R. García Linera: "Con los Fernández vamos a reconstruir el bloque de la Patria Grande"

El analista boliviano Raúl García Linera habló de las elecciones de este domingo en Bolivia y se refirió al posible triunfo de Alberto Fernández y Cristina Kirchner en Argentina, y cómo podrían revincularse al proceso que une a varios países, entre los que están Venezuela y Uruguay.

Raúl García Linera es un dirigente político boliviano que desde hace décadas no pasa desapercibido, como protagonista del Movimiento Tupac Katarí y, además, por ser el hermano de uno de los dos líderes del proceso boliviano: Álvaro García Linera, vicepresidente y compañero de fórmula para las elecciones de este domingo en Bolivia.

Siempre queda en superficie las similitudes, diferencias, superficialidades y profundidades del "modelo boliviano", que ha logrado personalidad propia aun simplificado como "parte del chavismo" o del "socialismo del Siglo XXI" que se muestra fracasado en Venezuela. Bolivia emerge, sin embargo, con crecimiento (hoy condicionado como en el resto del mundo) y una situación de estabilidad económica que solo puede desestabilidad la política, y la puja de los diversos polos en tensión permanente en América Latina.

Este domingo Bolivia elige presidente y vice y el competidor de Morales es Carlos Mesa, escritor, cineasta, ex vicepresidente del fugado Gonzalo Sánchez de Lozada, que quedó a cargo de la presidencia tras la huía del país de "Goñi", aquel presidente que apenas sabía expresarse en español por haber vivido gran parte de su vida en los Estados Unidos.

¿Qué es el modelo boliviano? ¿Qué ven en Argentina con el próximo cambio político, en donde el kirchnerismo se asienta una vez más mientras el presidente Mauricio Macri porfía con su reelección, buscando un milagro?

Lo hablamos con Raúl García Linera.

Raúl García Linera.

- Tengo la sensación de que Evo Morales siempre tuvo desconfianza de un colaborador como fue el expresidente Carlos Mesa, que hoy es su principal competidor en la contienda electoral. ¿Cómo se plantea hoy esa relación de fuerzas?

- Mesa fue parte de un esquema que selo convoca como expresidente, en tanto que es una persona que fue vicepresidente de Goñi Sánchez de Lozadas y después presidente. Y la apuesta por el mar para Bolivia era para todos, una apuesta nacional, con la excepción de Goñi que está prófugo. Todos los demás fueron parte de la reivindicación marítima. Fue convocado no solo él, sino todos los expresidentes para la reivindicación marítima que es algo de todos. Hizo parte de la vocería como parte de un equipo que buscaba ratificar la posición marítima boliviana y tuvo una posición muy importante en una entrevista en Chile. Pero nunca fue colaborador. A nivel político, puede considerárselo la expresión de la clase media alta, somáticamente blanca, que no es tanto que sean blanco sino que se añoran aspiracional blancos, en un país altamente colonizado en donde la blanquitud es un bien en disputa y atraviesa la configuración de la clase. Siempre fue la expresión de los "culiblanquitos". Como Evo es la expresión somática y política del mundo mestizo de parte indígena, obviando que todos somos mestizos, salvo los menonitas, quizás. Unos entienden su mestizaje desde el orgullo de su blanquitud. Pero las grandes mayorías son olvidadas porque tienen su origen mayoritariamente aborigen, indígena.

- Bolivia ha logrado instalar un modelo distinto al chavismo, con gran consenso social distinto a sus opositores o adversarios. ¿Qué pasaría si Evo es derrotado en esta elección?

- Dos elementos. No hay nada que apoye la idea de que puedan ganar. Pero en el supuesto imaginario mas perverso de una derrota de Evo Morales, sin dudas aparecerá una derecha tradicional en Bolivia que es neoliberal, más allá de lo que afirmen, como en el resto de América Latina, se les escapa en sus propios programas de gobierno que es neoliberal. En sus principios hay cuestiones nodales fundamentales, concéntricos, como la inversión extranjera como motor de la economía, el mercado como regulador de la economía. En ese escenario, bajo la lógica de exportar o morir, han pasado a reducir el costo del trabajo para convertir eso en invitación a la inversión extrajera. El ejemplo clásico es Argentina que ha bajado su salario mínimo de 500 dólares a menos de 300. Usted tiene aquí mano de obra calificada pero además barata. Todo lo que no les pague a los trabajadores es utilidad para las empresas y pretenden venderles las empresas estatales. Eso lo ha hecho Ecuador, Argentina, Brasil y Bolivia en su momento. Estos son los dos modelos. No se ha inventado otro. Para los modelo progresistas el Estado es el que regula la riqueza: socios, pero no patrones. Esa es la apuesta del modelo boliviano.

Evo Morales y Álvaro García Linera.

- Hay una importante repatriación de bolivianos. ¿Eso ha sido así?

- Claro que sí. Hay dos tipos d emigraciones. Una iniciada por necesidad. Si algo caracteriza al boliviano es que es altamente laborioso y ha logrado en el extranjero hacer negocio. Y en el caso de Buenos Aires, gran parte de su alimentación es de manos bolivianos. Se han logrado acomodar y tienen negocios prósperos. Otros no, porque era mano de obra muy barata de 10, 12 horas o 14 para trabajar y mandar dinero a sus familias acá. Algunos de ellos han retornado porque pueden trabajar acá y no les va a faltar qué comer. Los que se han instalado con éxito en otros países, no van a volver. Trabajan con bastante éxito, conocen la hermenéutica y ya se consideran ciudadanos también de los países que los acogieron.

- También pueden votar ya desde el lugar en donde están. ¿Qué le parece el avance aquí del Frente de Todos? ¿Qué piensan del retorno de los Fernández?

- Solo es posible el despliegue de estos modelos económicos en su expansión. Los Kirchner empezaron un modelo diferente al neoliberal. Vino Macri e hizo pomada todo lo alcanzado y el retorno de Los Fernández a una Patria Grande, para pensar en las personas y en el bienestar de lo social, y no en el manejo de cifras es bueno, porque tienen como norte a los más necesitados. Para nosotros es altamente alentador. Es pensar en retornar a lo que siempre se planteó: un bloque sudamericano para negociar con los otros bloques mundiales. Es la única forma de negociar con la Comunidad Europea y EEUU en mejores condiciones y no en las leoninas actuales. Sí, negocios con las grandes potencias pero no en beneficio de las grandes compañías privadas sino en la población de nuestro país. Los gobiernos progresistas tienen la posibilidad de construir la Patria Grande. La derecha juega siempre con las mismas baratas y hace un juego perverso en las redes, como que por ejemplo este domingo podrían detener a los bolivianos en el extranjeros que no tengan en regla sus papeles. ¡Eso es falso! Su voto está garantizado como su estadía en los países en que están. 

Esta nota habla de: