El retorno de Lafalla, las reacciones ante Milei, el concurso de imagen de radicales y perlitas de la política mendocina

Algunos de los datos que surgieron en una semana en que la política mendocina apretó el acelerador, cuando todavía el destino electoral está muy lejos.

La política mendocina está sufriendo transformaciones.

Nada de lo que sucede es definitivo. Ninguna fotografía tomada hoy tendrá validez plena a la hora de votar el año que viene.

Es que las fuerzas políticas se están reconfigurando y, en esa tarea, crujen.

Algunas acciones se han acelerado en la semana que pasó y empiezan a darle energía a un año en que no hay elecciones, pero que parece más político que el anterior y quién sabe, en torno al que vendrá, en que se cambiará todo el gobierno, nacional, provincial y los municipales.

Emergen una serie de posicionamientos y exploraciones:

- "Lafalla soy yo". Mientras el exgobernador Arturo Lafalla se liberó de la responsabilidad de estar vinculado al siempre pícaro Alejandro Cazabán, más abogado que dirigente político, que se fue con De Marchi, está sumando desde su club "Grupo Olascoaga" a los peronistas que no son kirchneristas. De algún modo, lidera lo que podría encuadrarse, aunque no les guste el etiquetamiento porque resulta un lastre, con Alberto Fernández frente a la embestida poderosa de Cristina Kirchner, que reagrupa a su tropa verticalista con la vieja marca de "Unidad Ciudadana". Fue Matías Stevanto quien, en diálogo con el programa "Te digo lo que pienso" por radio Nihuil, lanzó una serie de candidato posibles para la próxima elección que, como los veteranos recordarán que diría Berugo Carámbula, "Alcoyana, Alcoyana", coindicen con el lafallismo resucitado (ver aquí). Allí abrevarían los hermanos Bermejo (los Kennedy del peronismo maipucino) y muchos otros que buscan sombra por fuera del paraguas de Anabel Fernández Sagasti.

- El Partido K. Los kirchneristas han echado mano una vez más al sello Unidad Ciudadana, luego de que La Jefa lo hiciera en el Senado de la Nación al inventarse una fractura de bloque para sumar adeptos al control del sistema judicial con el que tiene deudas pendientes. Ya hay bloques de concejales que vienen pegando las viejas calcomanías con aquella franquicia electoral con la que participaron en las elecciones de 2017. Y sus principales referentes no se olvidan de recordarlo en sus cuentas en las redes sociales:

- Todos tocan al "Milei de la suerte". Con la llegada de Javier Milei a Mendoza, muchos se acercan a él cual talismán, para no perder lugares que ya tienen en el poder o bien, para conseguir los que otrora ostentaron y la ciudadanía les quitó al no votarlos. En este punto, lleva la delantera el Partido Demócrata. Pero no se escapan muchos otros: en el peronismo ya usan la palabra "casta" como si la hubiera inventado Perón (y hasta deben creerlo así) y una de sus múltiples versiones, la del médico Jorge Pujol, ya mira con cariño a El Peluca, tal como lo dio a entender en sus redes, luego de pasar por Sergio Massa, José Manuel de la Sota y Alberto Rodríguez Saá en la última elección. Es el caso de dos macristas que se odian: Omar de Marchi salió a defender a Milei en las redes porque la Bolsa de Comercio no le prestó el local para un acto político, aclarando que nunca lo ha hecho ni lo hará, y el diputado anarco capitalista se lo agradeció en Twitter, el vínculo elegido para tratearse, por ahora. La otra fue Hebe Casado, que acaba de terminar su mandato de senadora, pero tiene una banca virtual en la red del pajarito, en donde permanece incólume con sus planteos y observaciones picantes. Por las dudas, De Marchi -en modo Massa- se fue a Santiago del Estero y no estuvo en el acto de Milei en el Parque O'Higgins: tocó, se fue y dejó picando las pelotas por todas partes.

Los gansos son otra historia. Fue el portal La Izquierda Diario el que repasó el oportuno (¿oportunista?) camino que ha seguido el Partido Demócrata para caranchar siempre algo sin mérito propio más que el de subirse al caballo del comisario del momento. Publicó, textualmente:

"El PD tiene una larga trayectoria en gobiernos constitucionales y de facto. Son parte de las altas esferas de la casta política de la provincia, los sectores y familias conservadoras y tradicionales. Ocupados en posicionarse con apellidos y funcionarios, en los últimos años fueron parte de gobiernos de todo color político.

Se sumaron al gobierno peronista de Celso Jaque(2007-2011). Apoyaron la candidatura de Alberto Rodríguez Saá en 2011. Hasta hace no mucho tiempo eran parte del gobierno de Alfredo Cornejo con Cambia Mendoza, bajo la presidencia partidaria de Balter.

En las últimas elecciones conformaron el frente Vamos Mendocinos junto a la Coalición Cívica de Elisa Carrió. Está vez, Balter no fue candidato y pasó la posta a su hijo Federico Balter.

A un lado de Milei se encontraba Roberto Ajo, actual titular del PD. El lujanino fue funcionario municipal desde 1977. Tuvo cargos como concejal en varias oportunidades, en el ejecutivo departamental en el rol de secretario de Obras y Servicios Públicos durante la gestión de Omar Parisi y ocupó una banca como senador provincial(2002-2006). Su última función fue como secretario legislativo del Concejo Deliberante de Luján donde se jubiló luego de una extensa carrera con dietas de privilegio, como buen exponente de la casta política.

Del otro lado, Carlos Balter, presidente del Partido Demócrata Nacional. Fue diputado provincial un mandato y diputado nacional, dos. Hace unos años contó en una entrevista que inició su militancia cuando "un señor, que era Onganía, se hizo cargo del país en 1966". Con la vuelta de los partidos en 1971, él junto a otros estudiantes universitarios se pusieron a "leer las Cartas Orgánicas y la Declaración de principios para ver cómo era y en qué pensaban" y rearmaron el PD. La preocupación de Balter en su juventud eran los marxistas que organizaban asambleas en las universidad y recuerda aquellos años con nostalgia, "hice la política más linda".

No extraña la melancolía represiva. El PD aportó cuatro gobernadores (e innumerables funcionarios) a dictaduras militares: Francisco Gabrielli (1970-1972), Félix Gibbs (1972-1973), Bonifacio Cijuela(1982-1983) y Eliseo Vidart Villanueva (1983- vuelta a la democracia).

Defensores del ajuste y la represión gobierne quien gobierne y siempre listos para sumarse a quien pueda darles algún cargo. En su universo la libertad solo es para empresarios que llenan sus bolsillos destruyendo el ambiente y precarizando y empobreciendo a las mayorías. Los nuevos aliados de Javier Milei en Mendoza no son más que la vieja casta política con una nueva careta".

Amigos, pero no tanto. De todos modos, la llegada de Milei no solo fue sumar para todos, menos para los organizadores de eventos del PD, sino que se les enojó un amigo y justamente fue el que les dio algún aire en la última elección, Hugo Laricchia, creador del MendoExit e impulsor del partido Éxito. "Ante reiteradas consultas aclaro que ni yo, ni el ·MendoExit participamos en la organización de la venida, ni del acto de Javier Milei a Mendoza. Les deseamos mucho éxito, al igual que a todos los que luchan contra el populismo", dijo en Twitter y se fue a andar en moto por la siguiente ruta Mendoza/Media Agua/Los Berros/Uspallata/CervezaJerome (Potrerillos)/Mendoza.

Las reacciones. Mientras Milei rugía, los radicales armaron varias cosas con triple direccionalidad:

- Posicionamiento interno para definir los nombres de sus futuros candidatos: Aquí, el gran decisor es Alfredo Cornejo y se sabe que optará por aquellos que estén mejor posicionados en las encuestas. Obviamente que tiene a sus preferidos y los apapacha y empuja, pero los abandonará si no miden tanto como quiere, como ya lo hiciera con Martín Kerchner frente a Rodolfo Suarez. Así que todos juegan a su juego y hacen de todo para existir en el imaginario colectivo.

- Respuesta a la llegada de Milei: Generaron un "encuentro federal" de la Juventud Radical con dos intendentes presentes, Tadeo García Zalazar y Marcelino Iglesias. La juntada se hizo en Maipú, organizado por Néstor Majul, que tiene un aparato movilizador importante y ha colocado varios legisladores nuevos. Y estuvo Cornejo. En las fotos distribuidas a la prensa, de todos modos, se ven más "no jóvenes" que jóvenes y el evento sirvió para hablar "contra el populismo" en clara referencia a Milei y, además, celebrar la detención efectiva del exintendente corrupto del peronismo de Guaymallén Luis Lobos y su esposa, Claudia Sgró.

- Hacia afuera. El comité provincial de la UCR armó un nuevo ciclo de encuentros que reemplaza a la visita a la asunción de autoridades departamentales. Frente a las acusaciones de quietismo al gobierno provincial le opusieron el nombre "Mendoza en movimiento", sin vueltas, negando aquello de plano. Fue en el comité y estuvo también Cornejo (Suarez está en Israel) y hablaron Mariana Juri, Víctor Ibañez, Tadeo Grcía Zalazar y Enrique Vaquié.

Orozco, el distinto. El intendente de Las Heras no viene de la política. Es un médico al que conocen, al menos, todos los jubilados de su departamento y no por hablarles de política, sino de salud. Primereó a todos generando un acto masivo en El Challao, el viernes, como respuesta al encuentro "Mendoza se mueve", con la presencia de un nieto de Arturo Umberto Illia, Juan Martín, y se fue de viaje. Esta semana Orozco volverá a demostrar un primereo: prefiere concretar las acciones antes de hacerles propaganda previa. Busca en Alemania apoyo para un proyecto que quienes están a su alrededor creen que lo reivindicará como gestor.

Y mientras Orozco no está... Anabel Fernández Sagasti se metió a la unidad básica del peronismo, partido que preside en Mendoza, para explicarle a la dirigencia partidaria de Las Heras por qué impulsa "un fondo para pagarle al fondo", cosa que va haciendo por los departamentos para mantener despierta a la tropa y, de paso, contar costillas, alinear o detectar desalineamientos y humor interno, ante el conflicto interno que se vive entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner. "Seguimos recorriendo la provincia para conversar sobre el proyecto que crea un fondo en dólares con capitales fugados. Para que la deuda macrista no caiga sobre el pueblo trabajador, sino que la paguen los que se la llevaron afuera ilegalmente", dijo la senadora nacional desde las redes en tono de discurso. Las fotos de su encuentro lasherino:

Esta nota habla de: