Renta variable internacional y local

El informe de Balanz sobre renta variable, impresindible para orientarse en el inicio de una nueva semana.

Balanz

La semana que pasó: Reunión de la Fed y el BCE; datos de actividad en América Latina 

Dentro del ámbito internacional, la Reserva Federal incrementó la tasa de política monetaria en 25pbs a 4.75% en línea con las expectativas. El comunicado indicó que esperan continuar subiendo la tasa de política monetaria hasta el nivel lo suficientemente restrictivo como para hacer converger la inflación hacia la meta de 2% de la Reserva Federal. 

La tasa de desempleo en EE.UU. se redujo a 3.4% en diciembre, con una creación de empleo muy por encima de lo esperado. Por otro lado, el Banco Central Europeo incrementó la tasa de política monetaria en 50pbs a 3.0%, en línea con lo esperado. El comunicado señaló explícitamente otra suba de 50pbs en marzo y a partir de ahí el ritmo de los ajustes dependerá de los datos, algo ya esperado por el mercado. Finalmente, la inflación en la eurozona durante enero fue de -0.4% m/m, muy por debajo del +0.1% esperado. 

En la región, las tasas de desempleo de diciembre de Chile y Colombia se ubicaron en 7.9% y 10.8%, y el PBI de México creció 3% en 2022. El déficit consolidado del sector público de Brasil se incrementó 31% en diciembre comparado contra igual mes de 2021. La actividad económica e industrial de Chile cayeron ambas un 1% a/a en diciembre, mejor al -2.4% y -4% esperados. El balance comercial de Uruguay se contrajo 2.5% a/a en diciembre tras aumento de importaciones. La inflación interanual de enero en Lima (Perú) fue de 8.66%, por debajo del 8.97% esperado. El Banco Central de Brasil mantuvo la tasa de política monetaria en 13.75%, aunque mostró un tono duro frente a la inflación. 

En el ámbito local, los salarios crecieron 6.7% de forma interanual en noviembre. 

La semana que viene: Inflación en China; olítica monetaria e inflación en América Latina 

Dentro del ámbito internacional, el foco estará en los datos de inflación de enero en China, a conocerse el jueves. Se espera que los precios no hayan mostrado variaciones contra diciembre, lo que ubicaría la inflación anual en 6.5%. La semana comienza con las ventas minoristas de diciembre en la eurozona, para las cuales se estiman que hayan mostrado una variación de 1.7% a/a, desacelerándose respecto al 2.3% anterior. Adicionalmente, se publicará la confianza del inversor Sentix de febrero en la eurozona, la cual se espera que haya mostrado una mejora de 3.1pp hacia 50.1. El miércoles se conocerán las solicitudes de hipoteca en Estados Unidos. Al otro día, se publicarán las solicitudes de desempleo en este mismo país. El viernes tendremos la encuesta de expectativas de la Universidad de Michigan (febrero). 

En la región, el foco estará en los datos de inflación de enero en Brasil, Chile y México, junto con la decisión de política monetaria en México y Perú. El martes tendremos las minutas de la última decisión de política monetaria en Brasil, luego de que el comunicado mostró un tono fuerte contra la inflación. Esto vendrá acompañado por el balance comercial de enero en Chile. El miércoles tendremos el IPC de Chile, en donde se espera una desaceleración en la inflación interanual hacia 12.1% desde el 12.8% anterior. El jueves tendremos el IPC de enero en Brasil, el cual viene de crecer 5.79% en diciembre, junto con las ventas minoristas de diciembre en este mismo país. También se conocerá el IPC de enero en México, cuya inflación fue de 7.82% en diciembre, junto con la decisión de política monetaria de este país, en donde se espera una suba de 25pbs hacia 10.75% por parte del Banco Central. Este mismo día se espera que el Banco Central de Perú eleve en 25pbs hacia 8% la tasa de política monetaria. El viernes tendremos la encuesta de economistas del Banco Central de Chile junto con las minutas de política monetaria. Finalmente, también se conocerá la producción industrial de diciembre en México, que viene de crecer 3.2% en noviembre.

En el ámbito local, el foco de la semana estará en la producción industrial de diciembre, a publicarse el miércoles. La misma viene de crecer 1.4% de forma interanual en noviembre. También se conocerán los salarios del mismo mes, los cuales mostraron un crecimiento mensual de 6.7% en noviembre, por encima de la inflación. 

Calendario económico: Lo que viene en la semana

Renta variable internacional y local
Renta variable internacional y local

Los datos positivos de inflación en Estados Unidos y la Eurozona junto a las mejores perspectivas de crecimiento globales impulsaron el apetito por riesgo, llevando a la renta variable a exhibir una suba de 9.2% durante el último mes. El último reporte trimestral de perspectivas de crecimiento (WEO) del FMI, mostró un mayor crecimiento esperado para la economía global durante 2023 (2.9%), 0.2pp más que las proyecciones de octubre. Sin embargo, se revisaron a la baja las estimaciones para 2024 (3.1%; -0.1pp) fruto de los rezagos del ajuste monetario. Adicionalmente, la temporada de balances en EE.UU. continúa mejorando el sentimiento del mercado, donde 231 empresas del S&P 500 reportaron resultados y de las cuales un 70% lo hizo por encima de lo esperado. La combinación de los mejores datos económicos, junto a una inflación desacelerándose en EE.UU. y en la eurozona, disminuyen momentáneamente el prospecto de una recesión para 2023. Finalmente, estos factores que impulsaron los índices de renta variable no fueron disuadidos por la Reserva Federal, ya que en la reunión de esta semana, el presidente, Jerome Powell, se mostró despreocupado por el relajamiento de las condiciones financieras y se mostró algo más confiado con la idea de un posible aterrizaje suave de la economía. Esto se evidenció en la suba de 9.2% en el último mes en el índice MSCI World, dinamizado principalmente por Europa (Eurostoxx 50, +12.5%) y seguido por emergentes (+9.4%), mientras que por su lado el S&P 500 exhibió una suba más moderada (+8.9%). 

La recuperación de China resultó ser uno de los factores claves en la mejoría del optimismo global y también el impulso para la suba de las acciones en China (+10.7%). La reapertura de China al mundo luego de las extensas cuarentenas a raíz de la política Covid cero reanimaron las perspectivas de crecimiento global. No obstante, este mayor dinamismo global impulsado por una mayor demanda por parte de China podría volver a elevar los precios de los commodities de energía y metales básicos en un contexto de bajos inventarios, lo que podría traducirse en un nuevo impulso en la inflación hacia mediados de año. En este contexto, el índice MSCI Asia Emergente, subió un 9.4% en el último mes, impulsada principalmente por las subas en Corea del Sur (+15.1%) y China (10.7%). 

En América Latina, el apetito por el riesgo del último rally le dio impulso a la renta variable, a pesar de que los últimos datos de actividad comienzan a exhibir un enfriamiento en la región. El índice MSCI de América Latina mostró uno de los mayores avances (+10.5%) en el último mes, impulsado hacia arriba por México (+14.5%) y Argentina (14.1%) y Brasil (10.8%), mientras que Colombia (+3.1%) y Perú (+1.4%) fueron los únicos dos países que se encontraron muy por debajo de la media de la región. En Perú, este menor dinamismo en la renta variable se encuentra explicado por el deterioro de las expectativas de crecimiento como consecuencia de los conflictos sociales y de la depreciación de 0.2% del sol peruano. 

Hacia adelante, el camino por recorrer luce desafiante, ya que las mejores perspectivas de crecimiento no quitan totalmente la posibilidad de una recesión en 2024. En estos últimos meses el mercado se adelantó de manera muy optimista al fin del ciclo de ajuste de la Fed, aún cuando la inflación todavía no dio el brazo a torcer y posee riesgos de recuperarse en el segundo semestre. En un Balanz Thoughts (aquí) anterior, mostramos que una vez que la Fed realiza la última suba, los activos de renta variable suelen mostrar una dinámica positiva en los meses venideros. Por otro lado, si bien los riesgos de una recesión fuerte parecen haberse desvanecido, tal como ilustramos aquí, desde 1990, el tiempo promedio entre el máximo en la tasa de política monetaria y el inicio de la recesión en Estados Unidos fue de 14 meses. Dado esto, todavía queda abierto la posibilidad de que los efectos del ajuste en la política monetaria dejen cicatrices en el crecimiento económico. Finalmente, los reportes corporativos, si bien mostraron una sorpresa positiva en este earning seasson, los mismos indican una contracción en las ganancias de las empresas del S&P 500 para los próximos dos trimestres. Mirando hacia delante, las acciones de valor continúan resultando más atractivas que las de crecimiento. 

La renta variable local lideró los rendimientos en la región en el último mes. La renta variable local no se quedó al margen de la fuerte recuperación de los activos a nivel global y avanzó 14.1% en dólares, comparado contra el 10.5% de la región (MSCI América Latina). El fuerte impulso que recibieron los mercados emergentes tras las noticias de reapertura en China y la mejora en los prospectos de actividad en los mercados desarrollados se combinaron con valuaciones rezagadas de los activos locales. A pesar de la muy buena trayectoria que mostró el índice Merval durante 2022, ésta resultó ser una recomposición parcial de los valores de 2018, momento en el que alcanzó los 1745 dólares (actualmente en 1326 dólares oficiales), algo similar a lo observado recientemente en los bonos soberanos globales. Por otra parte, el gobierno viene mostrando desde la asunción de Sergio Massa como ministro de Economía un enfoque más pragmático en la resolución de las tensiones macro, donde algunos han logrado su cometido, lo que aminoró las preocupaciones acerca de una radicalización de la política económica. Además, un año electoral complejo desde el punto de vista económico, podría dar espacio para potenciales políticas económicas más pragmáticas post 2023, lo que podría haberles dado un respaldo adicional a los activos locales. 

El buen desempeño del último mes se evidenció en todos los sectores que componen al índice, en donde se destacaron el sector financiero y energía con avances de 27.2% y 13.8% en dólares, respectivamente. El sector financiero recuperó terreno luego de un 2022 en donde se mantuvo rezagado, mientras que energía extendió las subas que viene acumulando de meses anterior, impulsado por un panorama internacional favorable. Este último encontró también un entorno local propicio para respaldar las subas, en donde la producción de crudo alcanzó un máximo de 11 años, según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario. El panorama se presenta igualmente optimista para 2023 ante el avance de proyectos de explotación en Vaca Muerta. Dentro de las acciones individuales, se destacaron los bancos Galicia (+35.8%) y Macro (+38.6%), seguidas por YPF (+21.6%). 

Los ADRs estuvieron levemente presionados por la dinámica del contado con liquidación. El mismo se depreció 3.7%, comparado contra el 5.3% del tipo de cambio oficial, ampliando las ganancias del S&P Merval hacia 15.9% si se mide con este tipo de cambio alternativo. Dentro del grupo de los ADRs, se destacó IRSA con un rendimiento de 48.5%, superando al Banco Macro (32.9%) y Galicia (34.9%). El riesgo país, por su parte, mostró una compresión cercana al 19% en el último mes y se ubica actualmente en 1795 puntos, valores no observados desde julio de 2022, momento en que Martín Guzmán renunció al Ministerio de Economía. 

Hacia adelante, la dinámica de acumulación de reservas, la cual sumó incertidumbres recientemente fruto de la sequía, será clave para el panorama de corto y mediano plazo. La acumulación de reservas encuentra desafíos a través de la sequía, la cual estimamos que tendrá un impacto de 12% en las exportaciones, bajo un escenario moderado, y de 17% en uno severo. Se suma la deuda de importaciones que acumuló USD 5.000 millones en 2022 y que debe ser pagada en el primer trimestre de este año, sobre la cual se sumarán otros USD 4.000 millones en este mismo período, aproximadamente, según nuestros cálculos. El gobierno debería mantener el mismo nivel de pragmatismo para atravesar un año electoral que empezó desafiante de cara a las elecciones, buscando mantener un fino balance entre las metas con el FMI y la elección, utilizando las herramientas de 2022: tipos de cambio diferenciales, control de importaciones e intervenciones del Banco Central en el mercado de deuda, principalmente.

Leé más en Balanz haciendo clic aquí

Esta nota habla de: