Dólar, ese Mesías: reunidos en su nombre

Una gran convocatoria tuvo la Facultad de Ciencias Económicas para hablar de la dolarización. No hubo posiciones en pugna, pero sí numerosa y valiosa información para el análisis. Aunque se alertó de las dificultades para implementarla, quien piense en ello y escuchó tiene ahora muchas herramientas sólidas de discusión y análisis. ¿Una idea populista?

 A sala llena, estudiantes de Ciencias Económicas de la UNCUYO y público en general, tuvo la oportunidad de escuchar exposiciones de primer nivel en torno a la posibilidad de una dolarización en Argentina. ¿Por qué estamos hablando de esto? Por varios motivos: el debate se ha desatado no solamente por impulso de dirigentes políticos que se montan sobre esa idea para cabalgar más rápido las pampas electorales, sino porque básicamente la moneda soberana es un soberano fiasco, que cada día vale menos y el dólar aparece en el horizonte como una utopía, una quimera y hay quienes creen que es un sueño que puede hacerse realidad.

Como si se tratara de una divinidad todopoderosa, los argentinos hemos depositado en el dólar toda nuestra fe, y esta práctica no tiene detractores: la ejercen ateos y creyentes, peronistas, radicales, comunistas y liberales.

Hay un mendocino, Alfredo Romano (h) que escribió un libro que es best seller y que propone taxativamente dolarizar la economía. Sostiene que al hacerlo, todos heredaremos el reino del buen vivir, algo que los argentinos desconocemos. Avisa: es la forma en que haya estabilidad y que nadie más se haga el loco con deseos imaginarios en torno a la economía.

El aula 5 de la facultad mendocina estalló. Fue bueno ver a muchísimos estudiantes involucrados y en intercambio con sus profesores, porque se salen de la obligatoriedad de los textos exigidos para palpar las discusiones del mundo real que los rodea, algo que no es muy habitual en las universidades (aunque suene raro). La bienvenida la dio el vicedecano y futuro decano, Miguel González Gaviola (no tiene contrincante para las elecciones) y de inmediato se armó un panel que presentó Pablo Salvador, director del Observatorio Económico Regional Urbano (Oeru). El moderador fue Juan Antonio Zapata, reconocido por todos en el lugar y fuera de él, con vida académica y política. Es Contador Público Nacional y Perito Partidor Universidad Nacional de Cuyo 1964, Master of Arts (Economics) 1967 y Doctor of Philosophy (Ph.D. Economics), University of Chicago 1970. Expusieron Gustavo Reyes, economista jefe del Ieral de la Fundación Mediterránea, Rodrigo González, director ejecutivo de la Fundación IDEAL, Master en Economía Aplicada al Desarrollo Económico de la Universidad de Turín, Italia; Master Executive en Economía del Instituto de Estudios Políticos de París, Francia; Master en Economía, Universidad Nacional de La Plata y Licenciado en Economía, Universidad Nacional de Cuyo.  Desde Washington lo hizo Claudio Loser, que se recibiera en esa casa y exdirector del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, y que aclaró: "Fui más años solo 'argentino' que funcionario del Fondo".

Pronto veremos el video completo con las exposiciones, que resultaron completas y meticulosas. Pero hay una advertencia: no hubo diferencias y tampoco conclusiones favorables a la dolarización. Posiblemente haya faltado alguna voz de quienes están a favor: un Javier Milei; un radical como el puntano Alejandro Cacace. Invitaron a Romano, pero no está en Mendoza.

Por ello fue una especie de tribunal de juzgamiento a la dolarización, con muy hábiles fiscales. El veredicto -sintetizado por el autor de esta nota que habla por 'boca de ganso' en torno al tema- fue que no, y hay algunas razones sintetizadas al extremo abajo:

- Básicamente no hay dólares suficientes en el Banco Central para cubrir la cantidad de pesos que hay que reemplazar.

- Posiblemente los haya 'debajo de los colchones' de miles de argentinos aquí y afuera, pero para que los traigan y blanqueen, debería haber confianza en el país y no la hay. Si se construye esa confianza, ¿haría falta entonces dolarizar?

- Las medidas que hay que llevar adelante para generar las condiciones para implementar una dolarización requieren de la misma fuerza y acciones que para que el país se encamine económicamente hoy, con los pesos que tenemos. Y si se logra hacer eso con respaldo, consenso y sin quiebres de ningún tipo, ¿haría falta dolarizar?

Los expertos remarcaron eso, más o menos en este tipo de respuestas -aunque con gráficos, datos, números, tendencias, historia y argumentos más sólidos que los aquí expuestos en esta crónica hecha de memoria de la conferencia- aunque dejaron pendientes algunas cosas a seguir discutiendo: tarea para los estudiantes, quienes, de paso, podrían seguir la buena iniciativa con más foros de discusión sobre respuestas y salidas para la economía argentina. Tienen la irónica suerte de tener un país en desgracia al que ordenar.

En el medio, quedó planteada una idea que se presentó en el Congreso para poder realizar transacciones en moneda extranjera, lo cual no podría considerarse una dolarización, pero sí una ampliación de las actuales condiciones, un punto intermedio, tal vez.

Finalmente sobrevoló la idea que ningún expositor dijo y de la que como espectador y autor de esta nota hay que hacerse cargo: dieron a entender que el planteo de dolarizar es otra de las caras del populismo, es decir, del apuro por encontrar soluciones a corto plazo, pero que en el mediano y largo plazo  no serían sostenibles.

Lejos de cerrarse, el debate quedó abierto, porque en esta ocasión no lo hubo. Fue un gran aporte que alimentó el hambre de datos y conocimientos, algo fundamental para no andar hablando por reacción y sin fundamentos, como si la vida se solucionara con un tuit. O por milagro.

Bonus track: fragmento de una respuesta de Loser sobre cómo dolarizar

Hacé clic aquí para encontrar todas las notas de Memo en las que se habla de la idea de dolarizar la economía argentina. Incluye videos, entrevistas y audios.

Esta nota habla de: