Miedo a trabajar por un lado, y desaliento a hacerlo: ¿es el plan?

Se cae la histórica ley de ascenso social basada en el esfuerzo y el trabajo de cada uno. A cambio, un Estado que se ofrece como única solución, aun sin recursos.

La gente tiene miedo de salir a trabar. Es una de las herencias que quiere imponer la pandemia y la militancia ultra cuarentenista. Las cifras de desocupación dan cuenta de muchas cosas que confluyen: no hay política productiva, hay una depresión económica desde hace tiempo

La economista Paula Pía Ariet hizo declaraciones en Canal 9 esta mañana que resultan interesantes a la luz de la situación. Dijo algo así como que darle plata a la gente no es la única solución, sino que necesitamos que la gente salga a trabajar con la vocación de producir.

Se naturaliza el "no trabajo". Comentó la economista una situación que realmente todos hemos escuchado en estos meses. La gente le dice al que concurre a trabajar: ¿no tenés miedo a contagiarte? ¿Tenés que ir?, como si lo normal fuese no hacerlo.

"Producción y consumo" sería el shock revitalizador, opinó. Pero también quedó en evidencia que eso no sucederá si no se promueve que la gente efectivamente realice trabajos reales, y no tareas simbólicas que no producen.

Una decisión del gobierno nacional parece sintetizarlo todo, como es la prórroga a la prohibición de despidos. Mientras el título a simple vista puede originar adhesiones prima facie, la economista lo miró en forma panóptica: "Prohibir los despidos lo único que permite es no ver la realidad de lo que pasa".

El único plan a la vista: "biribiri", cuarentena eterna y desaliento a la "ley" del trabajo y el esfuerzo de cada uno como motor de ascenso social.

Esta nota habla de:
Más de Opinión
Todos los días, Hilda
Caso Guardati

Todos los días, Hilda

Hilda Lavizzari todavía está en la retina de miles de mendocinos que la vieron luchar por la aparición de su hijo, Paulo Christian Guardati, desaparecido en democracia en 1992, tras ser visto en el Destacamento de la Policía de Mendoza en La Estanzuela.