Aborto: el eventual escenario en el que CFK tendría que cumplir el rol de Cobos

Aún con algunos votos sin definir y con las dudas respecto a la situación de Carlos Menem, la votación está prácticamente empatada y no se descarta que Cristina tenga que desempatar, como lo hizo Cobos con la 125.

La discusión del proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) cerrará el año parlamentario del Senado con una sesión que comenzará a media tarde del martes 29 de diciembre y que se extendería hasta el día siguiente.

Ambos proyectos ya obtuvieron sanción de Diputados y, si el Senado los aprueba sin cambios, serán convertidos en ley antes de que finalice el año.

El Plan de los 1.000 Días, para la atención y el cuidado de la salud durante el embarazo y la primera Infancia, fue dictaminado esta semana y obtendrá el aval de la Cámara alta ya que, durante su discusión en comisiones, obtuvo el apoyo de todos los bloques parlamentarios.

El proyecto para legalizar el aborto en la Argentina cuenta casi con tantos apoyos como rechazos en el Senado, por lo que la definición se conocerá ese mismo día durante el debate.

La Presidencia de la Cámara resolvió el miércoles, a través de un Decreto Parlamentario, que la sesión sea convocada para las 16 del martes 29 de diciembre.

La discusión, como durante todo el año desde que se declaró la pandemia por coronavirus, volverá a ser a través de videoconferencia y sólo se permitirá a poco más de una docena de legisladores en el recinto: cuatro por cada uno de los dos bloques mayoritarios (el Frente de Todos y Juntos por el Cambio) y seis por las demás bancadas.

El resto de los legisladores deberán pronunciar sus discursos a través de la plataforma Webex.

En el Senado los votos para la aprobación del proyecto aún no están garantizados y además de algunos legisladores que aún no comunicaron su decisión sobre el proyecto, como las opositoras Lucila Crexell y Stella Maris Olalla, está en duda la participación del riojano Carlos Menem, quien permanece internado en una clínica porteña a raíz de una descompensación que sufrió a fines de la semana pasada.

Menem, al igual que el tucumano José Alperovich (de licencia y denunciado por presunto abuso sexual), son fervientes opositores a la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

El proyecto fue girado al Senado luego de haber sido aprobado en Diputados el 11 de diciembre, por 131 votos a favor, 117 en contra y seis abstenciones: un margen más amplio del que había obtenido cuando fue aprobado en 2018.

Aquella vez, el expediente chocó con la negativa del Senado, que lo rechazó por 38 a 31, con dos abstenciones y una ausente.

En esta ocasión los votos que se conocen dejan virtualmente un empate, por lo que en la Cámara alta podría replicarse la situación de la 125 cuando Julio Cobos, entonces vicepresidente, tuvo que desempatar. Si así volviera a ocurrir, Cristina Kirchner sería la garante de la ley de interrupción voluntaria del embarazo, una ley que ella no empujó siendo presidenta pero que militan sus dos hijos.

Esta nota habla de:
Te puede interesar