La Universidad de Bologna, alma mater studiorum y su relación con Mendoza

El docente José Jorge Chade llega a su etapa de retiro como parte de la Universidad de Bologna y hace aquí un repaso de su representación en Mendoza de la prestigiosa y emblemática casa de altos estudios de Italia.

José Jorge Chade

En el 2020 he terminado mi periodo docente de 30 años (1989-2020) pasados en la Universidad más antigua del mundo occidental. Periodo donde mi actividad docente se vio resaltada cada vez que entraba a dar clases en un aula donde precedentemente había dictado clases Malpighi, Copernico, Scipione dal Ferro, Giosué Carducci, ecc. Era un gran honor y sobre todo un gran desafío como profesional docente.

Por todo esto y sintiéndome siempre mendocino que quiero contarles brevemente la historia de esta Universidad cuyo modelo siguen las más importantes universidades del mundo gracias al Tratado de Bologna, es por ello que la Universidad de Bologna ha tomado el nombre de ALMA MATER STUDIORUM.

También en el 2009 logramos que en Mendoza se creara la Fundación Bologna Mendoza que obtiene el patrocinio permanente de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Bologna, y que lleva ya más de 10 años trabajando en Inclusión Educativa y Social y realizando Cursos de Alta Formación en Salud y Educación.

El origen de la Universidad de Bologna se atribuye al año 1088, hace 933 años, la fecha convencional fijada por un comité de historiadores dirigido por Giosué Carducci. La institución que ahora llamamos Universidad comenzó a gestarse en Bolonia a finales del siglo XI cuando los maestros de la gramática, la retórica y la lógica comenzaron a aplicarse al derecho.

Los primeros estudiosos de los que tenemos documentación son Pepone e Irnerio, este último definido por la posteridad como "lucerna iuris". Con el consejo de cuatro doctores considerados sus alumnos, Federico I promulgó en 1158 la Costitutio Habita con la que la Universidad se convierte, por ley, en un lugar en donde la investigación se desarrolla independientemente de cualquier otro poder.

A partir del siglo XIV, a las escuelas de juristas se sumaron las de los llamados "artistas", estudiosos de la medicina, la filosofía, la aritmética, la astronomía, la lógica, la retórica y la gramática. A partir de 1364 también se estableció la enseñanza de la teología.

Dante Alighieri, Francesco Petrarca, Guido Guinizelli, Cino de Pistoia, Cecco d'Ascoli, Re Enzo, Salimbene de Parma y Coluccio Salutati pasan períodos de estudio en Bolonia.

Teatro Anatòmico de la Primera Facultad de Medicina en Bologna.

En el siglo XV se establecieron las enseñanzas griegas y hebreas, y en el siglo XVI las de la "magia natural", es decir, la ciencia experimental. El filósofo Pietro Pomponazzi apoya el estudio de las leyes naturales a pesar de las posiciones tradicionalistas de la teología y la filosofía. Una figura representativa de este período es Ulisse Aldrovandi quien extiende su contribución a la farmacopea, al estudio de animales, fósiles y diversas maravillas de la naturaleza que coleccionó y clasificó.

En el siglo XVI Gaspare Tagliacozzi completó sus primeros estudios de cirugía plástica. La edad de oro de la medicina boloñesa coincide con la enseñanza de Marcello Malpighi en el siglo XVII, que utiliza el microscopio para la investigación anatómica. La fama de la Universidad de Bolonia se ha extendido por toda Europa desde la Edad Media y se convirtió en el destino de invitados ilustres como Thomas Becket, Paracelso, Raimundo de Pegñafort, Alberto Durero, San Carlo Borromeo, Torquato Tasso y Carlo Goldoni. Pico della Mirandola y Leon Battista Alberti también estudiaron en Bolonia, aplicándose al derecho canónico. Nicolò Copernico, en cambio, estudia la ley pontificia allí mientras inicia sus propias observaciones astronómicas

Con la Revolución Industrial, en el siglo XVIII, la Universidad promovió el desarrollo científico y tecnológico. Los estudios de Luigi Galvani se remontan a este período y, con Alessandro Volta, Benjamin Franklin y Henry Cavendish, es uno de los fundadores de la ingeniería eléctrica moderna. El período posterior al nacimiento del estado unitario italiano es una época de gran renacimiento para la Universidad de Bolonia en la que destacan las figuras de Giovanni Capellini, Giosué Carducci, Giovanni Pascoli, Augusto Righi, Federigo Enriques, Giacomo Ciamician, Augusto Murri.

En 1888 se celebró el octavo centenario del Studium, un evento grandioso que reúne a todas las universidades del mundo en Bolonia para honrar a la Madre de las Universidades. La ceremonia se convierte en una celebración internacional de los estudios ya que las universidades reconocen en Bolonia sus raíces, elementos de continuidad e ideales comunes de progreso en la tolerancia.

La contribución en términos de víctimas de la Universidad Boloñesa a la Gran Guerra fue muy alta. Dos placas colocadas dentro del Palazzo Poggi, sede de la Universidad, recuerdan los 187 nombres que cayeron en esos trágicos hechos.

La Universidad seguirá manteniendo esta posición central en el escenario cultural mundial hasta el período entre las dos guerras, cuando otras realidades comienzan a tomar el relevo en el campo de la investigación y la formación. Por ello, está llamado a relacionarse con las instituciones de los países más avanzados emprendiendo un camino de actualización y crecimiento. Entre los retos superados con éxito, la Universidad apuesta por ese enfrentamiento con la nueva dimensión europea que conducirá a la innovación del sistema universitario.


Esta nota habla de:
Más de Opinión