Con qué nombres e ideas el peronismo busca seducir al electorado desde Mendoza

La idea del PJ de Mendoza, liderado por Anabel Fernández Sagasti, es apelar a una lista de dirigentes nacionales que hoy por hoy para el peronismo son potentes y cuya presencia conjunta en el auditorio Bustelo, el sábado, permita un 25 de mayo (fecha emblemática para el kirchnerismo) con una tregua en la guerra interna.

La cumbre del peronismo que se realizará este sábado en Mendoza es un encuentro netamente local, con proyección nacional, que fue organizado por la presidenta del Partido Justicialista, Anabel Fernández Sagasti y coordinado con los intendentes de esa fuerza, minuciosamente. El objetivo deseado es encontrar la fórmula para volver a enamorar al electorado, pero sin buscar recetas ajenas sino porfiando con las propias y en todo caso, buscando los interlocutores que creen que son más apropiados para esa tarea. 

Así lo aseguran desde la organización, que se ha entusiasmado muchísimo, en algunos casos hasta con expectativas exageradas, debido a que cada uno de los que fueron invitado dieron rápidamente el "sí" y les permitirá exhibir al peronismo mendocino, que ha perdido la última docena contínua de elecciones como un ejemplo de resiliencia, ya que llegarán dirigentes y gobernantes de uno y otro lado de la puja entre Cristina Kirchner y Alberto Fernández.

Inclusive, como lo adelantara Memo, el salteño Juan Manuel Urtubey, que anduvo en los últimos tiempos boyando entre el panperonismo, regresaría a su cuna partidaria este sábado y en el encuentro convocado al auditorio Ángel Bustelo, irónicamente, bajo el nombre de una figura del Partido Comunista mendocino que si bien como fuerza hoy está en el Frente de Todos, muchos discuten si el propio fallecido dirigente aprobaría tal decisión.

La vuelta al peronismo de un rebelde será en Mendoza: cumbre, este sábado

Más allá de los alrededores del tema, en el eje está el relanzamiento de un peronismo mirando al futuro. Han apelado a utilizar la imagen de Juan Domingo Perón tuneado como si usara las nuevas tecnologías. Hasta han simulado un audio de whatsapp con lo que sería una convocatoria suya, desde el Más Allá, a ser parte de la cumbre.

Apuestan a lo multitudinario. Pero no es solo lo matemático lo que los desvela: lo geométrico de la participación en mesas vinculadas a temas de la agenda de lo que podríamos llamar como el "posmarxismo" teorizado por Ernesto Laclau, el gurú del populismo al que adscriben fuerzas como el kirchnerismo en Argentina y Podemos en España, entre otros. Así, se pondrá de relieve la cuestión de género, lo ambiental y se apostará a las nuevas tecnologías.

No han conseguido un "rockstar" que participe y cuando se les pregunta por ello, mencionan a dirigentes políticos y no a activistas de relevancia digital o populares entre los jóvenes, sector social que compondrá en un 40% el electorado de 2023.

"No, no tenemos un Milei y probablemente no lo queramos tener", afirman desde el peronismo y refuerzan las banderas históricas del peronismo como para consolidarse internamente, otorgándole escasa relevancia a que no termine de convencer hacia afuera.

"Es verdad que no hay una figura del estilo 'rockstar', pero Juntos por el Cambio tampoco la tienen", acusan y justifican a la vez desde el peronismo.

Nace el "peronismo médium", un consulado interno y el juego de la silla en la Anses

Mientras desde Buenos Aires algunos medios le están poniendo una importancia nacional al encuentro, aquí buscan consolidación y no expansión. Niegan que sea, por ejemplo, una idea de Cristina Kirchner para repetir su comportamiento de hace tres años y elegir a otro "Alberto" para el año que viene, entre las figuras nacionales convocadas, a saber: Juan Manzur, Wado de Pedro, Gabriel Katopodis, Juan Manuel Urtubey, Sergio Massa, Sergio Uñac, el expresidente efímero Adolfo Rodríguez Saá, entre otros.

"Es una idea de Mendoza que ha pegado fuerte. Todos quieren venir y eso es bueno; y el que no puede venir, saldrá por streaming", comentan, con gran entusiasmo y renovando esperanzas en cambiar el eje de la imagen pública del peronismo y el gobierno, que aparece en un ring todo el tiempo, mientras la oposición compra pochoclo para verlos pelear.

"No se están peleando, se están reproduciendo", diría Antonio Cafiero sobre las cosas que se dicen y con las que se acusan desde los diferentes rincones de un gobierno que no termina de cuajar en la gestión y tampoco como la "unidad" prometida al inicio: no consiguieron la propia y menos aun, la de los argentinos.

¿Treinta años los mismos? Repasá estas solicitadas políticas de hace 28 años

El sábado, el peronismo se anticipa al 25 de mayo, fecha sensible para la fuerza y no precisamente por French, Berutti o la Primera Junta, sino porque es el día en que asumió el poder Néstor Kirchner en 2003. Quieren que esa fecha los encuentre unidos o, al menos, intentándolo. Y sucederá en Mendoza.

Esta nota habla de: