Mikel, de Belasco de Baquedano: Cómo enfrenta la inversión vasca en Mendoza a la rara economía argentina

Para Mikel Belasco Jáuregui, director y propietario de la bodega Belasco de Baquedano perteneciente al grupo empresarial vasco La Navarra, ha resultado todo un desafío avanzar con la inversión vitivinícola familiar en Mendoza: "Es difícil para los extranjeros acostumbrarnos a como se hacen las cosas aquí en Argentina".

Ignacio Borrás

¡Buenas a todos! 

Después de unas semanas ausente, hoy quiero compartir con ustedes la entrevista realizada a Mikel Belasco Jáuregui, director y propietario de la bodega Belasco de Baquedano perteneciente al grupo empresarial vasco La Navarra

La encontramos en calle Cobos 8260 en Agrelo, Luján de Cuyo.

Pasen conmigo y dialoguemos con Mikel.

- ¿Cómo nace este proyecto?

- El proyecto Belasco de Baquedano se inicia en 1999 con la intensa búsqueda de un viñedo en el "Nuevo Mundo" por parte de Juan Ignacio Belasco (mi padre), presidente de la compañía y gran apasionado del mundo del vino y de su cultura. Tras siete viajes a diferentes zonas vinícolas de Chile y Argentina, mi padre decidió adquirir en 2003 un espectacular viñedo con cepas plantadas en 1.910 y con una superficie de 65 hectáreas en Agrelo, Luján de Cuyo, que pertenecía a la familia Bertona, y ese mismo año comenzamos la construcción de la bodega.

- Contanos un poco más de la bodega.

- La bodega cuenta con tanques (piletas) de concreto y de acero inoxidable también tenemos la particularidad de que contamos con un sistema automatizado para controlar la temperatura de cada tanque. Dentro de los tanques se encuentran tres placas de acero ubicadas estratégicamente para que el vino siempre mantenga una temperatura uniforme, estas placas funcionan como un radiador, circulando dentro de ellas agua fría o caliente, modificando la temperatura interior de manera homogénea. Tiene 550 barricas, todas de roble francés. Se les dan a las barricas hasta cuatro usos. El primer uso es para Swinto, este pasa entre 15 y 18 meses en las barricas, luego Ar Güentota toma el segundo uso durante 12 meses y finalmente Llama recibe el tercer uso durante 6 meses y, dependiendo de las condiciones que presente cada barrica, se le dará o no un próximo uso para un nuevo vino Llama durante otros seis meses.

- ¿Venden la mayoría de sus vinos fuera de la Argentina?

- Sí, vendemos el 95% de nuestra producción en el exterior, aunque estamos apostando a vender mucho por internet (algo que venimos trabajando desde antes de la pandemia) y estamos vendiendo mucho en nuestra bodega cuando recibimos a los mendocinos o turistas que nos visitan.

- Desde que vos estas al mando aquí en Argentina, ¿cuáles han sido los desafíos que has enfrentado?

- Venía con algunos desafíos heredados de mi padre (ríe). Es difícil para los extranjeros acostumbrarnos a como se hacen las cosas aquí en Argentina: la economía, la inflación no ayudan mucho. Hemos encontrado mucha gente que trabaja muy bien, pero también hay gente que se toma las cosas un poco a la ligera. Desde que tomé el mando yo hemos decidido apostar mucho por nuestro grupo de trabajo, crear un equipo que crean en este proyecto, desde los trabajadores de los viñedos hasta la enóloga y el agrónomo. Tenemos inversiones en los viñedos en riego por goteo en casi el 100% del viñedo, ampliamos con nuevos depósitos la bodega.

- ¿La bodega cuenta con una sala de aromas?

- Somos los que primeros tuvimos sala de aromas en toda América. Nos encontramos con un abanico de 46 aromas procedentes del vino que nos invitan ejercitar los sentidos y a almacenar en la memoria los aromas que nos permiten apreciar y disfrutar más de las cualidades de las distintas variedades de vinos y también la gente se divierte mucho al aprender de esta manera.

La sala de aromas de Belasco de Baqudano.

- ¿Tienen algún consultor o asesor en la bodega que apoye al equipo enológico?

- Sí, tenemos, y a partir de julio de este año sumamos como enólogo asesor a Michel Rolland y su equipo. Lo tuvimos a principio del mes de julio degustando los vinos que veníamos elaborando y hoy podemos decir que contamos con su asesoría.

Michel Rolland: "Las denominaciones de origen terminan englobando a vinos buenos y malos; hay que hablar de las bodegas"

- Hoy, casi 20 años después, ¿creés que valió la pena el proyecto en un país como la Argentina?

- Qué difícil contestar esta pregunta (ríe). Creo que en el mundo del vino si solamente estás para ganar dinero, es complicado. Muy pocas bodegas son las que ganan dinero excesivamente y son las que tienen mucho volumen, mucho marketing, etc. Las bodegas medias son inversiones que se recuperan a muy largo plazo. Pero creo que todos los que estamos en este mundo lo sabemos y aportamos una gran pasión por nuestro trabajo.

- ¿Cómo lo definís hoy al vino argentino y en particular a los que elaboran ustedes?

- Por mi labor anterior, que estaba estrechamente vinculada al mercado de Estados Unidos en comercio exterior, hay que reconocer que Argentina y especialmente Mendoza supo dar con la clave en el estilo. Son vinos que son más fáciles de tomar, muy aparentados a la fruta, y que se han llenado de elegancia para poder competir con la calidad y la fama de los vinos famosos de España, Francia o Italia. De hecho, hoy en día se pegan en las góndolas de cualquier tienda o restaurante. Por eso es muy bonito, poder tener una bodega en cada pie del océano. El vino que hacemos en España es más tradicional y el vino de aquí nos permite llegar a clientes que están deseosos de probar estilos más frutados y con menos madera

- ¿Qué diferencias encontrás entre la vitivinicultura argentina y española?

- Creo que no existen tantas diferencias. Los trabajos en el viñedo suelen ser parecidos. Argentina es el quinto productor de vinos a nivel mundial, pero sí podemos decir que en España existen más denominaciones de origen, y aquí recién estamos comenzando a dividir mucho más las denominaciones de orígenes. Veo que en España tenemos más normativas que dividen los distintos tipos de vinos como los crianzas, los reservas, etc. Y aquí son más libres en las formas de elaborar.

- Para conocerte un poco más a vos, ¿cuáles son tus tres varietales tintos y tres varietales blancos preferidos?

- Mis favoritos son el Malbec, la Garnacha y hoy en día el Cabernet Franc se ha ganado un lugar en mi corazón (se ríe). Y varietales blancos me gusta mucho el Chardonnay, el Albariño y por supuesto el Chacolí (Txakoli en euskera)

- Poniendo a la pandemia de lado, ¿te has acostumbrado a vivir viajando?

- Bueno, llevo ya diez años viajando entre Argentina y España, pero tengo la suerte de que tengo grandes amigos en ambos lados y esto siempre ayuda a pasar el tiempo, es mi pasión, hoy en día Argentina es tanto mi casa como España.

La sala de degustación.

- Y si hablamos de pasiones, ¿tenés otras pasiones aparte del vino?

- Sí, me gusta mucho la montaña, me gusta el senderismo, los deportes acuáticos también me gustan mucho y por supuesto el futbol, no importa en el lugar del mundo que me encuentre siempre veo lo partidos del Athetic de Bilbao.

- Si tuvieras que elegir una persona de difícil acceso, un familiar tuyo que no está, un famoso o un personaje de la historia, para tomarte un vino, ¿a quién elegirías?

- Bueno, elegiría a mi hermano, que falleció hace 20 años. Me encantaría compartir un vino con él, y que conozca lo que venimos haciendo en Argentina.

Degustación

Argentota Malbec

Variedades: 100% Malbec

Elaboración: Fermentación alcohólica: 7 días. Maceración: 28 días. Fermentación Maloláctica, 50% en barricas nuevas de roble francés y 50% en depósitos de acero inoxidable.

Crianza en barrica: 12 meses en barricas de roble francés. Tiempo en botella: 12 meses.

Vista: profundo color rojo rubí con tonalidades púrpuras, de lágrimas finas con caída rápida.

Nariz: muy intensa y compleja de frutos silvestres y frutas rojas maduras junto a delicadas notas especiadas.

Boca: de entrada equilibrada, Su espléndida fruta combina perfectamente con sabores tostados que le proporcionan una gran estructura, carácter y un final largo.

Opinión personal: gran Malbec donde también resalta su terroir, en este vino encontramos un equilibrio mayor entre fruta y madera. Encontramos mayor estructura en boca y no tanta acidez. Su paso por madera es el justo para este tipo de vinos que buscan un equilibrio perfecto entre fruta y madera. Ideal para maridar con carnes asadas, carnes rojas o guiso.






Antracita Ice Wine 2010

Tipo de vino: Malbec vendimia tardía.

Añada: 2010

Otras añadas: la primera fue en el 2008, luego 2010 y la última el 2015.

Varietal: 100% MALBEC, Luján de Cuyo, Agrelo

Edad del viñedo: plantado en 1910

Rendimiento: 1.500 Kg / hectárea

Cosecha: Finales de Junio

Vendimia: Los viñedos se vendimiaron a mano en pequeñas cajas de 12 kg. Capacidad.

Elaboración: La vendimia se realiza a bajas temperaturas. Tras una doble selección manual a su llegada a bodega, se realiza el encubado en barricas nuevas de roble francés donde se desarrolla la fermentación alcohólica. Cuando el vino obtiene el óptimo equilibrio alcohol-azúcar las barricas se trasladan a la cámara de frío para detener la fermentación o la misma se detiene por si misma por su contenido alcohólico y azucarino. La maceración post-fermentativa se prolonga durante 20 días más con objeto de extraer al máximo el color, la estructura y los taninos dulces. Una vez finalizado este proceso, se realiza un cuidadoso prensado en prensas hidráulicas.

Fermentación y crianza: El vino elaborado en las barricas nuevas de roble francés se trasiega permaneciendo en ellas 36 meses más, momento que los enólogos han entendido como óptimo para su embotellado, iniciándose así una vida centenaria.

Nota de cata

Vista: Color rojo rubí intenso con tonalidades caoba, de lágrimas gruesas de caída lenta.

Nariz: Aromas a higos y ciruelas maduras acompañadas de notas de caramelo y nuez.

Boca: De gran untuosidad. Posee un extraordinario equilibrio alcohol - acidez - azúcar reafirmando lo percibido en nariz, sabores a dulce de higos, y frambuesas en compota con un final muy agradable y prolongado.

Opinión personal: Si se quiere salir de lo normal, se debe probar este vino, es algo totalmente distinto al resto de los elaborados en estos tipos. En nariz encontramos aromas muy familiares y fáciles de descubrir y en boca sorprende su untuosidad y su dulzor sin llegar a ser empalagante. Sin dudas un vino para tener y sorprender a los invitados maridándolo con un buen postre. ¡Súper recomendable!

Agradecimiento

Quiero agradecer Mikel por su tiempo, por abrirme las puertas de la bodega una vez mas, y contarme un poco mas de su historia y de la historia de esta hermosa bodega que recomiendo conocer, ya que cuenta con una sala de aromas increíble, unos vinos excelentes y gran gastronomía. También agradecer a bodega Belasco de Baquedano por los vinos aportados para la degustación.

¡Espero que hayan disfrutado esta nota tanto como yo y puedan probar estos vinos!

Salud y hasta la semana que viene.


Hay más vino. Servite todos los testeos de Ignacio Borrás haciendo clic aquí







Esta nota habla de: