La familia del funcionario del INAI que es de origen alemán, se percibió "diaguita" y nombró un cacique

Martín Plaza Schaefer es un militante puesto como director de Tierras del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI). La curiosa historia de los Plaza Schaefer.

Los periodistas Gabriel Levinas y Coromoto Torres contaron en 2021 un caso insólito ocurrido en los Valles Calchaquíes. Allí surgió un conflicto que atribuyeron a "la irresponsabilidad de un organismo estatal, el INAI". Denunciaron los reclamos disparatados de los "autopercibidos diaguitas calchaquíes", que, según la crónica, es "una etnia creada desde las oficinas de la ciudad de Buenos Aires" y que "despliega una violencia inusual".

El INAI afirmó que no entregó tierras a los supuestos mapuches en Mendoza y que eso lo debe decidir el gobierno provincial

El relato de Levinas y Torres afirma que "esta precisión étnica oficial contradice los estudios arqueológicos e históricos más sólidos, los cuales han estudiado las raíces de una población vallista auténtica". 

Agregaron que "durante décadas la currícula educativa de los argentinos inculcó la noción del grupo étnico diaguita sin mencionar siquiera su dependencia del Incario, el vasto reino que aglutinaba a los pobladores desde Ecuador hasta Cuyo. De hecho, diaguita era el mote despectivo con el que los incas designaban a los habitantes de las montañas del otro lado de los Andes. Algunos arqueólogos ubican a los diaguitas en el sur de Catamarca, suroeste de Tucuman y norte de La Rioja, pero no en esta parte del valle. La palabra calchaquí, surge de Juan Calchaqui, un nativo nombrado así por los incas, alzado contra las arbitrariedades y opresión de los españoles en la segunda mitad del siglo XVI".

Los pulares, los verdaderos habitantes de la región por esa época, ya habían sido obligados por los incas a renunciar a su idioma, el cacán. Fueron perseguidos y expulsados por los conquistadores en el siglo XVI hasta las puertas de la quebrada de Escoipe.

Toda la zona de Tacuil, Molinos y Colomé fue repoblada, como con la venida de Atacamas desde Chile en 1791. Están hasta los padrones de quienes vinieron del otro lado de la cordillera a trabajar aquí. La realidad es que no solo en estas zonas específicas no habitaban ya comunidades de pueblos originarios, sino que hay casos donde el INAI atribuye pertenencia en territorios históricamente despoblados, como la propiedad de la zona de San Carlos, cercana a Cafayate, donde un productor compró una parcela de tierra cuyas escrituras figuran en el catastro desde 1912 y que por la falta de agua jamás fueron habitadas. Como las tierras eran aptas para plantar vides, Eduardo Serrano las compró a fines de 2010 y realizó excavaciones para obtener agua y arrancar con sus viñedos. Al tanto de algunos reclamos en otras propiedades, Serrano revisó todo el terreno y por supuesto no había nadie. Tampoco se encontraron restos, cementerios, ni vestigio alguno que avale la opinión posterior del INAI.

Reconocen a una comunidad kolla en La Matanza, sumado a otras 15 guaraníes y wichís en todo el país

Cuando Serrano consiguió sacar el agua a más de 200 metros de profundidad, un grupo de "diaguitas calchaquíes" se introdujo por la fuerza para reclamar la "propiedad ancestral".

Plantaron banderas y carteles, y con el apoyo de funcionarios estatales cortaron los alambres y reclamaron la propiedad de las tierras. La Justicia ya resolvió desalojarlos, pero los jueces y las autoridades esperan "tiempos políticos" para ejecutar el desalojo. Mientras tanto, su legítimo propietario no puede usarlas para producir.

El relato sigue: "La situación en Cachi es aún más absurda y violenta. El cacique es un funcionario nacional y provincial al mismo tiempo (cobra dos sueldos estatales superpuestos). Se trata del Dr. (médico) Miguel Plaza Schaefer. Los Plaza son antiguos terratenientes de la zona de San José, cerca de Cachi, y su madre es de ascendencia alemana. Tiene varias propiedades a su nombre y a pesar de que algunos de sus 'ancestros' fueron grandes terratenientes, hoy se auto-asumió diaguita y es su cacique. En varias oportunidades, cuando la policía provincial intentó evitar tomas o realizar desalojos, apareció el cacique de origen teutón para impedir los procedimientos diciendo que era funcionario de Nación y así frenó el accionar policial".

El abogado salteño Martín Plaza Schaefer, director de Tierras del Instituto de Asuntos Indígenas de la Nación, es parte de la familia. Más que un administrador del Estado, se define como un "militante de Derechos Políticos y Territoriales de los Pueblos Indígenas". Y hay otro más: Guillermo Plaza Schaefer, poeta que también se autoconsidera diaguita y que es autor del libro "Poemas de la resistencia". 


La familia del funcionario del INAI que es de origen alemán, se percibió "diaguita" y nombró un cacique



Reconocen a una comunidad kolla en La Matanza, sumado a otras 15 guaraníes y wichís en todo el país

En 2019, mientras daba cuenta de juicio por las tomas de los falsos diaguitas, el diario El Tribuno ofreció un panorama de contextualización: "La Asociación de Productores de Fincas de Salta (APFINCAS) solicitó al ministro de Salud, Roque Mascarello, sanciones para el médico Miguel Ángel Plaza Schaefer a quien atribuyen conductas reñidas con la ética y responsabilizan por los violentos incidentes ocurridos en 5 de febrero en la Bodega Puna. La Asociación ya había solicitado sumario administrativo para Plaza Schaefer, Dora Clarisa Siarez y Rómulo Mamaní".

Y contó de quién se trata: "Plaza Schaefer es un ex rugbier que recientemente se hizo designar cacique de la comunidad de Cachi. Su padre fue senador provincial y su madre es de ascendencia alemana. Actualmente está designado en el hospital San José-Dr. Arne Hoygaard de Cachi. 'El Dr. Plaza Schaefer lejos de descender de extintos diaguitas, ahora se presenta como cacique cuando su linaje no pertenece a la zona'".

Los periodistas que hicieron la crónica desde los Valles Calchaquiés señalaron que en aquella toma de tierras, "en ocasiones sus seguidores atacaron e hirieron a la policía local".

"Algunos de los supuestos diaguitas en verdad integran un grupo patotero de Cafayate, que es trasladado de un lado a otro del valle como fuerza de choque y respaldo a las tomas ilegales", afirmaron Levinas y Torres.

Agregaron, con tono irónico: "Pero el cacique Plaza al menos es salteño... En cambio, Romualdo Mamani, nacido en Yavi, provincia de Jujuy en la frontera con Bolivia, criado en Bolivia e hijo de madre boliviana, es el cacique y jefe de los diaguitas de la zona de Tacuil y responsable de las tomas ilegales de tierras en la zona. También tiene un salario estatal como enfermero".



Esta nota habla de:
Más allá de nuestros deseos de triunfo, ¿quién creés íntimamente que ganará el primer partido de la Copa América?