Martín Kaiser: el enólogo detrás del mejor Malbec del mundo, en relación precio-calidad

Se hizo cargo de la enología de Doña Paula y con algunas innovaciones, logró hacer que el Malbec de media gama de esa bodega fuera seleccionado como el mejor del mundo por la revista Decanter.

La revista especializada Decanter le otorgó este año 93 puntos al vino Doña Paula Estate Malbec y lo eligió como el mejor del mundo en relación precio-calidad. Detrás de ese logro está Martín Kaiser, ingeniero agrónomo y enólogo que, aunque todavía no piensa en hacer su línea propia, en una entrevista con Memo dijo que quiere enaltecer a Mendoza todavía más en el mundo del vino. 


Con qué 9 vinos agasajar la amistad

- No es la primera vez que alguno de tus vinos es premiado a nivel mundial, ¿que significa para vos este premio?

- Sí, en el pasado hemos tenido reconocimientos, pero este lo que es más loco es que no es un vino de alta gama y eso ha despertado mucho interés. Llega en un lindo momento (el premio) yo me hice cargo de la parte enológica de Doña Paua hace relativamente poco y sentía que se podían hacer unos ajustes en algunos vinos para mejorarlos y entre ellos fue este vino que cambiamos la madera por otro tipo de barrica y la verdad que anduvo muy bien y este reconocimiento puede ser en parte por eso, claro que además las uvas de Doña Paula son buenísimas y es fácil hacer un buen vino con ellas.

- ¿Como surge la pasión por el vino? Estudiaste en el Liceo Agrícola, ¿ya tenias decidido dedicarte a esto?

- Yo tenia un perfil agrícola por mi familia, mi abuelo fue agricultor, mi viejo también y ahí nació mi interés por el campo y fui a un colegio técnico, después a agranomía,  no tenia muy definida mi vocación pero mi primer trabajo fue con viñedos y ya me fui enganchando desde el Liceo Agrícola que empecé a trabajar en la bodega Lagarde y ahí empecé a tomar algo bueno, antes, cuando sos pendejo, tomás cualquier cosa y no te ponés a ver la calidad. Y ahí en la bodega me enganché.

- Muchos enólogos deciden independizarse y hacer su propia línea, ¿está en tus planes?

- No en el corto plazo. La verdad estoy muy cómodo en Doña Paula, hay un montón de desafíos pendientes, la idea de un vino propio lo veo a lejano plazo porque a mi lo que más me gusta es la parte técnica, y cuando haces lo propio te convertís en todo, desde el enólogo hasta el último changarín.

- ¿Es redituable ser enólogo en Argentina o como en casi todos los trabajos, se trabaja mejor afuera, pensaste alguna vez irte del país?

- No, la verdad que no. Por supuesto que los sueldos son mucho más bajos acá que en muchos lados, yo acá como gerente vitícola debo ganar como un podador afuera, pero la calidad de vivir en un provincia como Mendoza, que tiene una combinación de naturaleza con un tamaño de ciudad que te permite disfrutar de lo cultural y de salir... En otras regiones vitícolas del mundo es muy bonito el lugar pero no pasa nada, so las seis de la tarde y no tenés nada qué hacer, y eso en Mendoza no pasa.

- ¿Cuál es tu próximo desafío?

- Creo que el desafío de todo enólogo es seguir construyendo la imagen del vino argentino en el mundo y ahí tenemos mucho para hacer todavía, nuestros vinos han ganado mucho reconocimiento en los útimos 20 años pero todavía nos llevan mucha delantera países como Francia y ese el desafío. 

Kaiser en los viñedos de Doña Paula

Esta nota habla de: