Acuerdo YPF-Mendoza: qué resignaron las partes y cómo se ejecutarán las inversiones

Se conoció la "letra chica" del convenio firmado semanas atrás entre el gobernador Rodolfo Suarez y el presidente de la petrolera, Pablo González. Todo apunta a incrementar la producción.

A fines de julio, las autoridades de YPF y Mendoza firmaron un convenio que incluyó una inversión histórica de la empresa para incrementar la producción petrolera en la provincia, incluyendo los primeros trabajos en la porción de Vaca Muerta. Asimismo, el acuerdo también contempló que los actores renunciarán a distintas demandas.

Así se desprende de las cláusulas del convenio difundido recientemente. En uno de los apartados, se estableció que una vez que se cumplan los compromisos de inversión acordados, "se gestionará la suspensión de reclamos". En este sentido, hay demandas vigentes de YPF contra Mendoza y viceversa.

Por un lado, según consta en la cláusula cuarta del convenio, Mendoza renunciará al reclamo del Aporte de Fondo Escolar (AFP) que había iniciado contra YPF, asegurando en un primer momento que la petrolera había incumplido con el aporte en la etapa de explotación en el área Chachahuén Sur y Cerro Morado Este por U$S 16 millones.

Al respecto, la empresa había sostenido que el pago del Aporte de Fondo Escolar correspondía solamente a la etapa de exploración. Y, en el convenio, el Gobierno termina aceptando que "Mendoza desistirá del reclamo de cobro del AFE en la etapa de explotación en Chachahuén Sur y Cerro Morado Este". 

También Mendoza desistirá del reclamo por diferencias en la liquidación de regalías del Programa de Estímulo en la Inyección Excedente de Gas Natural, que ascendería a U$S13 millones.

Todo esto se ejecutará una vez que se cumplan los compromisos de inversión de YPF en Chachahuén Sur y Cerro Morado Este, donde la empresa iniciará en 2021 un plan de recuperación terciaria en pozos convencionales por U$S 71 millones, y los trabajos en la porción mendocina de Vaca Muerta, previstos en U$S 17 millones.

La base operativa de YPF en Chachahuén, Malargüe.

Por su parte, tal como acordaron semanas atrás el presidente de YPF Pablo González y el gobernador Rodolfo Suarez, "YPF se compromete a desistir de ejecutar la sentencia firme y en proceso de ejecución" por una expropiación que realizó años atrás la Provincia en Tupungato. Asimismo, se acordó que el Estado cederá otro terreno de interés para la actividad petrolera.

Cómo invertirá YPF más de U$S 500 millones

Recuperación terciaria de pozos

La cláusula primera del acuerdo firmado por YPF y Mendoza se refiere al proceso de recuperación terciaria (actualmente se realiza recuperación secundaria) con el que se avanzará en las áreas Chachahuén Sur y Cerro Morado Este, ambas en la Cuenca Neuquina (Malargüe), por un total de U$S 71 millones.

Aquí, el proceso de reconversión implica básicamente pasar de una recuperación secundaria, donde se estimulan los pozos con inyección de agua, a una recuperación terciaria: al agua se le agrega un polímero, creando una solución de mayor viscosidad para que actúe de manera más efectiva para poder "barrer" el petróleo residual.

Por su parte, Mendoza se comprometió a reducir hasta la mitad las regalías petroleras que paga YPF por el crudo extraído mediante el proceso de recuperación terciaria: se pasaría del 18% al 9%. En tanto, esos recursos "ahorrados" serán destinados por la empresa a un plan de desarrollo del bloque Chachahuén Sur-Cerro Morado Este.

Sobre ese "plan de desarrollo", la magnitud dependerá del resultado del "desriskeo" (proceso exploratorio para tener certidumbre sobre el recurso petrolero disponible bajo tierra) que se realiza sobre Cerro Morado Este. En el mejor de los casos, YPF perforaría 300 pozos, lo que demandaría una inversión de U$S 400 millones a partir de 2023.

En esta etapa, YPF replicaría un novedoso plan ya aplicado en Chubut: perforaría esos pozos para que empiecen a producir directamente con recuperación terciaria, con inyección de polímeros.

Vaca Muerta, los primeros pasos en Mendoza

La segunda cláusula del acuerdo firmado por Suarez y González alude a las inversiones de YPF en la porción mendocina de Vaca Muerta por U$S 17,4 millones, a partir de septiembre de 2022.

Concretamente, YPF perforará dos pozos piloto en el límite de las áreas CN-VII A y Paso de las Bardas Norte, con 12 etapas de fracturas hidráulicas, "con el objetivo de explorar la formación Vaca Muerta y comprobar su potencial técnico y económico".

"YPF y la Provincia trabajarán juntos para utilizar y promover la mayor utilización de la infraestructura existente en la provincia de Mendoza (futuro parque de servicios en Pata Mora y Centro Logístico Potasio Río Colorado para dar soporte operativo y logístico", agregaron las partes en el convenio.

Sobre esto, en un acuerdo complementario, la Provincia se compromete a realizar los actos necesarios para "ceder a YPF a modo gratuito un área dentro del futuro parque industrial de Pata Mora y/u otro inmueble de la Provincia que sea de interés para YPF".

El polo logístico en Potasio Río Colorado, construido por Vale, ahora en manos de la Provincia.

Prórrogas y reversión de áreas

En una tercera parte del convenio, YPF y Mendoza acordaron la prórroga por otros 10 años de las concesiones de las áreas Chihuido de la Salina, Chihuido de la Salina Sur y Paso de las Bardas Norte (esta última está incluida en las pruebas piloto de Vaca Muerta).

Aquí, la petrolera se comprometió a una inversión de U$S25 millones, donde están incluidas las pruebas piloto de Vaca Muerta por U$S 17 millones. En tanto, la Provincia seguirá cobrando regalías del 12% y eximirá a YPF del pago del bono de prórroga.

Asimismo, se acordó que "YPF revertirá las áreas Loma de la Mina y Puesto Molina Norte, a partir del vencimiento original". Con esto, Mendoza busca incrementar la producción petrolera a partir de la licitación de áreas que hoy en día no son prioridad para la compañía controlada por el Estado.

Se acordó también que YPF y Mendoza colaborarán en la búsqueda de inversiones para estas tres áreas.

Inversiones en la refinería de Luján

Más allá del plan acordado, YPF ya está ejecutando en su Presupuesto 2021 inversiones por U$S 103 millones en el CILC (Complejo Industrial Luján de Cuyo), además de unos U$S 9 millones en reactivación y abandono de pozos, como parte del programa Mendoza Activa Hidrocarburos.

En el complejo de Luján, se destaca la ampliación de la unidad de hidrotratamiento de naftas; la construcción de una nueva unidad de hidrotratamiento de gasoil; la ejecución del primer proyecto en Argentina de incorporación de biocombustible en el proceso de refinación; y la adecuación de la Terminal de Logística de Luján para recibir y almacenar bioetanol, entre otros trabajos.

Trato amigable y resolución de conflictos

Por último, en el acuerdo firmado por el gobernador Suarez y el presidente de YPF, ambos se comprometieron a "procurar una solución de controversias en términos amigables". De todos modos, dejaron explícito que "en caso contrario, se someterán a los Tribunales Ordinarios de la Primera Circunscripción de Mendoza".

El convenio completo:

Esta nota habla de: