Las definiciones clave de la titular de Epidemióloga de Mendoza

Andrea Falaschi es la titular de la Dirección General de Epidemiología y Gestión Integral de la Calidad en Salud del gobierno de Mendoza. Ante la llegada de la segunda ola, dialogó con Memo y brindó definiciones médicas. El peligro de las nuevas variantes y los cuidados recomendados.

La pandemia de coronavirus fue declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 9 de marzo de 2020. Desde ese entonces, se ha pasado por diferentes etapas. Respecto a la actual aquí en Mendoza, para describir situación específica y lugar concreto, lo primero que hay que decir es que estamos atravesando la segunda ola de covid-19.

Así lo confirmó en diálogo con Memo Andrea Falaschi, la titular de la Dirección General de Epidemiología y Gestión Integral de la Calidad en Salud del gobierno de Mendoza. Si bien probablemente ya muchos mendocinos y mendocinas lo perciban en sus entornos personales y laborales, es importante hacer una descripción del momento epidemiológico actual de la provincia.

En ese sentido, Falaschi brindó definiciones médicas, detalló cómo se está trabajando por estos días en la Red de Laboratorios de la provincia (encargada justamente de procesar las determinaciones para, diariamente, conocer la cantidad de contagios) y refrescó cuáles son las recomendaciones sanitarias que hay que tener en cuenta.

Los tipos de testeos y el alta en 10 días

Falaschi explicó en detalle cuáles son actualmente los principales métodos de detección que se están realizando hoy en los distintos hospitales, sanatorios privados y centros de salud de Mendoza.

"Para hacer el diagnóstico de covid-19 hay dos tipos de tests. Uno es el test rápido, de antígenos, y otro es el test de PCR. De acuerdo a los días de síntomas que lleve el paciente, el profesional determina cuál de los dos es el adecuado", comenzó puntualizando la funcionaria, marcando que mínimo deben existir dos síntomas para llegar a tal instancia.

Así, desarrolló que la recomendación es que si la persona está dentro de la primera semana del comienzo de síntomas, lo adecuado es hacerse el test de antígenos. "Si es después del día 7, es mejor la PCR. Ambos se hacen por hisopado y algunos por saliva, pero no lo estamos utilizando mucho aquí. El rápido, el resultado lo tenés en unos 20 minutos. Es similar a un evatest", referenció.

En cuanto al resultado, Falaschi determinó que si la prueba rápida (de antígenos) es positiva, no hace falta confirmarlo por PCR porque tiene validez. "Pero si es negativo, de acuerdo la época epidemiológica en la que esté el paciente, es posible que te pidan un segundo test que es una PCR. Con ello, se confirma verdaderamente el negativo", indicó.

Asimismo, marcando otra de las diferencias que hay del año pasado a esta parte, la profesional comentó que los segundos controles no son necesarios actualmente para dar el alta al enfermo. "Sólo sí a los graves que están en terapia. Pero si no ya se sabe que si sos positivo, contagiás 10 días desde el comienzo de los síntomas. Ya no necesitás al décimo día otro PCR para que te den el alta. Eso está en la norma", definió.

Se duplicaron la cantidad de determinaciones 

Días atrás, en el hospital Español, esta cronista tuvo que realizarse un hisopado que, dicho sea de paso, finalmente dio negativo. Pero, en tal experiencia, desde el nosocomio ubicado en calle San Martín de Godoy Cruz, aseguraron que no pueden realizar más de 25 tests por día porque ese es el número que se les permite desde el ministerio de Salud local.

Consultada respecto a la veracidad del dato, la principal epidemióloga del equipo de Rodolfo Suarez aseguró que se trata de algo que han inventado ellos y que no hay una restricción determinada por parte del Estado mendocino.

"En la provincia está la Red de Laboratorios, que están ubicados en el hospital Central, Lagomaggiore, Notti, Schestakow, Scaravelli y Perrupato. En las clínicas y sanatorios privados, las PCR que ellos toman, los derivan a algunos de esos laboratorios de acuerdo al área de influencia. Eso de los 25 es porque operativamente ellos han dispuesto tal cantidad, pero desde el Ministerio de Salud no se les ha puesto un límite a la toma de hisopado", afirmó Falaschi.

De todas maneras, reconoció que sí existe un límite operativo cuando los resultados llegan a los mencionados laboratorios. "Pasa que, en realidad, no importa porque si tenés más hisopados de los que podés procesar; hacés todos los de ese día y el resto, al día siguiente. No se pierde, se guarda y se hace al otro día", deslizó, sumando que cuando existe ese tipo de demora lo que se hace es aumentar el período de tiempo en el que se da el resultado.

-¿Cuántos tests se están procesando hoy por día?

Hasta la semana del 27 de marzo, veníamos haciendo 1.000 testeos diarios y ahora aumentó al doble. Estamos en la segunda ola, es lo que estacionalmente ha pasado en todos los países. La llegada de los primeros fríos sumada a que las actividades de la gente comienzan a hacerse más en lugares cerrados. Así es que son muy importantes las medidas de ventilación y cuidado de espacios internos. Poner el foco especialmente en eso, que haya ventilación cruzada.

-Las nuevas variantes, ¿son realmente más contagiosas?

-Hay una cepa original, que es la de Wuhan, pero estos virus tienen mutaciones. Cuando hay varias mutaciones, dan origen a las variantes. Esas mutaciones hacen que la cepa sea más contagiosa y que los pacientes tengan una carga viral más alta. Es directamente proporcional, cuando la carga viral es más alta, es mayor la posibilidad de contagiar a otros.

Las variantes o linajes se clasifican con letras y números que tienen que ver con los orígenes de los virus. Después, el nombre del lugar en donde circuló por primera vez, por ejemplo la variante Reino Unido que es la V-1127; la de Manaos, P2; la de Río de Janeiro, la P1, o la Californiana. Todas esas comparten mutaciones que tienen que ver con la proteína estícula, que es la que produce la fusión del virus y por eso es que son más contagiosas.

Lo que hay que tener en cuenta es que estas variantes, además de ser más contagiosas, si una persona va con esta variante a un lugar cerrado, como la carga viral es más alta, es probable que contagie a más cantidad de gente.

Por eso, volvemos a lo anterior, es importante evitar los lugares cerrados, ventilar bien los ambientes, tratar de contener el ingreso de estas variantes que vienen desde el exterior porque una vez que ingresan a una población, si la persona que viene infectada, se queda aislada y no tiene contacto con otras, no hay huéspedes susceptibles para contagiar. Pero si sale, hace vida normal, va a una fiesta, va a contagiar a mucha más gente.

Además, como tienen carga viral alta, se hacen preponderantes después. Como pasó en Brasil con la cepa Manaos; al cabo de un tiempo, tienen no sólo circulación comunitaria si no también preponderante, desplazando a las otras variantes que eran menos contagiosas.

-Las recomendaciones cuidado, ¿siguen siendo las mismas?

-Sí, distanciamiento de dos metros, lavado de mano, tapabocas, alcohol en gel, etiqueta de la tos y si estás enfermo, aislarte. Ahora se hace mucho hincapié en la ventilación cruzada de los espacios. Por ejemplo, en el transporte público lo ideal es que el colectivo lleve las ventanillas de ambos lados abiertas, en una oficina la puerta y la ventana y así. Que el aire circule y no se estanque.

Esta nota habla de:
Más de Covid-19