Milei y Maslatón contra la cumbre liberal: entre la razón, la exageración y el posicionamiento

Los libertarios no quisieron ser parte del encuentro de la Fundación Libertad. Se plantaron en contra apenas amaneció.

En la cena anual de la Fundación Libertad nadie habló en público de Javier Milei, el invitado que no aceptó concurrir, pero sí fue parte de los corrillos. Es que nadie pudo evitar hacer referencia a quien creen propio o bien, consideran disputándoles lo propio.

Pero solo tuvo que terminar el acto para que el impulsor de Milei, Carlos Maslatón, saliera a criticar con muchísima virulencia el acto organizado por los liberales con base en Rosario junto a Mario Vargas Llosa, y al que fueron Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta, Alfredo Cornejo, Rodolfo Suarez, Ricardo López Murphy, Patricia Bullrich y Elisa Carrió, entre muchos otros.

"De pronto llevás al invitado a tu casa, te arrastrás como una babosa para que te permita besarle el anillo y en medio de tu casa, frente a tus invitados, te orina y defeca en el rostro, para luego limpiarse las partes con tus diplomas", tuiteó Milei en torno al discurso de Rodríguez Larreta, considerado "pro estatista", traduciendo la bronca libertaria en palabras simples.

Desde la organización solo apuestan a limar las asperezas y prefieren no responderle. Algunos asistentes a la cena de Vargas Llosa consideraron anoche que "Maslatón está celoso del protagonismo de Milei y quiere alcanzarlo siendo todavía más violento y bizarro, pero ya pasará".

También hubo quejas en torno al mensaje "ecuménico" de Rodríguez Larreta y sorpresa por las palabras de Cornejo, que mostró más afinidades que los que consideran propios del espacio, sobre todo al elogiar el "equilibrio logrado en la gestión de la pandemia en Mendoza" por parte de Suarez.

Entre los asistentes a la cumbre hubo mucha gente que ve con buenos ojos a Milei y que, de hecho, lo ha acompañado en actividades.

Por eso, referentes de la Fundación Libertad hicieron propias las palabras pronunciadas por López Murphy, Bullrich y Espert en "unir a todo el espacio republicanos para no dejarle espacio al kirchnerismo".

Desde el lado de Milei, su defensor más aplomado y académico, Alberto Benegas Lynch (h), no cesa en sus intenciones de construir puentes entre los exaltados y los cuestionados. Insiste en que Cornejo trabaje en esa tarea, considerando el pasado jeffersoniano y liberal de Leandro Alem, fundador del radicalismo.

Los observadores creen ver un posicionamiento polarizado y que solo el paso del tiempo acomodará la "unidad". Pero para ello habrá que neutralizar a los que se le pegan a Milei para ganar algo alguna vez, y también a los que desde Juntos por el Cambio se dan "sí o sí" como ganadores en 2023 y la petulancia les impide dar paso a gestos de humildad y grandeza. 

Anoche, hasta Macri pidió que el futuro presidente sea "corajudo", en un sincericidio aplaudido a rabiar.

Esta nota habla de: