Por qué los dueños de El Azufre equiparan su proyecto a Alaska como destino turístico

La virginidad del lugar en donde se proyecta el centro turístico invernal El Azufre es un factor clave, le aseguró a Memo uno de los impulsores, Alejandro Spinello. Cómo intenta "volver al futuro", cuando Las Cuevas era más desarrollada que Aspen, el gran polo de deportes de invierno mundial en EEUU.

Vínculos. Alejandro Spinello junto a Barack Obama. 

Es la virginidad e inaccesibilidad masiva lo que pone al proyecto de centro internacional de deportes de invierno que se desarrolla en El Azufre, Malargüe, lo que lo colocará en el mapa global de los más ricos aventureros y deportistas. El lugar, alejado de la población -hay 100 kilómetros de ripio desde Las Loicas para arribar- pero además de las grandes dificultades de acceso y nieve durante al menos 5 meses, solo será productivo económicamente para sus inversores si se administra y protege su pureza.

Así lo contó uno de los tres argentinos que todos los meses ponen dinero de su bolsillo para sostener el avance del proyecto que en 2020 fue declarado "de interés" por la Cámara de Diputados de Mendoza y que en diciembre recibió uno de los muchos permisos que debe sortear para concretarse: el uso de las tierras, lo que sido interpretado de las formas en que se ha querido a nivel político, poniendo en riesgo la continuidad.

Ser rehenes de una disputa partidaria los ha desmoralizado un poco, pero es en la zona en donde reciben más respaldo: la Gendarmería, que recibe apoyo logístico todo el tiempo y que antes no tenía ni siquiera a quién pedírselo. O los científicos que estudian el sistema volcánico Planchón Peteroa que otrora hasta arriesgaban sus vidas en una zona totalmente inhóspita, y hoy cuenta con un refugio para trabajar con dignidad y seguridad. Y los puesteros, que ahora tienen una huella trazada que -prometen los propietarios de El Azufre- jamás será autopista, justamente para preservar la zona.

En primera persona, uno de los puesteros de El Azufre cuenta qué pasa

Allí ya generan su propia energía de manera sustentable y están trabajando para el futuro con una cooperativa malargüina que maneje los residuos que podría producirse.

"Si quiero venderle una estadía en El Azufre a usuarios de Europa, Japón o Estados Unidos no le puedo competir con infraestructura en una zona así, pero sí conseguiremos que vengan si ofrecemos un lugar virgen, como es Alaska", le dijo a Memo Alejandro Spinello, uno de los inversores.  "Queremos cuidar esa virginidad del paisaje y sumarlo a la mística de Mendoza: el buen vivir, el vino, el asado. Servirá para que el Gobierno recaude impuestos y para que la gente gane bien, ya que los sueldos para un lugar así están muy por arriba del mercado", explicó sobre el sueño que pretenden hacer realidad y que en las últimas semanas se ha visto bombardeado por vaivenes políticos y siembra de sospechas que, aseguran desde la empresa, pueden despejarlas con una llamada telefónica o con un viaje al lugar para conocerlo.

Volver al futuro

Spinello, un amante de la nieve y los deportes de montaña, conocedor de los mejores centros del mundo en la materia, recordó que "hace 100 años atrás Las Cuevas era mucho más desarrollado que Aspen, en Colorado, EEUU, como pueblo de montaña. Aspen era un pueblo minero que tenía minas de plata que se agotaban, tres casas y una taberna. Las Cuevas tenía tren, salas de salud, una gran infraestructura edilicia impresionante con nevadas de 3 metros, no como ahora. Un par de kilómetros más abajo había una hostería con termas en donde hoy hay ruinas. Era Primer Mundo. Cien veces más desarrollada que Aspen".

Hoy es al revés, y ni tren hay. Hasta pasar a Chile parece ser una odisea o algo que todos los días debe chequearse si se puede o no.

Contó que "cuando terminó la Segunda Guerra, miembros de la Décima Infantería de Montaña de EEUU trajeron la semilla de la industria del esquí. Hoy, el sueldo promedio más alto de EEUU se paga justamente en Aspen. Un pueblo abandonado que fue impulsado". 

El Azufre: las características de la nueva Meca del esquí en Mendoza

En este punto, y a la hora de las necesarias comparaciones actitudinales de parte del Estado, el gobierno y la política, señaló que "el Estado de Colorado tiene una especie de ministerio del esquí, que genera una cantidad de riqueza, cien veces más que una mina de oro, porque es un recurso renovable". 

Spinello insistió con la necesidad de invertir en la sostenibilidad y en dar un gran salto al futuro, ya que el paso del tiempo, en Mendoza, ha sido en reversa para emprendimientos de montaña. "La gente que quiere esquiar no quiere un lugar reventado. Es lejos, se va a preservar. Vamos a ir dando trabajo vendiendo un destino exclusivo a gente apasionada y con recursos de todo el mundo", se volvió a entusiasmar en un diálogo que por momentos se mancó por la frustración.

Clic abajo para conocer todo sobre El Azufre



Esta nota habla de: