Nicolás Calderón, de Rosell Boher: "Somos potencia mundial en Malbec y podemos serlo con otras cepas"

Este domingo llega el testeo de Nacho Borrás a la producción de Rosell Boher. Le saca la ficha a Nicolás Calderón, enólogo de la casa y una degustación de sus principales productos.

Ignacio Borrás

Recta final del año. Empezamos a despedirlo con notas muy especiales. El elegido para este domingo fue Nicolás Calderón, enólogo de Bodega Rosell Boher, ubicada en calle Pueyrredón 1210 en pleno corazón de Luján de Cuyo, Mendoza. 

Si hablamos de la bodega, sin dudas se nos vienen los espumantes a la cabeza, aunque desde hace ya varios años sus vinos tranquilos vienen dando pasos agigantados en la industria y cada día se consolidan más. Sin más preámbulos espero disfruten tanto como yo esta entrevista.

- ¿Qué te llevó a estudiar Enología?

- Es algo que venía desde la secundaria, o tal vez un poco antes, porque mi papá es enólogo. Yo fui al Liceo Agrícola durante seis años y terminé mis estudios secundarios con el título de técnico en Enología. Luego de eso hice 2 años y medio en ingeniería industrial pero decidí terminar la licenciatura en enología.

- ¿En qué bodegas has trabajado?

Empecé trabajando en Trivento donde estuve 7 años, luego estuve 7 años en Nieto, trabajé una temporada en EEUU y hoy en día voy camino a cumplir mis 7 años en Casa Boher.

- ¿Has tenido alguna persona que consideres un mentor?

- En todos los lugares fui aprendiendo de distintas personas, dependiendo de mi momento de vida y las funciones que iba cumpliendo en los distintos lugares y procesos fui aprendiendo de distintas personas.

- ¿Tenés 3 varietales tintos y 3 blancas que sean tus favoritas?

- En las blancas elijo el Sauvignon Blanc, el Chardonnay y el Viognier. En las tintas siempre esta primero el Malbec, después el Pinot Noir y en tercer lugar el Cabernet Franc que es un varietal que me gusta mucho.

- ¿Cómo ves la industria vitivinícola argentina a futuro?

- A corto plazo veo que estamos haciendo las cosas muy bien, seguimos creciendo gracias al trabajo que estamos realizando. A mediano y largo plazo veo una industria más consolidada a nivel país y a nivel mundial. Vamos a camino a poder codearnos sin ningún problema con países como Francia y los históricos del mundo del vino

- ¿Creés que a futuro se busca salir del Malbec y mostrar otros varietales?

- No, creo que no vamos a salir del Malbec. Estamos avanzando y con ese crecimiento estamos descubriendo que tenemos gran potencial en otras cepas. Sin dudas somos potencia mundial del Malbec, pero podemos ser a futuro potencia con otros varietales (tal vez nosotros no veamos eso, pero vamos por ese camino)

- ¿Y si hablamos a futuro, cuál crees que es la mejor forma de ganar consumidores?

- Es haciendo un producto que se adapte a lo que buscan hoy en día los jóvenes, y una vez que ya están en el mundo del vino poder mostrarles todas las opciones que existen, ya sea vinos blancos, rosados, tintos o espumantes, como vinos jóvenes o con paso por madera. Es un universo que sin dudas tiene opciones para todos los gustos.

- ¿Qué opinás de los nuevos envases que se proponen hoy en día como la lata o el bag in box?

- El problema que tenemos hoy con el vidrio es algo que debemos afrontar. No creo que tengamos la solución a corto plazo por lo cual el resto de los envases que existen debemos tenerlos como opción y estudiar cuál es la mejor forma de implementarlos. El bag in box es algo que se utiliza en el mundo hace mucho tiempo.

- ¿Qué crees que hace del vino una bebida tan única?

- La vida que tienen. Son bebidas que desde su inicio se mantiene vivo y eso se transmite a través de la pasión con la que están elaborados, transmite historias, te traslada a ciertos lugares o épocas del año.

- ¿Si tuvieses que elegir una persona de difícil acceso, puede ser un familiar que ya no este, un famoso o un personaje de la historia, con quien te gustaría tomarte un vino?

- Yo soy muy futbolero, así que sin dudas me encantaría tomarme un vino con Maradona, sentarme con él y escuchar sus anécdotas.

- ¿Y vos cómo te ves en diez años?

- Vivo (ríe). Acá trabajamos a largo plazo ya sea en vinos o espumantes, así que me veo destapando alguna de las botellas que nacen hoy en día como una nueva idea y en ese futuro ya este consolidado.

- ¿Aparte del trabajo en Casa Boher, tenés algún proyecto propio?

- Sí, tengo un proyecto de cervezas junto con mi cuñado que se llama Che! Dos Mostos, que es una cerveza. Elaborada a partir de la cofermentación de mosto de malta de cebada y mosto de uvas. Este proyecto nace de que siempre en la mesa de los domingos estaba el chiste de que si la cerveza o el vino y de ahí surgió la idea de probar juntar la elaboración de ambas, primero para el consumo de la familia y luego una vez consolidadas los estilos de cervezas decidimos lanzarla al mercado.

- Contanos un poco acerca de la bodega.

- Todo comienza en 1999 cuando se recuperan las instalaciones de la bodega fundada a fines del Siglo XIX por Bernardo Martínez, abuelo de nuestro enólogo, Alejandro Martínez Rosell. Hoy en día contamos con un portfolio de vinos tranquilos y de espumantes, hoy estamos en una producción de unas 300.000 botellas de vinos tranquilos y en espumantes (método Champenoise) estamos en una producción de unas 250.000 a 300.000 botellas anuales.

- ¿Los viñedos de dónde sacan la uva son propios?

- Contamos con viñedo propios ubicados en la parte alta de Agrelo y otro viñedo en la IG de San Pablo, Tunuyán. También tenemos algunos pequeños acuerdos de exclusividad con una finca de Vista Flores en Tunuyán.

- ¿Cuál es la idea a futuro de la bodega?

- Seguimos en el camino de la consolidación. Si bien sabemos que en los espumantes hemos logrado grandes cosas y estamos consolidados seguimos trabajando para mantener esa línea. En los vinos tranquilos si estamos trabajando para seguir consolidando los vinos y la marca Casa Boher.

Degustación

Casa Boher Cabernet Franc 2019

Varietal: 100% Cabernet Franc (Valle de Uco y Alto Agrelo, Mendoza)

Crianza: El 50% del vino tuvo crianza durante 9 meses en barricas de roble francés y americano de primer y segundo uso.

Opinión personal: Cada vez más presente en las bodegas el Cabernet Franc empieza a tomar el protagonismo que merece una cepa así. En este caso Bodega Rosell Boher nos trae una gran opción donde a mi entender han logrado el equilibrio justo de dos zonas vitivinícolas de la provincia, sin dudas la uva de Valle de Uco le aporta la frescura a este vino y Agrelo nos da intensidad. Nos encontramos con un color rojo con fuertes tonalidades violáceas. En nariz presenta aromas muy frescos y frutados que recuerdan la frambuesa, el pimiento verde (típico del varietal) por detrás aparecen aromas aportados por su crianza en barrica. En boca posee una entrada equilibrada, taninos muy equilibrados y una buena acidez que redondea el vino en boca. Aparecen sabores que recuerdan principalmente frutas rojas como frambuesa y moras, también encontramos un sabor a eucalipto que aporta frescura en boca, con final mineral que prolonga los sabores en boca, hay que recalcar que el buen uso de la madera en este caso nos ayuda a domar los taninos y aportar estructura pero sin tapar las características del varietal. Sin dudas este Cabernet Franc se gano un puesto en mi Top 5 dentro de este varietal.

Casa Boher Gran Reserva 2017

Varietales: 60% Malbec - 30% Cabernet Sauvignon - 10% Merlot (Valle de Uco, Mendoza)

Crianza: Este vino maduro durante 14 meses en barrica de roble francés y americano de primer uso. Terminada la crianza se realizo una selección de barricas para conformar este corte de 15.000 botellas. Una vez embotellado se estibaron por unos 12 meses más.

Opinión personal: Blend con gran personalidad e impronta, cada varietal aporta algo, el Malbec nos da nariz y fruta, el Cabernet nos aporta estructura y especias y el Merlot nos entrega elegancia y frescura, su paso por madera es importante y en este estilo de vinos también es necesario ya que son vinos que si bien hoy en día están en un gran momento para ser consumidos probablemente su máximo potencial sea dentro de unos 8 años (recomendación tener más de una botella para ir probando). Nos encontramos con un vino de color rojo intenso con tonalidades casi negras. Yo recomiendo abrirlo unos 40 minutos antes de ser consumido así logramos que se abra completamente, encontramos aromas a frutas maduras que recuerdan principalmente la ciruela y el higo, por detrás aparecen aromas especiados que recuerdan el clavo de olor y la pimienta negra, finalmente encontramos aromas aportados por la barrica que recuerdan el cacao y el café. En boca posee una entrada elegante, presenta gran estructura y taninos presentes, los sabores que aparecen recuerdan frutas en compota y mermeladas como la de ciruela, cerezas, dulce de guindas, sabores muy intensos de gran intensidad, sin dudas este vino pide ser acompañado con una comida.

Casa Boher Viognier

Varietal: 100% Viognier (Alto Agrelo, Luján de Cuyo, Mendoza)

Vista: De color amarillo con tonalidades doradas.

Nariz: Aromas Florales que recuerdan las rosas y violetas, aromas a frutas tropicales que recuerdan el maracuyá, el ananá, la papaya, etc.

Boca: Entrada equilibrada, estructura media, sabores muy frutales que recuerdan el maracuyá y el ananá principalmente.

Opinión personal: Sin dudas una de las sorpresas que descubrí este 2021, un Viognier con una personalidad increíble, lejos de esos vinos sosos, nos encontramos con una explosión aromática y sabores muy intensos que no pierden la elegancia. De color amarillo con tonalidades doradas, en nariz encontramos aromas florales que recuerdan las rosas y las violetas principalmente, también aromas que recuerdan frutas tropicales como el ananá y el maracuyá. En boca posee una entrada equilibrada, con una estructura interesante para este tipo de vinos, los sabores a frutas tropicales como el ananá y maracuyá aportan intensidad y una acidez que aporta a la frescura del mismo. Un vino que nos invita a tomar más de una copa para ser descubierto en cada trago.

Casa Boher Rose

Varietales: 33% Malbec (Alto Agrelo, Luján de Cuyo, Mendoza) - 33% Merlot - 33% Pinot Noir (Tunuyan, Valle de Uco, Mendoza)

Vista: Color rosado salmón.

Nariz: Aromas frutados, muchos frutos rojos, se destacan aromas a cerezas y frutillas, por detrás y muy sutil encontramos aromas florales.

Boca: entrada equilibrada, muy fresco con acidez controlada, vuelven a aparecer sabores que recuerdan a frutos rojos pero por sobre toda la frutilla, de final agradable con duración media.

Opinión personal: Cada día disfruto mas de encontrar vinos rose como este, en este caso dada su composición de Malbec - Merlot - Pinot Noir quedé sorprendido con lo equilibrado que estaba este rosado donde la acidez lejos de ser algo molesto es algo que le da el toque justo de frescura. En nariz lo encuentro muy expresivo donde destacan aromas como la frutilla, las grosellas, entre otras frutas rojas. En boca posee una entrada equilibrada, de acidez agradable aparecen sabores que recuerdan las frutas nombradas en nariz, sorprende lo persistente que se mantienen los sabores sobre el final de la boca. Un vino que puede ser tomado solo o acompañado de una picada marina.

Agradecimientos

Quiero agradecer a Nicolás por su tiempo. Es un enólogo que quería conocer hace un tiempo, creo que ha logrado poner parte de su impronta en los vinos de la bodega. Agradezco también a Bodega Rosell Boher por los vinos que nos permitieron degustar, que sin lugar a dudas tienen un gran potencial y una elegancia que los distingue.

¡Salud y hasta la semana que viene!






Esta nota habla de: