Por fin: la educación, como motor político en medio de tantos desencuentros

Hay una oportunidad histórica de encuentro entre las diversas fuerzas políticas en torno a una nueva Ley de Educación, adecuada a los tiempos que corren y con todas las voces consultas.

Memo

Mendoza ha iniciado un proceso de nueva ley de Educación que resulta un aliciente desde muchos puntos de vista y no solo por su objetivo: adecuarse a los nuevos tiempos y sacar al sistema educativo del siglo XX. Es que el proceso mismo iniciado aparece como una oportunidad de encuentro en medio de un clima político de fomento de las divergencias insalvables.

No más un puñado de declaraciones de parte de José Thomas, el director general de Escuelas, lejos de generar resquemores han concitado aportes. No siempre el apoyo llega en forma de aplausos, sino que puede ser alimentado con críticas positivas, nuevas ideas, divergencias y apertura de discusiones que tengan un final y no sean eternas.

En este marco, es que los extitulares de Educación de diferentes gobiernos desde la recuperación de la democracia se han reunido con las autoridades provinciales actuales, y volverán a hacerlo esta semana. El propio exgobernador Arturo Lafalla lanzó sus propuestas y movilizó a sus colaboradores.

Y asimismo, el peronismo, desde la Legislatura, lanzó una idea bien aceptada por el oficialismo, como es la creación de la Bicameral de Educación.

La puesta en marcha de un Congreso Pedagógico, reanima a todos los sectores: se quiera o no, se lo busque o no, lo que está sucediendo en el área es una reforma que puede equipararse a la institucional, impulsada por el gobernador Rodolfo Suarez.

La educación, en este caso, representa el factor común y no el diferenciador en la política. Todos han dicho en algún momento que las oportunidades sociales, económicas, productivas, culturales pasar por allí.

Los puntos centrales 

Como contó Memo ante el lanzamiento de la iniciativa, los ejes pasan por:

- Adecuar la normativa provincial a la Ley Nación de Educación sancionada en 2006, actualizando también la "letra muerta" de la regulación local, como la división en Educación General Básica "EGB" y el Polimodal. En este punto, se podrá integrar los niveles inicial, primario, secundario y superior.

- El objetivo del Gobierno es plantear la "bimodalidad" educativa: que se contemple en la ley la integración de clases presenciales y a distancia. Originalmente, no se analizaba la "virtualidad", pero la pandemia de covid-19 cambió el panorama; incluso, Mendoza podría ser pionera en sancionar una ley que prevea esta posibilidad.

- La Ley Nacional vigente no incluye la posibilidad de clases a distancia aprovechando los medios online.

- La ley marco de Educación podría incluir -y así darle un marco normativo- la educación sexual integral (ESI) y aspectos vinculados a la perspectiva de género. Actualmente, forman parte de la currícula en las escuelas, desde el Nivel Inicial (0 a 5 años).

Siempre es necesario que todos los sectores comprendan la importancia de los cambios, porque es sabido que la resistencia siempre es fuerte: pocos quieren empezar desde cero. Pero el desafío que la sociedad le plantea a su dirigencia política es estar a la altura de las circunstancias. Aquí hay una oportunidad clara.

Esta nota habla de:
Más