Boric desistió de la vía del diálogo con los mapuches y militariza La Araucanía

Aunque comenzó a desmilitarizar la zona en marzo, los constantes atentados en las rutas llevaron al presidente chileno a decretar el estado de excepción.

Ana Montes de Oca

La política está llena de buenas intenciones que se diluyen cuando se encuentran con la realidad. Esto es lo que le está pasando al presidente chileno Gabriel Boric, que había prometido desmilitarizar los territorios donde hay asentamientos mapuches y resolver los conflictos por la "vía política" pero se vio obligado a volver a decretar el "estado de emergencia" y enviar nuevamente militares a la zona de la Araucanía y otras provincias cercanas, que los grupos mapuches llaman "Wallmapu", y no reconocen como territorio chileno. 

Aunque durante la campaña presidencial, Boric tuvo el apoyo de los partidos de izquierda y de las comunidades mapuches a quienes prometió desmilitarizar la zona, la respuesta que esperaba el presidente no fue la que esperaba: los atentados, cortes de ruta, robo de madera y narcotráfico continúan y la presion de los ciudadanos chilenos y algunos gremios lo llevó a tomar la decisión de solicitar en el Congreso una norma para establecer un estado de excepción constitucional para, al menos, asegurar las rutas y la circulación. 

Sin embargo, la iniciativa no tuvo el apoyo que esperaba ni siquiera por parte de su propio partido y debió recurrir a un decreto que fue anunciado el lunes por la ministra del Interior, Izkia Siches, la misma que en marzo de este año fue recibida con balazos al aire cuando fue a reunirse con la familia de un joven mapuche muerto a manos policiales en 2018. También encontraron una especie de bandera con un mensaje para Siches: "minetras haya presos políticos mapuches no habrá diálogo". 

Armas argentinas a Chile: alarma política, la lucha mapuche de fondo y la advertencia de descontrol

La región de la Araucanía es la zona roja del conflicto mapuche en Chile y la promesa de Boric de desmilitarizar no cayó para nada bien, de hecho, el candidato de la derecha José Antonio Kast, obtuvo el 60% de los votos contra el 39% de Boric. Allí, la organización político militar mapuche llamada "La Coordinadora Arauco-Malleco", ya había advertido a Boric cuando resultó ganador que no aceptarían el "paternalismo" de la izquierda "hippie, progre y buena onda", y aseguraron que, como pueblo mapuche, tienen su propio ordenamiento político-militar desde antes de la conformación del Estado de Chile.

En las últimas horas, la oposición comenzó a reclamarle a Boric que inicie una querella contra Héctor Llaitul, que es el líder de la Coordinadora Arauco Malleco. 

Esta nota habla de: