aconsejó que a los dirigentes "habría que prohibirles hablar del pasado".

¿Está Duhalde sumándose a la oposición o les está robando las banderas para dejarlas del mismo lado del Gobierno, como un peronismo que contenga a conformes y disconformes? ¿Está enojado o enfermo? ¿O es el más vivo de todos los políticos y logra armar un grupo de poder a su alrededor, generando estas tensiones?

No lo sabemos, pero desde el peronismo tampoco y no saben si atacarlo o esperar callados un desenlace.

Lo que una ciudadanía que está siempre propensa a amar/odiar, apoyar/criticar que a los análisis mesurados, debe buscar, es un punto de apoyo para saber si en definitiva Duhalde es parte de un juego inocente de poder, o le está haciendo daño ya no solo al Presidente que es de un partido, sino a la institucionalidad, una vez más.

Esta nota habla de:
Más
El video completo con las insólitas profecías de Duhalde
Sugirió que habría un golpe

El video completo con las insólitas profecías de Duhalde

"Es ridículo que piensen que va a haber elecciones", lanzó el expresidente, que consideró que el próximo año podría haber un golpe a raíz del "cansancio de la gente". "Las instituciones más ponderadas hoy son las Fuerzas Armadas", completó.