Un gobierno que avanza por presión popular y no por decisión propia

Hugo Laricchia, referente del MendoExit, analizó la "tibieza" del gobierno mendocino durante la pandemia, al punto de solo "actuar bajo presión popular", según analiza en esta columna.

Hugo Laricchia

En la Asamblea Legislativa del año 2020 el Gobernador Rodolfo Suarez dijo textual: "Tenemos que ser más eficientes que nunca en la administración de recursos, y en la alta dependencia que tenemos del gobierno nacional...". 

No vemos que haya avanzado un paso en ese sentido, desde el episodio de los respiradores, Portezuelo del Viento, la falta de respeto del gobierno nacional cuando no lo invitaron a Chile, el intento "frustrado" de dejar a Mendoza afuera de esta nueva promoción industrial solapada, demuestran que los ataques del gobierno nacional continúan y continuarán y no vemos en el gobierno provincial intentos de ponerle un límite. 

En el tema pandemia, cierto es que con tibieza y timidez Mendoza intentó diferenciarse algo del gobierno nacional, esto fue a partir de octubre, cuando los mendocinos dijimos fuerte y claro #MendozaNoAcata, antes que esto el gobierno se sometió absolutamente a los designios del gobierno central, quien invadió la potestad de Mendoza de manejar la salud y la salubridad pública sin que haya oposición a esto, antes de octubre empleados de la Subsecretaría de Deportes patrullaban el Parque San Martín junto con la policía en busca de algún runner, puesto que el gobierno nacional lo había prohibido, sin tener facultades para hacerlo, llenaron las comisarías con detenidos invocando un DNU inconstitucional del presidente, y hasta se elevó un protocolo para las salidas recreativas a Buenos Aires y esperamos que lo aprobaran allá, siendo esto absolutamente innecesario según la Constitución Nacional. 

Con esto queremos demostrar que no solo hay una dependencia económica sino también una dependencia política y hasta psicológica con Buenos Aires. 

Luego, a raíz de lo anteriormente expuesto no se ha hecho nada, pero nada de nada, para modificar lo que el mismo gobernador diagnosticó como "dependencia" y por cierto no vemos eficiencia en la administración de recursos; que se haya licitado y otorgado la limpieza del Parque San Martín por diez años a una empresa privada, teniendo empleados y recursos destinados a esa tarea es todo lo contrario a eficientizar, es dilapidar y es solo un ejemplo, podemos seguir con IMPSA, el manejo de la pauta oficial, la ineficiente Casa de Mendoza en Buenos Aires y más. Otro apartado ya a un año de aquella Asamblea fue el torpe intento de modificar la Constitución de Mendoza, mal proyecto, mal anunciado y mal gestionado y con el mismo destino que la Ley de Minería o Ley de reforma educativa. 

Con pesar desde el movimiento MendoExit, vemos que cuando el gobierno provincial ha avanzado lo ha hecho por la presión popular y no por decisión firme y propia, no vemos al gobierno provincial a la altura de las circunstancias para defender Mendoza, a los mendocinos y a nuestro estilo de vida.

Esta nota habla de:
Más de Opinión