Ignacio Morandini, de Informal Wines: "En Mendoza hay pequeños proyectos vitivinícolas que son una locura"

Entusiasmado con la tarea casi artesanal de pequeños productores, Ignacio Morandini, de Informal Wines, cuenta su historia y se proyecta, en este nuevo testeo de Nacho Borrás.

Ignacio Borrás

El vino es un universo que nunca deja de sorprendernos, dentro de este universo tenemos millones de opciones para todos los gustos: cepas, terroir, formas de elaborar, crianza de los vinos, bodegas, enólogos, etc. Y es por eso que es importante comunicar todo de la mejor forma posible. 

Para este domingo elegí poder contarles un poco mas de Ignacio Morandini quien cuenta con un proyecto propio junto con dos amigos, Estanislao Noguera y Gianluca Sance, que lleva el nombre de "Informal".

- ¿Qué te llevo a estudiar Enología?

- La casa de mi abuela queda al lado de la vieja bodega Arizu, de chico siempre pasaba por ahí y me llamaba la atención lo grande que es la bodega y a esto le sumaba las anécdotas de mis bisabuelos contándome sus historias de vida dentro de la bodega. Cuando terminé la secundaria hice pasantías en el laboratorio de la bodega Vistalba. Nunca me voy a olvidar la primera vez que entré a la bodega y sentí el típico olorcito a bodega. Creo que ese fue el momento en el que me termine de decidir que tenía que estar metido dentro de este mundo.

- ¿Qué hubieses sido si no fueras enólogo?

- Antes de estudiar enología hice dos años de Ingeniería Agrónoma, siempre con la intención de dedicarme a la enología. Estando ya en tercer año de Enología, sin antes haber tenido un trabajo fijo dentro de una bodega, trabajaba de mozo en las noches y en el día ayudaba en una droguería como visitador médico. En ese momento hice las pasantías en la bodega Manos Negras y me ofrecieron quedarme como analista de laboratorio. Hoy soy el primer enólogo de la bodega, pero estuve cerca de irme por otro rumbo.

- ¿Cómo ves la vitivinicultura de Mendoza?

- Creo que tenemos un lugar excepcional para la vid, donde se desarrolla cómoda y elegantemente. Tenemos muy buenas universidades de donde salen grandes profesionales, de los cuales muchos entienden muy bien como acompañar a la planta para poder elaborar grandes vinos. Mendoza es potencial en todo sentido con respecto a la vitivinicultura.

- ¿Si tuvieras que elegir una palabra para tu estilo de vinificación cual sería?

- La verdad soy bastante versátil a la hora de la elaboración, no me encierro en una sola manera de hacerlo. En la bodega tratamos de intervenir lo menos posible para que el viñedo se vea reflejado en la copa de vino que vamos a tomar después. En Informal adopté un estilo de elaboración muy tranquila, donde entra la uva un poco antes de su punto máximo de concentración polifenólica y la vinificación es muy poco agresiva a la hora de remontajes y extracción alcohólica.

- ¿Tenés alguien que consideres un mentor?

- Definitivamente, "Colo" Sejanovich es mi mentor. Tuve la suerte de empezar a trabajar con él y hoy seguir haciéndolo. Es una excelente persona además de un gran profesional.

- ¿Si tuvieses que elegir un top 3 de las cepas favoritas cuáles serían?

- En primer lugar, el Pinot Noir, es una cepa increíble, no se deja vinificar muy fácilmente, pero da unos vinos exquisitos. Después el Malbec, cepa característica de Mendoza, es una cepa muy noble que nunca te va a dejar con gusto a poco. Y en tercer lugar podría decir que es el Chardonnay, cepa que permite una gran versatilidad a la hora de elaborar blancos.

- ¿Cuál crees vos que es la forma de ganar más consumidores de vino?

Hoy creo que la gente se ha animado a probar cosas distintas a la hora de tomar un vino. Al estar encerrado en casa por la pandemia creo que las personas aumentaron el consumo de vino y quisieron empezar a conocer pequeños proyectos. La forma de ganar un poco más en el mercado creo que es ofrecerles un momento, que cada botella de vino les genere un momento único. Eso se logra dando un producto con una óptima calidad y con una historia de fondo.

- ¿Crees que la gente se está volcando más a los proyectos más pequeños?

Bueno, justo lo contesté antes (ríe). Sí, yo creo que la gente quiere conocer un poco a los pequeños productores. En Argentina y en Mendoza particularmente, he probado pequeños proyectos que son una locura, hay mucho potencial.

- ¿Porqué creés que la gente busca proyectos más pequeños?

- Los pequeños proyectos se comunican más que nada de boca en boca. Una persona prueba una botella, le gusta y se lo cuenta a su amigo. Como decía recién, hay potencial y calidad en los proyectos mendocinos. Al consumidor le gusta y se anima a conocer un poco mas de todo esto "pequeño mundo".

- ¿Cuál es la mayor dificultad de tener un proyecto propio actualmente y cuál es la mayor ventaja?

- La mayor dificultad sin dudas vine por la parte económica. Es muy difícil conseguir hoy en día un pallet de botellas, una caja de corchos y así con todo. Los costos de elaboración son muchos más altos porque es muy poca cantidad lo que se elabora. La ventaja es que te permite comunicar al consumidor un estilo muy personal de elaboración, te deja relacionarte y moverte en el mundo del vino.

- ¿Qué crees que hace al vino una bebida tan única?

- No creo que sea una sola cosa lo que lo hace único. Es una bebida que refleja momentos, permite que cualquier persona pueda acceder a tener una botella en su casa y disfrutarlo. Cada productor entrega una parte de él para hacer un litro de vino y eso se nota cuando uno lo prueba.

- ¿Si tuvieses que elegir una persona de difícil acceso (un familiar tuyo que no esté, un famoso o un personaje de la historia) a quien elegirías para tomarte un vino?

- Qué buena pregunta. La verdad no podría elegir solo a uno, me gustaría poder tomarme una botella de vino con mucha gente, cada copa compartida te deja conocer mucho a las personas. Para elegir a una persona, creo que sería a mi nono.

- ¿Cómo te ves en 10 años?

- Diez años creo que es mucho tiempo (ríe). Lo digo porque hace tan solo cuatro años atrás nunca me imaginé estar en donde estoy. Siempre doy el 100% para mejorar y aprender todos los días. Ojalá en 10 años pueda hacer que más personas conozcan mi estilo y disfruten cada botella.

- ¿Cuánto producís actualmente?

- Hoy con Informal estamos haciendo entre 1000 y 2000 botellas anuales de cada corte.

-Contamos un poco los vinos que vamos a degustar...

Informal empezó con la idea de 3 amigos elaborando Bonarda fácil de tomar. Elegimos una Bonarda del noreste mendocino, Lavalle, la cual se encuentra en un suelo muy salino, el viñedo se trabaja de manera orgánica. Cuando hicimos la Bonarda decidimos separar una porción de uvas y aplicar el método de maceración carbónica. Dio dos vinos completamente diferentes.

Por un lado, tenemos la Bonarda que dio un vino muy fácil de tomar, con baja graduación alcohólica y con muchas notas frutales, ideal para tomar en la pileta o en una comida con toda la familia. Por otro lado, tenemos la Bonarda de maceración carbónica que dio un perfil mucho más elegante, con notas muy características de su elaboración.

Después hicimos un Blend de Blancas conformado por Chardonnay, Semillon y Viognier. Las tres cepas fueron cosechadas en distintos momentos y vinificadas por separado. Después de la fermentación malolactica hicimos el Blend.

Y por último tenemos el Malbec, el cual va a salir a las calles en muy poco tiempo. El viñedo se encuentra en Tupungato, también es un viñedo orgánico.

El Malbec pasó un año en barricas de roble de tercer uso. Es un vino con más cuerpo, elegante y un clásico de Mendoza.

Degustación:

Informal Bonarda

Varietal: 100% Bonarda

Vista: De color rojo con tonalidades rubí, de lágrimas finas con caída rápida.

Nariz: Encontramos aromas muy frescos, de frutas casi recién cosechadas que recuerdan la frutilla y la cereza principalmente por atrás aparecen aromas mentolados suaves.

Boca: Entrada equilibrada, de taninos muy suaves y gran frescura, aparecen sabores que recuerdan las frutas nombradas en nariz, un vino con gran jugosidad.

Opinión personal: Un Bonarda 100% descontracturado, un vino de sed, de esos que son ideales para abrir en cualquier momento, ya sea disfrutando en la montaña, o en una cena. Un vino al cual no debemos buscarle complejidad porque ahí está su principal característica. En nariz encontramos aromas a frutas rojas muy frescas, casi recién cosechadas destacan la frutilla, cereza, por detrás encontramos un aroma leve a menta que aporta más frescura. En boca tenemos un vino que posee una entrada equilibrada, con taninos suaves y una gran frescura, aparecen sabores que recuerdan las frutas nombradas en nariz, en lo personal también encuentro sabores que recuerdan a la frambuesa, sobre el final aparece una jugosidad que limpia la boca y nos invita a seguir tomando. Un vino para disfrutarlo en cualquier momento ya sea acompañado de una comida o solo.

Informal Bonarda Maceración Carbónica

Varietal: 100% Bonarda.

Color: Rojo granate con tonalidades rubí, de lagrimas finas con caída rápida.

Nariz: Aromas expresivos que recuerdan a frutas rojas y negras como frutillas, guindas y moras y de especias dulces como canela y una memoria de notas verdes.

Boca: Entrada jugosa y generosa, fresco, de buena acidez, con taninos más presentes. Un vino de buena acidez natural que aporta frescura muy particular, re aparecen las frutas rojas sobre todo las moras y guindas.

Opinión personal: Sin dudas uno de esos vinos que te hacen pensar, de esos vinos que cuando uno los descubre se sorprende, que dice "quiero tener en casa más de 1 caja" Un Bonarda distinto al resto, nos encontramos con un vino que presenta la elegancia típica de varietales como el Pinot Noir, pero elaborado con una cepa que día a día gana más adeptos, que de a poco está volviendo del olvido. Una explosión de aromas y sabores nos llenan desde el momento cero. Ideal para sorprender tanto a expertos como a nuevos consumidores del vino. En nariz presenta aromas frutales que recuerdan la frutilla, las guindas y moras acompañadas de especias como la canela y algunas notas verdes. En boca posee una entrada jugosa con taninos presentes, buena frescura y grandes sabores que le dan elegancia al vino, aparecen sabores entrelazados de frutas rojas con algunas especias, sobre el final de boca aparece un sabor especiado que invita a más y prolonga la experiencia.

Informal Blend de Blancas

Varietales: Chardonnay - Semillon - Viognier.

Vista: De color amarillo con tonalidades doradas, con lágrimas finas de caída rápida.

Nariz: Encontramos aromas que recuerdan los cítricos como la naranja, la lima y el pomelo, por detrás aparecen aromas florales que recuerdan el jazmín y la flor de azahar.

Boca: De entrada equilibrada, elegante, con una acidez controlada, de buena estructura en boca y buena frescura, aparecen sabores que recuerdan las frutas nombradas en nariz, sobre el final encontramos sabores a pan tostado.

Opinión personal: Encontramos un excelente Blend donde los tres varietales utilizados se equilibran y cada uno de ellos logra aportar componentes para lograr un vino muy redondo y atractivo. En nariz resaltan aromas aportados por el Viognier principalmente, y en boca nos encontramos que el Chardonnay y el Semillon se unen para aportar sabores totalmente distintos a los aromas encontrados en nariz ya que en boca los sabores son 100% frutales. Encontramos sabores frutales que recuerdan frutas cítricas como la mandarina, la lima y la naranja. Sin dudas, un Blend para probar y tener muy en cuenta a la hora de elegir un blanco.

Agradecimiento

Quiero agradecer a "Nacho" Morandini por el tiempo para conocer de su proyecto. Si bien yo a Ignacio lo conozco hace varios años, nunca había tenido la oportunidad de probar los vinos del proyecto que comparte con sus amigos y que sin dudas puedo decir que tienen una parte de su ADN en cada una de sus líneas. También agradecer a Informal Wines por los vinos que degustamos, los cuales recomiendo al 100% para que los prueben y descubran este proyecto que sin dudas tiene un gran futuro por delante.

¡Salud, y hasta la semana que viene!

Ignacio Borrás



Esta nota habla de: