Marcos Jofré y la experiencia de una empresa vitivinícola argentino chilena

El CEO de Trivento se abre y habla de economía y política. Recomienda vinos de su empresa y además, lanza la primera experiencia gastronómica de la firma, que se llamará "La Galería".

Equipo Memo

Mendoza tiene mucho que ver con Chile. Por historia, geografía, economía y hasta idiosincracia, (¿lenguaje?), los vínculos son más fuertes que con el Río de la Plata. Sin embargo, el federalismo enunciativo y poco real nos ha llevado siempre a tener que rebotar en Buenos Aires antes de iniciar alguna relación con el otro lado de la cordillera.


Made in Mendoza: la posibilidad que nos da el acuerdo vigente con Chile para llegar al mundo

Son las empresas las que están comprendiendo mejor el vínculo, y borrando esas fronteras.

A pesar del impredecible comportamiento de las inversiones en Argentina, llegan, se establecen y necesitan de mentes argentinas para comprender una realidad que no tiene parangón en el mundo.

Así es que el mendocino Marcos Jofré conduce Trivento, la inversión de Concha y Toro que se expande y crece.

Discreto, metódico, es la persona cuyo perfil es necesario conocer: es de las personas que hacen cosas sin autobombo, y que hay que mirar para aprender.

El equipo de Memo le lanzó algunos desafíos para responder, y lo hizo:

- ¿Cómo evalúa la experiencia de trabajo binacional con Chile? Mendoza tiene esa gran oportunidad, pero además es un desafío, por los fuertes contrastes económicos. ¿El saldo sigue siendo positivo para la empresa? 

- Sin dudas el saldo es positivo, Trivento tiene una marca fuerte en mercados claves, nuestros vinos son evaluados como sobresalientes por los críticos y hemos innovado de manera exitosa. Nada es casual, tenemos un equipo de personas muy profesional y comprometido. Igualmente, como cualquier empresa exportadora nos afectan los problemas constantes de variabilidad del tipo de cambio, la inflación, regulación excesiva, la presión impositiva y los cambios en las reglas de juego, que nos afectan fuertemente. Algunos piensan que en esa volatilidad argentina hay beneficios para los exportadores, pero no los hay para una empresa como la nuestra, que da prioridad a los fundamentos comerciales a largo plazo sobre los objetivos a corto plazo, como puede ser una venta puntual, dada por un tipo de cambio beneficioso. 

- ¿Se ha insertado como esperaban en el mercado argentino o la apuesta es a la elaboración para el mercado internacional? 

- Trivento nace como un proyecto exportador en 1996 y por muchos años, no se hizo foco en el mercado local. Sin embargo, hace ya un tiempo pusimos en práctica una nueva estrategia comercial para el mercado local, que está dando sus frutos con tasas de crecimiento importantes en las líneas Trivento Reserve y Golden Reserve. En lo que es exportación, nos fuimos concentrando en el crecimiento exclusivamente de Trivento Reserva, Private y Golden. Este proceso de vender sólo la líneas premium estaba diagramado pero, dada la pérdida de competitividad de la moneda, se aceleró y sólo está quedando un remanente mínimo hasta agotar ese stock de vinos. 

- ¿Cuál es el secreto de la industria del vino para sortear las crisis cíclicas que ofrece la Argentina como si se tratara de una montaña rusa? 

- Bueno, para ser sincero, algunas crisis no las sorteó la industria y están a la vista los elefantes blancos que quedaron de esas épocas. Lo que sí es verdad es que desde hace más de 25 años hemos tenido varias crisis en Argentina y la industria las viene sorteando, pero con un costo. Cada crisis nos hace perder oportunidades, son trenes que pasan. Esta última crisis de competitividad, debida al tipo de cambio atrasado, ha alejado a las bodegas argentinas de los precios de los vinos que más se consumen en el mundo. 

- En lo personal, y al margen de su rol en la empresa: ¿qué imagina que debe hacer Mendoza para resurgir económicamente y convertirse en un lugar que atraiga y no que expulse? 

- Mendoza debe tener una estrategia coherente y creíble para el crecimiento, que incluya todas las actividades que puedan generar valor. Tenemos mucho que ofrecer a los inversores, pero debemos esperarlos con los brazos abiertos y no con una biblioteca de regulaciones desgastantes. Sobre todo los que invierten en grandes proyectos privados necesitan reglas claras y seguridad jurídica. 

- Hay una contradicción fuerte entre los que afirman que Mendoza es "una isla dentro de una Argentina compleja" y los que sostienen que "está más hundida que las provincias vecinas". ¿De qué lado está? 

- Mendoza debe revisar su propio potencial económico y desarrollarlo, no tanto mirar al costado y sí tener una vocación de influenciar en las distintas administraciones nacionales. Nuestro desarrollo viene de la mano de competir en el mundo, de intercambiar bienes y conocimientos. Mendoza tiene la mayor cantidad de marcas argentinas que se exportan al mundo y eso es desarrollo económico sustentable. Lamentablemente, Argentina muchas veces elige el camino de no apertura al mundo. Por eso, creo que tenemos que tener una vocación transformadora, que sobrepase nuestras fronteras provinciales, para que cada día sea más gente la que se entusiasme con las posibilidades que trae el comercio mundial. Pero si esto no ocurre, debemos ser capaces de administrar lo que tenemos a nuestro alcance y no caer en la tentación de creer que no podemos hacer nada. 

- ¿Qué le pediría al futuro gobernador de Mendoza para estar cómodo, en lo personal, profesional y en familia? 

- La verdad es que tiene una tarea difícil y en un contexto que se avizora muy complejo. Es por eso que creo que necesitamos que el próximo Gobernador navegue con las reglas actuales del mundo y promueva la introducción de nuevas tecnologías. Que tenga el coraje para administrar a través de la volatilidad constante, con una visión muy clara de a dónde debe ir Mendoza y no tener miedo de hacer los cambios necesarios para lograr el desarrollo económico. 

- ¿Qué piensa de los empresarios metidos a la política? 

- De esta última camada de empresarios jóvenes en Activá Mendoza veo mucho talento para comunicar y un entusiasmo grande por generar cambios. Creo que meterse en política cuando tenés una vida resuelta tiene doble mérito. 

- ¿Con cuál de los vinos que elabora agasajaría a una persona con la que tiene un gran afecto y por qué justo con ese? 

- Sin dudas con Trivento Golden Reserve Malbec, no es el ícono de la bodega pero es un vino que vi crecer y evolucionar tanto dentro como fuera de la compañía. Por otro lado, Lujan y malbec son el origen y creo que siempre es bueno volver a los orígenes. 

- Trivento abrirá pronto "La Galería", su local gastronómico. ¿Qué se puede anticipar sobre esta apuesta? 

Es nuestra primera incursión en la gastronomía, con una propuesta basada en una excelente diversidad de tapas elaboradas con quesos, charcutería y vegetales y que, además, irá cambiando según las estaciones del año. Los vinos de la bodega y el aceite de oliva La Chamiza, de elaboración propia, acompañan la selección de tapas. El nombre La Galería surge por el espacio de arte que inauguramos hace más de 10 años como antesala de la bodega y que exhibe obras de artistas mendocinos. La Galería también se extiende al jardín de la bodega, cuya pérgola es un lugar ideal para disfrutar de los vinos y tapas. Esperamos que los mendocinos nos visiten pronto.

Los Perfiles de Memo

Diego Stortini: La producción, la política, el gremialismo empresario y qué debería hacer el próximo gobernador

Pablo Salvador, decodificador de datos duros y su equipo de "lanzaeconomistas"

Alejandra Muscolini, creativa: Exportar contenidos porque son buenos y no por tener mano de obra "barata"

Julián Groisman, entre un nuevo campo y una nueva ciudad

Néstor Nardella, de los dos lados del escenario (y también detrás de escena)

Jorge Nelson Ripa, un "caballero de la buena mesa" y pionero del comercio exterior

Alejandro Chocrón: "Vas al exterior y Mendoza tiene mejor imagen que el país"

De la Reta, el emprendedor silencioso: "El orgullo de ser mendocino tiene que ser eterno"

Edgardo Civit Evans y los jubilados mendocinos con los pibes de Milei: ¿por qué?

Mauricio Pinti, el radical "vice" de Maipú: qué hará, por qué no ganan y qué pasó

Esta nota habla de:
¿Argentina debe tomar partido activo en el conflicto del Medio Oriente?