Tomás Godoy Cruz, luces y sombras, a 170 años de su muerte

"La vida de Godoy Cruz es un compendio de la historia de Mendoza y del país en los albores de la independencia", escribe en esta nota de recordación Sylvina Balmaceda.

Sylvina Balmaceda

Conmemoramos hoy el 170º Aniversario de la muerte de Tomás Godoy Cruz. Se trata de aproximarse a él, de entrar en la vida misma de un hombre excepcional para conocer a grandes rasgos no sólo su vida pública, sino también parte de su historia personal, con toda nuestra empatía. Traerlo al presente e imaginarlo hoy entre nosotros, vivo, vigente para entablar con él un nuevo diálogo con la perspectiva de los nuevos tiempos.

En Mendoza, en su casa paterna (totalmente destruida por el terremoto de 1861) a pocas cuadras de la actual Área Fundacional un 6 de marzo de 1791 nació Tomás, bautizado al día siguiente como "Thomás, español legítimo"... El mismo Tomás que, 25 años después sería el mensajero de las ideas independientistas de San Martín representando a su provincia como el diputado más joven, en el Congreso de Tucumán (1816) y que además, sería también uno de los más destacados gobernadores de Mendoza (1820)

Hijo y nieto de abogados, siendo único hijo varón, Tomás fue heredero de esta tradición familiar. Poco dado a las salidas ni a la vida social, avanza rápidamente en sus estudios logrando una sólida formación intelectual en destacadas instituciones como el Colegio de Monserrat (actual Universidad Nacional de Córdoba) y en la Real Universidad de San Felipe, Santiago de Chile, obteniendo el título de Doctor en Leyes y Sagrados Cánones. Sarmiento, se referiría a él como "hombre de los más capaces del interior, de vastísima instrucción". Podemos conocer detalles de esta etapa a través de 19 cartas de Tomás, dirigidas a su padre Clemente, que se encuentran en el Museo Histórico Sarmiento, en Buenos Aires, a través de las cuales podemos conocer en forma más personal a este joven, tal vez un poco retraído, extremadamente responsable y estudioso, con una rigurosa conciencia del deber y sobre todo un reverencial respeto por la figura paterna.

"Lucecita" Sosa, la increíble vida de la esposa de Tomás Godoy Cruz  

En 1814 regresa de Chile con su título de abogado y a los 23 años, conoce a San Martín. El Coronel tenía 36 pero rápidamente generan un sólido vínculo. Esta amistad derivó en una comunión de ideales políticos y Tomás se convierte en el gran confidente y vocero de San Martín en el Congreso de Tucumán, al adherir plenamente al plan continental.

Además, según su biógrafo y chozno Cristián García Godoy fue uno de los cuatro gobernadores históricos, junto con San Martín, Pedro Molina y Pedro Pascual Segura. Instituyó el poder legislativo, y sentó la base del poder Judicial. Siendo unitario abogó por el sistema de gobierno republicano, y veló por las autonomías provinciales

La vida de Godoy Cruz es un compendio de la historia de Mendoza y del país en los albores de la independencia. Le tocó un rol protagónico en el primer y más trascendente episodio de nuestra emancipación. A lo largo de los años obtiene gran respeto y reconocimiento público para caer luego en la desgracia del exilio, las pérdidas familiares, y el escarnio político. Las luchas fratricidas lo han convertido en un salvaje unitario, indigno de la patria.

Godoy Cruz. Leal a Mendoza. Leal a San Martín

.Después de 13 años de destierro, en mayo de 1844, Tomás regresa a Mendoza y comienza la última etapa de su vida. Está cansado, enfermo, avejentado. Se le reintegran sus bienes pero él permanece encerrado en su casa, en su completa biblioteca de varios centenares de ejemplares. Su hijo menor muere de tuberculosis en 1849. Ese mal de familia se llevaría también, ya fallecido él, a sus otros hijos, Juan Bautista y Aurelia dejándolo sin descendencia. Muchos de sus amigos y compañeros también han muerto, y varios de ellos trágicamente. En febrero de 1852, Pedro Pascual Segura asume como Gobernador y lo convoca nuevamente para integrar un Concejo de Gobierno. Godoy Cruz declina por razones de salud y poco después de este ofrecimiento, el 15 de mayo de 1852, muere de apoplejía según consta en el acta de defunción. La reacción pública ante su desaparición fue inmediata: el 19 de mayo de 1852 el Poder Ejecutivo lo declara Benemérito de la Patria.

Fue sepultado en el panteón familiar del cementerio de Mendoza y allí descansó hasta el año 1966, en que sus restos fueron trasladados al Departamento que lleva su nombre y depositados para su honra en un en un lugar de privilegio, como es el mausoleo ubicado el interior de la Parroquia San Vicente Ferrer.

Godoy Cruz sirvió a Mendoza, poniendo de garantía su vida, sus bienes y su honra. Su compromiso y entrega a las necesidades de la provincia despierta nuestra más profunda admiración y nos impulsa a recordarlo en cada nuevo aniversario.

LA AUTORA. Sylvina Balmaceda. Integrante de la Junta de Estudios Históricos filial Godoy Cruz.

Esta nota habla de: