Fernández aprovechó el canje para pasarle cuentas al Gobierno anterior

El presidente dijo que en los últimos dos años "la Argentina perdió su rumbo" luego de tres grandes devaluaciones y la inflación más alta en 30 años.

El presidente Alberto Fernández dijo hoy que la Argentina llegó a un exitoso canje de deuda luego de haber entrado en default en enero de 2018, cuando los mercados dijeron que no le prestaban más a la Argentina, y desde entonces el país debió "luchar dos años contra la mentira".

Afirmó que en los últimos dos años "la Argentina perdió su rumbo" luego de tres grandes devaluaciones y la inflación más alta en 30 años, lo que significó la pérdida de empleo y la caída de empresas.

"No quiero que esto nos pase más. Pido que grabemos en la memoria aquello que nos duele para que nunca más nos vuelva a doler", afirmó. Aseguró que este Gobierno va a "encontrar la salida de este laberinto y las caras de angustia se convertirán en cara de tranquilidad para encarar el sendero correcto de crecimiento" de la economía.

Fernández dijo que la Argentina "necesita levantarse para poder cumplir" con los pagos de la deuda y destacó el hecho de que la renegociación con los acreedores privados se haya completado "en medio de esta pandemia" de coronavirus.

Recalcó que el país debe "producir, crecer, exportar, acumular reservas y después pagar", para lo cual hay que "cambiar estructuralmente". "Este es el desafío que tenemos ahora que empezamos a despejar uno de los obstáculos que teníamos", puntualizó.

Sostuvo, además, que cuando un país se endeuda "la ciencia pasa a un segundo plano, 25 mil pymes se cierran, cientos de miles de trabajos se pierden; significa que hay menos dinero para educar a nuestros hijos".

"Tenemos que asumir la responsabilidad de que no nos vuelva a pasar nunca más, no volvamos a entrar nunca más a ese laberinto", manifestó el jefe de Estado.

Esta nota habla de: